Organismo de vigilancia tailandés de lavado de dinero planea hacer frente a crímenes relacionados con criptos

La Oficina Antilavado de Dinero de Tailandia (AMLO) está considerando crear su propio monedero digital para investigar el delito cibernético relacionado con la criptomoneda, informó el lunes 3 de septiembre el noticiero local, The Nation.

El asunto fue discutido en un seminario de criptomonedas local dentro del sistema legal actual. De acuerdo con Witthaya Neetitham, secretario de AMLO, el regulador quiere adaptarse a la nueva tecnología al permitir que el gobierno confisque las criptos envueltas en fraude. "Hemos discutido el lanzamiento de nuestro propio 'monedero AMLO' para retener o confiscar moneda digital de fuentes ilegales", dijo.

Conforme a la legislación vigente, los funcionarios tailandeses solo pueden encarcelar o extraditar a los condenados por delito cibernético o confiscar sus bienes físicos. Sin embargo, las autoridades no pueden acceder a monederos digitales supuestamente involucrados en un crimen, afirma The Nation.

A pesar de las nuevas medidas, aún podría ser difícil hacer un seguimiento de los operadores de criptomonedas que trabajan fuera del sistema actual de licencias. "No podemos identificar al operador o receptores de criptomoneda cuando las víctimas engañadas transfieren dinero a los delincuentes", dijo el secretario de AMLO.

The Nation también menciona que es improbable que los tribunales tailandeses acepten pruebas sobre las criptotransacciones y el fraude si es difícil identificar a las personas involucradas.

Según estadísticas recientes publicadas por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el costo global del cibercrimen se aproxima a los $600 millones. En Tailandia, los crímenes relacionados con las criptos se limitan principalmente a inversiones falsas en Bitcoin (BTC) u otras criptomonedas.

Como informó Cointelegraph en el 2017, Alexandre Cazes, un canadiense que supuestamente operaba el mercado negro en línea AlphaBay, había pasado ocho años en Tailandia antes de ser arrestado por la policía local a petición de las autoridades de los EE. UU.