Dos bancos brasileños vuelven a abrir cuentas de criptobolsa local para evitar multas

Dos grandes bancos brasileños han reabierto recientemente las cuentas bancarias de una de las criptobolsas locales que ha experimentado problemas bancarios, informa el Portal do Bitcoin el miércoles 31 de octubre.

La decisión preliminar de reabrir las cuentas en los principales bancos Banco do Brasil y Santander Brasil a la criptobolsa local Bitcoin Max fue concedida por el Tribunal Federal de Distrito. El juez dictaminó que los bancos mencionados no notificaron el cierre de la cuenta de la bolsa, lo que fue tratado como una "conducta abusiva" que viola las normas de protección al consumidor. El tribunal ordenó entonces que se desbloquearan las cuentas en un plazo de cinco días.

En caso de incumplimiento del interdicto, Santander Brasil tendría que pagar hasta 5 000 reales brasileños (unos $1 300), y Banco do Brasil hasta 20 000 reales brasileños (unos $5 400). Leonardo Ranna, abogado de la criptobolsa, dijo a los medios de comunicación locales que las cuentas de Bitcoin Max y sus socios fueron reabiertas rápidamente.

Sin embargo, Portal do Bitcoin destaca que la batalla legal no ha terminado, ya que la decisión del Tribunal Federal de Distrito solo se ve como una especie de interdicto "preliminar". Además, el Banco do Brasil también ha bloqueado los 120 000 reales brasileños adicionales ($32 400) de los fondos de Bitcoin Max. El tribunal ordenó devolverlos en 24 horas, según el informe.

Como informó Cointelegraph en septiembre, el regulador antimonopolio de Brasil, el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), comenzó a inspeccionar seis de los principales bancos nacionales, incluidos el Banco do Brasil y Santander Brasil, en busca de presuntas prácticas monopolísticas en el criptoespacio. El organismo de control trató de revelar si los bancos brasileños cerraron deliberadamente las cuentas de las criptobolsas locales tras varias quejas.

Un mes después, en octubre, el CADE envió un cuestionario a diez criptobolsas brasileñas cuyas cuentas bancarias habían sido cerradas previamente, con fecha límite de respuesta fijada para mediados de octubre. Se pidió a las empresas que explicaran cómo funcionaba su negocio en Brasil y que aclararan si no podían abrir una cuenta bancaria, o si la cuenta había sido cerrada por alguna institución financiera.