Top criptonoticias de la semana: Deuda global alcanza los USD 255 billones, Bitcoin puede caer a cero, Andrew Yang quiere regalar dinero y mucho más

Durante la última semana, vimos como el precio de Bitcoin vino descendiendo lentamente para luego desplomarse en los últimos días. Ahora estamos en caída libre. El rally de octubre perdió su relevancia y hoy parece que nunca pasó. Estamos en rojo intenso y todo parece un gran charco de sangre. Ahora, muchos temen que podríamos retroceder a la banda de los 4000 mil dólares. El pánico invadió el mercado y todos estamos con las manos en la cabeza. ¡Sálvese quien pueda! Llegó el ataque de los osos. 

No tenemos otra opción que entrar en especulaciones sobre las posibles causas de este colapso. Todo nos lleva a pensar que el epicentro de la tragedia viene de China. Porque el Gobierno de dicho país está emitiendo señales claras que la prohibición de Bitcoin no es un chiste y la comunidad cripto se dio cuenta que obviamente malinterpretó las recientes declaraciones del presidente chino en relación de la tecnología blockchain. Sí, los chinos quieren desarrollar soluciones blockchain, pero no quieren saber nada de Bitcoin y las demás criptomonedas. Es decir, esta caída puede ser la consecuencia de un corazón roto y desilusionado. Ahora bien, hablemos de los criptonoticias más populares de la semana. 

¿Tienes Bitcoin? La Reserva Federal de EE. UU. advierte que el crecimiento de la deuda nacional “no es sostenible”

Por supuesto que la situación actual no es sostenible en el tiempo. Vivimos en un mundo hipotecado. La prosperidad de la última década en gran parte es ilusoria, porque se ha financiado con deuda. En estos momentos, la deuda pública y privada supera la producción. Los datos macroeconómicos no están tan mal, pero esconden una realidad preocupante. No estamos solventes. Debemos hasta los calzones. Los libros, sobre todo en Estados Unidos, se han manejado con una gran irresponsabilidad. Tarde o temprano, la realidad nos romperá el rostro. Claro que esto no podrá continuar para siempre. La crisis llegará y llegará con mucha fuerza. El asunto es que la deuda algún día debe pagarse. En realidad, es pan para hoy, pero hambre para mañana. Sobre todo, si nos endeudamos para ir de fiesta como lo hemos hecho. Esta burbuja explorará eventualmente y no tendremos más opción que ajustarnos el cinturón. Sí, eso será muy doloroso. 

El presidente Donald Trump, por supuesto, no quiere ser el aguafiestas que interrumpa la diversión. Por razones políticas, él es el primer interesado en continuar con la ilusión. El próximo año es año electoral y los políticos saben muy bien que al pueblo hay que darle pan y circo. El pequeño gran detalle es que la deuda en realidad es dos cosas. Es pasivo y activo al mismo tiempo. Cuando los bancos prestan dinero, en realidad, están imprimiendo dinero de la nada. El préstamo se convierte en pasivo para el deudor y activo para el prestamista. Lo mismo ocurre cuando el Gobierno emite bonos para cubrir su déficit fiscal. La Reserva Federal (FED) crea dinero de la nada para comprar esos bonos. Estos bonos son pasivos para el Gobierno y activos para la Reserva. Eso llena la calle de liquidez y crea la ilusión de prosperidad. Sin embargo, esta deuda, tanto la pública como la privada, por lo general, se utiliza para el consumo y no para la producción. Entonces, llega un punto cuando la deuda se hace tan grande que los deudores no pueden honrar sus compromisos. Las quiebras se vuelven una consecuencia natural. Sufre el prestamista porque pierde su activo y sufre el deudor porque pierde poder adquisitivo. Es esto lo que llamamos crisis.

“El Plan A ha fracasado”: La deuda global alcanza los USD 255 billones o 12.1 millones por Bitcoin

La deuda de Estados Unidos actual es de 23 billones de dólares. Este monto es superior al producto interno bruto que es de aproximadamente 21 billones. Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, ha dicho que esto no es “sostenible”. Sin embargo, confiesa que la deuda no le intimida. Él dice eso, probablemente, porque ellos pueden imprimir dinero de la nada para pagarla. Además, esa deuda en el fondo es un juego contable. La Reserva Federal imprime dinero de la nada y se lo da al Gobierno. El Gobierno le debe ese dinero a la Reserva, pero el Gobierno siempre puede pedir más dinero prestado para pagar. Después de todo, prácticamente son lo mismo, Gobierno y FED. 

Eso es verdad para todos los países, pero Estados Unidos tiene una gran ventaja. Estados Unidos no tiene “deuda externa”. Es decir, puede pagar sus deudas con su propia divisa (que puede imprimir de la nada). El resto de los países no tienen ese privilegio. Sin embargo, lo que Powell se le olvida mencionar es que las personas no comen billetes. La economía real necesita producir bienes y servicios. La balanza comercial de Estados Unidos, en estos momentos, es negativa. En otras palabras, produce menos de lo que consume. Y ha podido sos