Taiwán está endureciendo las regulaciones sobre las criptobolsas, ¿una posible presión de China?

El 2 de noviembre, Taiwán endureció oficialmente las políticas antilavado de dinero (AML) dirigidas a las criptobolsas, solicitando a las bolsas que monitoreen y prevengan cualquier transacción ilegal procesada utilizando activos digitales.

De acuerdo con la recién redactada Ley de Control del Lavado de Dinero y la Ley de Prevención del Financiamiento del Terrorismo aprobada por el Yuan Legislativo, una de las cinco ramas del gobierno taiwanés, la Comisión de Supervisión Financiera (FSC, por sus siglas en inglés) del país tiene ahora autoridad sobre las criptobolsas para prohibir las transacciones sospechosas de estar vinculadas a operaciones fraudulentas.

El Ministerio de Justicia de Taiwán (MoJ) emitió una declaración tras la aprobación del nuevo proyecto de ley AML, enfatizando que el gobierno está trabajando para cumplir con los estándares internacionales AML alentando a las empresas a fomentar una "cultura y mentalidad de cumplimiento".

Hasta este año, el gobierno de Taiwán era escéptico en cuanto a la regulación del mercado local de cambio de criptomonedas y el sector blockchain.

Corea del Sur, el tercer mercado más grande de cambio de criptomonedas, también se abstuvo de implementar regulaciones prácticas y eficientes para gobernar su mercado local de activos digitales hasta 2018, porque temía que los inversionistas lo reconocieran como un movimiento para legitimar la industria de criptomonedas.

Con base en su reciente aprobación del proyecto de ley AML y la postura del principal organismo de control financiero del país hacia el sector de criptomonedas, es probable que Taiwán se incline hacia la regulación de su criptomoneda local y el espacio de la blockchain para evitar las operaciones fraudulentas y las actividades delictivas que utilizan criptomonedas.

La compleja relación de China con Taiwán

Durante décadas, Taiwán ha tenido una relación complicada con China. El nombre oficial de Taiwán es la República de China (ROC) y desde que la ROC perdió el territorio continental en favor de la República Popular China (RPC) gobernada por el Partido Comunista de China, la RPC ha reivindicado sistemáticamente la soberanía sobre Taiwán y ha dicho que la ROC ya no tiene existencia legal.

Aunque Taiwán ha afirmado ser el gobierno legítimo de China, la pérdida de Hainan en 1950 ha limitado la jurisdicción del gobierno taiwanés a Taiwán y sus dos islas periféricas, Quemoy y Matsu.

En los últimos años, debido principalmente al creciente apoyo de Estados Unidos, la tensión entre Taiwán y China ha seguido aumentando. El 22 de octubre, los informes revelaron que Taiwán se está preparando para lanzar más armas y armamento estadounidense, después de que Estados Unidos aprobara la compra de 330 millones de dólares en ventas de armas a Taiwán en septiembre.

Los representantes de Taiwán, Estados Unidos y China tenían puntos de vista drásticamente opuestos sobre el aumento de las ventas de armas de Estados Unidos a Taiwán.

Lo Chih-cheng, legislador del partido gobernante en el comité de defensa del parlamento, dijo que independientemente de la relación entre Taiwán y China, el gobierno de Taiwán debe poseer una defensa creíble y suficientes armas para defender la región de posibles ataques:

"En el peor de los casos, sólo podemos confiar en nosotros mismos. No deberíamos ser tan dependientes de los EE.UU. a largo plazo. Pero aún necesitamos comprar armas de los EE.UU. para asegurar nuestras defensas mientras construimos nuestras capacidades".

El Institute for National Defense and Security Research, una organización financiada por el Ministerio de Defensa de Taiwán, señaló que el conflicto establecido entre Estados Unidos y China era "una ventana estratégica de oportunidad para que Taiwán" construyera un sistema de defensa fuerte para proteger la región.

Sin embargo, el gobierno de China se opuso ferozmente a la venta de armas de Estados Unidos a Taiwán. El Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín dijo en junio del año pasado que el acuerdo de 1 400 millones de dólares había "dañado gravemente la seguridad y la soberanía de China", describiendo a Taiwán como una "parte indispensable del territorio de China".

En aquel momento, Michael Kovrig, de International Crisis Group, dijo: "si se trata, de hecho, de una sincronización intencionada, esto representa un cambio de tono. Los estadounidenses sabrán claramente que esto va a irritar a los chinos. No está dejando espacio para que los chinos salven las apariencias", agregando que cualquier venta adicional de armas a Taiwán podría empeorar la relación entre Estados Unidos y Taiwán.

¿Tuvo China algún impacto en el nuevo proyecto de ley AML?

En un período en el que los principales medios de comunicación chinos y las publicaciones respaldadas por el Estado acusan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de jugar a un juego de alto riesgo con Taiwán, cualquier actividad que alimente la ya intensificada tensión entre Estados Unidos, Taiwán y China podría conducir a graves conflictos internacionales y a lo que el gobierno chino llama "consecuencias nefastas". El editorial del China Daily informó el 24 de octubre:

"Los halcones militares en Washington han intentado asustar a Beijing y consolar a Taipei. Pero deben considerar las terribles consecuencias de que su país se vea arrastrado a una costosa confrontación que, en primer lugar, sería innecesaria y evitable".

Una de las pocas áreas comunes en las que los gobiernos de Taiwán y China están de acuerdo es la prevención del lavado de dinero a través de la utilización de sistemas de pago electrónico, incluyendo las criptomonedas.

Recientemente, en un intento de prohibir completamente los esfuerzos de lavado de dinero y las actividades fraudulentas en el sector global de criptomonedas, el gobierno de Japón también pidió el establecimiento de regulaciones AML estandarizadas con respecto a criptomonedas, específicamente con respecto a criptomonedas anónimas como Monero, Zcash, y Dash. Un funcionario de la FSA dijo el 24 de octubre:

"Se debe discutir seriamente si cualquier criptobolsa registrada debe permitir el uso de dichas monedas. Es casi imposible para Japón manejar el problema solo. Incluso si el comercio se limita únicamente a las transferencias nacionales o si se refuerza la vigilancia, no es suficiente para combatir el blanqueo de dinero. Sería mejor que todo el grupo de 20 naciones y regiones industriales y emergentes (G20) dieran los mismos pasos hacia la prevención".

En los últimos meses, dirigido por el legislador y congresista taiwanés Jason Hsu, el gobierno de Taiwán ha demostrado un enfoque más proactivo y abierto hacia la regulación del mercado local de criptomonedas.

En una entrevista, Hsu explicó que se había formado una coalición parlamentaria en Taiwán para centrarse en la regulación blockchain y la cripto con un conjunto de directrices dirigidas a las criptobolsas. Añadió que Taiwán está dispuesto a cooperar con Japón, Corea del Sur, Singapur, Hong Kong y otros países asiáticos para facilitar el crecimiento del espacio local de criptomonedas.

Por lo tanto, en lugar del impacto directo de China en Taiwán, un esfuerzo colectivo de los legisladores y el Congreso de Taiwán para regular el espacio de criptomonedas del país muy probablemente condujo a los cambios en el nuevo proyecto de ley AML.

"Hemos establecido una coalición parlamentaria en el parlamento de Taiwán para la blockchain, que es una alianza bipartidista diseñada para ayudar a apoyar a la industria. También he creado organizaciones de autorregulación para la blockchain y la cripto, en las que estamos trabajando juntos para elaborar un conjunto de directrices para regular las bolsas. Estas directrices proporcionarán parámetros básicos sobre cómo se definen las criptobolsas y otros impuestos. Cuando anunciemos las directrices en las próximas semanas, será un consenso regional con Taiwán, Japón y Corea, Singapur, Hong Kong y otros países asiáticos".

El legislador y congresista taiwanés Jason Hsu

Incluso China es protectora de la cripto hasta cierto punto.

China prohibió oficialmente el comercio de criptomonedas en septiembre de 2017, expresando su preocupación por el lavado de dinero y los controles de capital. El gobierno ha limitado el flujo de salida del yuan chino a los mercados extranjeros durante décadas, y a través de las bolsas, los inversores pudieron sacar capital fuera del mercado local antes de la prohibición.

Como Cointelegraph informó ampliamente, el gobierno prohibió activamente casi todas las áreas del sector de criptomonedas, incluyendo eventos, medios de comunicación y operaciones de venta libre (OTC), solicitando a AliPay, la aplicación de tecnología financiera más utilizada en el país, que bloqueara cualquier transacción que se sospeche que esté conectada a las criptobolsas.

Sin embargo, el 25 de octubre de 2018, la Corte de Arbitraje Internacional de Shenzhen declaró oficialmente que bajo las regulaciones locales, las criptomonedas como Bitcoin y Ethereum son consideradas propiedades y como tales, tener o transferir Bitcoin no es ilegal en China.

"La corte china confirma que Bitcoin está protegido por la ley. La Corte de Arbitraje Internacional de Shenzhen dictaminó en un caso que involucraba criptos. Dentro del veredicto: La ley china no prohíbe la propiedad y transferencia de Bitcoin, que debe ser protegida por la ley debido a su naturaleza de propiedad y valor económico".

El fallo de la Corte de Arbitraje Internacional de Shenzhen esencialmente dio luz verde a los comerciantes para que aceptaran las criptomonedas como método de pago sin estar en conflicto con las regulaciones existentes.

Desde noviembre, la publicación de tecnología más antigua de China, Beijing Sci-Tech Report (BSTR), y varios hoteles y restaurantes aceptan criptomonedas.

A partir de enero, BSTR venderá oficialmente su suscripción anual en Bitcoin a un precio fijo de 0,01 BTC. Pero, la publicación reafirmó que el propósito de la integración es demostrar el potencial real y el caso de uso de la blockchain, y que si el precio de BTC sube sustancialmente, la publicación reembolsará a los compradores.

Por lo tanto, aunque el comercio de criptomonedas sigue estando prohibido en China, técnicamente, poseer o transferir criptomonedas no es ilegal. Como tal, se puede argumentar que China, hasta cierto punto, no es totalmente desdeñosa con la cripto, dado el optimismo del gobierno hacia la tecnología blockchain como pilar central de la cuarta revolución industrial.

El gobierno de Xiongan, encargado de construir la ciudad soñada del presidente chino Xi Jinping, la Nueva Área Xiongan, ha hecho de la tecnología blockchain un componente clave del proyecto, trabajando con instituciones relacionadas con Ethereum, incluyendo ConsenSys, el estudio de software blockchain más grande del sector global, dirigido por el co-creador de Ethereum Joseph Lubin, para desarrollar herramientas basadas en las blockchain para el gobierno, dijo Lubin en julio:

"Como uno de nuestros primeros grandes proyectos en la República Popular China, estamos muy contentos de ayudar a definir los muchos 'casos de uso' que podrían beneficiarse de la infraestructura de confianza que ofrece la tecnología ethereum".

¿Taiwán puede ser el próximo cripto Hub?

Singapur, Hong Kong, Corea del Sur y Japón, las cuatro regiones mencionadas por el congresista Jason Hsu, ya se han convertido en mercados importantes.

Upbit, la segunda mayor bolsa de criptomonedas de Corea del Sur, y Binance, la mayor plataforma de comercio de activos digitales del mundo, según el Blockchain Transparency Institute, ya han establecido oficinas en Singapur y han entrado en pruebas beta de sus plataformas de comercio con socios bancarios seguros.

Japón y Corea del Sur, como dos de los mayores mercados de criptomoneda, han demostrado un progreso significativo en términos de regulación y crecimiento de la industria.

Para competir contra los cuatro mercados, Taiwán tendría que establecer un fuerte punto de venta para atraer a las bolsas de criptomonedas y a los negocios relacionados con blockchain.

Recientemente, la FSC de Corea del Sur declaró que los bancos son libres de trabajar con criptobolsas y el Tribunal de Distrito Central de Seúl dictaminó un caso entre el banco local de criptomonedas Coinis, y el importante banco comercial Nonghyup, a favor de Coinis, estableciendo un precedente para la industria.

La abogada Kim Tae-rim, que representó a Coinis, dijo que el caso es un hito para el sector de criptomonedas, ya que animaría a los bancos a abstenerse de tratar injustamente los intercambios de activos digitales.

"Las bolsas de criptomonedas, por defecto, tiene el derecho de depositar y retirar fondos libremente hacia y desde los principales bancos de Corea del Sur, y una terminación abrupta de la asociación y los servicios por parte del banco [en este caso Nonghyup] sin suficiente evidencia o razonamiento cae bajo el incumplimiento del contrato".

Hasta ahora, Taiwán no ha liderado suficientes iniciativas para atraer a algunos de los mayores negocios relacionados con criptomonedas y blockchain de otros mercados importantes. Pero, si Hsu y la coalición continúan impulsando la adopción de la cripto en Taiwán, a medio plazo, las empresas entran en el mercado dado que los servicios bancarios estables y el apoyo del gobierno están garantizados.