El caso Saber: cómo las monedas complementarias pueden ser criptos y cambiar el mundo

En los últimos años hemos sido testigos de las nuevas y masivas oleadas de adopción de criptomonedas —ahora puedes pagar en Bitcoin por casi cualquier cosa, desde café hasta bienes inmuebles. Pero las ideas siempre estuvieron por encima del dinero en la comunidad y todavía hay un potencial tan desaprovechado de las monedas digitales descentralizadas. La historia de Sabre —un proyecto de moneda complementaria brasileña, desarrollado a principios de la década del 2 000 para promover el sistema educativo, es un ejemplo importante del potencial social que tendemos a olvidar al mantener las tasas de cambio.

Breve historia de monedas complementarias

Las monedas complementarias (CC), también conocidas como monedas comunitarias, son básicamente una alternativa (o, de hecho, un complemento) al dinero convencional. Su propósito es generalmente fortalecer la economía local en tiempos de recesión estimulando transacciones adicionales y, por lo tanto, manteniendo el ciclo económico en marcha o para alcanzar ciertos objetivos sociales, ambientales o políticos.

En la mayoría de los casos, las CC no son moneda de curso legal - es decir, no son aceptadas a nivel nacional; no puedes comprar lo que quieras usándolas - solo funcionan como un medio de intercambio cuasi monetario para ciertos propósitos dentro de un área restringida. En teoría, las CC deberían estimular la economía local y alentar a las personas a actuar colectivamente de manera inteligente. Aunque reemplazar el dinero convencional y socavar la moneda nacional generalmente no es el objetivo de una moneda complementaria, el estado a menudo parece ser reacio a la idea, y el modelo ha desarrollado la reputación de un experimento, no un método probado.

Las primeras monedas complementarias se remontaban al antiguo Egipto, donde la población local utilizaba otraskas —piezas de cerámica— para emitir recibos de la cantidad de cosecha que los agricultores almacenarían. Esas piezas, a su vez, podrían haber sido intercambiadas por servicios locales. De manera similar, en la Europa medieval, la gente se volcaba regularmente en bracteates —piezas de joyería— para monedas nuevas, aunque siempre con una deducción. El sistema fue diseñado para evitar que las personas acumulen monedas y las mantengan fuera del ecosistema financiero. Eso, a su vez, aumentaría la velocidad del dinero regular.

INNER1

En la historia reciente, las CC comenzaron a aparecer en la primera mitad del siglo XX. Uno de los ejemplos más notables es el experimento de economía libre de Wära celebrado en Alemania. El Wära fue una moneda introducida por Hans Timm y Helmut Rödiger, seguidores del comerciante, economista teórico y anarquista alemán Silvio Gesell. Durante el curso del experimento, se imprimieron billetes Wära, disponibles en denominaciones de 1/2, 1, 2, 5 y 10 Wäras (un Wära equivaldría a un Reichsmark) para apoyar la economía de una ciudad minera llamada Schwanenkirchen, que había sido golpeada con un desempleo masivo. Al igual que otraskas en el Antiguo Egipto y bracteates en la Europa medieval, Wära era una moneda con demora cargada, lo que significa que cada billete de banco tenía una tarifa de costo mensual del uno por ciento de su valor nominal. Esto evitó que las personas de Schwanenkirchen almacenaran la moneda y la desactivaran. También tuvo sus beneficios para los usuarios: por ejemplo, las personas que compraron carbón (el alimento básico de la economía local) que utilizaban Wära recibieron un descuento.

Durante el transcurso del experimento, Wära permitió que los servicios locales continuaran a pesar de que la moneda nacional era escasa. Como resultado, se crearon nuevos empleos y se pagaron impuestos. Sin embargo, el plan terminó abruptamente: el ministerio de finanzas del Reich prohibió la moneda, y la ciudad volvió a su decadente estado anterior.

Experimentos similares se llevaron a cabo en otros países en esa época: las monedas locales se utilizaron en Wörgl, Australia (1932 - 1934), Alberta, Canadá (1936) y en los EE. UU. durante tiempos de la Gran Depresión.

El experimento Saber 

In 2003 a Belgian economist Bernard Lietaer collaborated with Brazilian professor Gillian Schwartz of São Paulo University - who has previously worked as an economist at various public and private financial institutions including BankBostal - to submit a proposal for a complementary currency called The Saber to the government of Brazil.

Saber was aimed to help Brazilian schools provide greater educational opportunities “without creating any new financial pressure on the economy”. The educational vouchers were designed to launch a substantial “learning multiplier” so that a given amount of money can produce more learning for a bigger number of students. In other words, The Ministry of Education would allocate Sabers among schools in economic areas where normally there is no funding for higher education. Local students at the age of 7 were to receive a certain amount of Sabers on the condition that they must choose a mentor among older students (they can later earn more Sabers by giving those lessons at the rate of 5 Sabers per hour). At the end, when they turn 17 and graduate from school, they could spend the gathered Sabers to pay (fully or partly depending on the available amount) university tuition fees.  

SABER

La mera idea de una alternativa a la moneda local sonaba bastante controvertida. Como Schwartz recuerda por una llamada de Skype con Cointelegraph:

"Los pioneros están condenados a ver el otro lado del río Jordán, pero nunca llegar allí. Tal vez estaba investigando [el concepto de monedas creativas] demasiado pronto, pero de todos modos no se trata de la idea de nadie, se trata más sobre el espíritu de la época."

El gobierno brasileño declinó el proyecto en la etapa de revisión. Sin embargo, 18 años desde que el equipo de Schwartz comenzó a investigar sobre las CC, las cosas han cambiado considerablemente. Ahora, el aumento de Bitcoin permite más espacio para experimentos en el área financiera. Schwartz nota:

"Creo que es un proceso de aprendizaje para todos. Ahora los bancos privados, así como algunos departamentos a nivel federal, están discutiendo la tecnología blockchain aquí. La bolsa de Sao Paulo también ha sido una de las instituciones pioneras [en ese sentido].

Ahora es cada vez más fácil explicar a mis socios, líderes locales o gente joven lo que podría ser una divisa creativa, porque allí está Bitcoin y toda esa discusión que hace 10 o 15 años se consideraría completamente fuera de lugar —¿cómo puedes atreverte a sustituir la moneda real?"

¿Que sigue? Una criptomoneda creativa global para promover la educación, la cultura y las artes en todo el mundo

En estos días Schwartz está ocupado creando una CC que va más allá de lo regional —el proyecto se lanzó en Brasil en noviembre pasado, aunque en su etapa más inicial. "Carecemos de una plataforma de monetización para los procesos creativos que ya existen [en nuestra sociedad]. [El mundo] debería ser más democrático que autocrático y tecnocrático"—, dice, al tiempo que enfatiza la popularidad de tecnologías que refuerzan el estado como la vigilancia masiva en la sociedad moderna y la estabilidad fluida de las monedas mundiales en las últimas décadas.

La plataforma llamada DarVoz se inspiró en la agenda MIL CLICKS de la UNESCO (un proyecto al que Schwartz se unió en el 2006), que se basa en la idea de que el consumo responsable y la producción de contenido en línea en todo el mundo podrían ser recompensados con moneda digital. Como profesor explica:

"Estamos trabajando en la idea de que podemos compartir juegos de herramientas digitales que pueden incluir la moneda creativa. Es un ejemplo concreto de esta idea de una gran comunidad creativa que las universidades, los artistas y los ciudadanos aprovechan en una esfera completamente nueva para el intercambio de información y el desarrollo local. Si bien no involucra a los gobiernos, no va en contra de [la idea de] los gobiernos."

¿Por qué no emitir una moneda nueva de inmediato, mientras que parece tan fácil de hacer en el mundo donde incluso los memes casi accidentalmente se convierten en monedas exitosas? Bueno, según Schwartz, contradice toda la idea. "No tiene sentido buscar una oferta inicial de moneda (ICO) si no tienes la otra ICO, que es Initial Community Organization (Organización Comunitaria Inicial). Primero necesitas [establecer una] conexión orgánica entre la comunidad y la moneda. La idea no es que deseemos cientos de nuevas ICO, sino un sistema de divisas en el que la diversidad sea una parte importante de su dinámica. Es realmente complementario, no es antagónico a las monedas e infraestructuras existentes. No estamos retrocediendo en términos de globalización —eso es para los defensores de las barreras comerciales. En cambio, avanzamos hacia una mayor interconectividad pero con un equilibrio entre lo tecnológico y lo humanitario."

Reconociendo que los gobiernos conservadores del mundo no estarían particularmente contentos con la idea de que una moneda regular aprobada por el estado pueda ser en cualquier forma sustituida por descentralizada, Schwartz busca apoyo entre institutos más abiertos: universidades, grupos de investigación y proyectos de alcance.

"Hasta ahora no hemos tenido suficiente apoyo (...) hay un problema de financiación aquí", admite Schwartz: "Para desarrollar algo así como una moneda, se requiere confianza. Para obtener esa confianza, debes ser confiable como un cuerpo institucional o como una organización. Todavía no hemos podido convencer a ningún legislador". Sin embargo, DarVoz ha encontrado una solución alternativa: en estos días Schwartz y su equipo están discutiendo su concepto con otras universidades de todo el mundo: "De esa manera, deberíamos poder tener una moneda social global que conecta diferentes proyectos culturales y educativos."

Criptotecnologías y transparencia

Para ejecutar dicha moneda, DarVoz necesita una plataforma. El equipo de Schwartz actualmente está negociando con Holochain, un marco de código abierto para aplicaciones peer-to-peer. "Vamos a tener una reunión con su equipo para intercambiar ideas a fines de marzo. [Pero] la situación política en Brasil es muy inestable en este punto. En 21 años que he estado trabajando con esos proyectos en la Universidad de São Paulo, este es el peor momento para comenzar", ríe el profesor. Alguna precaución no haría daño, Schwartz cree:

"Es importante mantener un diálogo abierto con el banco central sobre qué tipo de moneda es y a qué tipo de esfera está conectada... todo tipo de muros se están construyendo actualmente. Es como volver a la Edad Media en ese sentido."

El propósito de la moneda es parte de su valor, a diferencia de la moneda regular, que, según Schwartz, "es útil para cualquier cosa —[con dinero regular] puedes comprar un arma, puedes comprar un vaso de agua". Su equipo busca lograr niveles de transparencia de las ONG— las actividades que circulan dentro de la moneda deben ser rastreables y responsables para ser monetizadas. Se supone que dichos registros digitales se almacenan dentro de la red troncal tipo Blockchain de la moneda:

"Naturalmente, evoluciona hacia la esfera pública de contenido audiovisual compartido... Digamos que usted sostuvo una lección con 15 niños en Bolivia y se ocupó del jardín alrededor de la iglesia. Te conectas a la red global y compartes el registro de tus actividades... Básicamente, se trata de cómo traduces el conocimiento en reconocimiento en una [plataforma] democrática."

A pesar de la complejidad de su concepto y el escaso interés entre los políticos e inversores, Schwartz sigue siendo optimista. "Este es un proceso de aprendizaje. El problema aquí no es sobre las monedas, se trata de que todos los países alcancen un nuevo nivel de entendimiento que pueda ser al menos comparable al consenso de bienestar de la posguerra. Ahora estamos viviendo las últimas etapas de la crisis. Es muy probable que haya un nuevo consenso, porque tenemos muchas más herramientas para analizar, compartir y usar. Sin embargo, por otro lado, esas mismas herramientas son muy útiles para el control, la censura y la opresión también. Puedes usar un cuchillo para matar o cortar el pan y compartir."

  • Síguenos en: