El Senado de Utah debatirá la creación de un grupo de trabajo para la creación de blockchain y los incentivos empresariales

Utah se convirtió en el último estado de los Estados Unidos en considerar un tratamiento especial para la blockchain en un proyecto de ley que se presentará hoy, 4 de marzo, en relación con la definición de la tecnología.

Presentada por primera vez por el senador republicano Daniel Hemmert el 25 de febrero, la "Ley de Tecnología Blockchain", también conocida como Proyecto de Ley 0213, tiene como objetivo excluir a los negocios blockchain de las obligaciones de cumplimiento de los transmisores de dinero.

"Este proyecto de ley define y aclara los términos relacionados con la tecnología blockchain y exime a una persona que facilita la creación, el intercambio o la venta de ciertos productos relacionados con la tecnología blockchain del Título 7, Capítulo 25, de la Ley de Transmisores de Dinero", dice el texto del proyecto de ley.

Sigue leyendo: El proyecto de ley de Rhode Island excluiría algunos tokens de las leyes de valores

Los planes se encuentran actualmente ante el Comité de Transporte, Servicios Públicos, Energía y Tecnología del Senado.

Además de modificar la ley relativa a las empresas blockchain, Hemmert también desea crear un grupo de trabajo especializado que se centre en la tecnología, incluida la administración de proyectos piloto, y que informe al gobierno antes de que finalice el año.

"El 30 de noviembre de 2019 o antes, el grupo de trabajo presentará un informe sobre las conclusiones y recomendaciones del grupo de trabajo, incluyendo cualquier propuesta de legislación", continúa el proyecto de ley.

No dejes de leer: Las criptocompañías todavía tienen problemas para abrir cuentas bancarias

En caso de que gane impulso, el proyecto de ley de Hemmert llevaría a Utah al lado más progresista del tratamiento regulatorio local estadounidense de los problemas de cripto, similar a la postura adoptada recientemente por Wyoming.

Por el contrario, jurisdicciones como Carolina del Norte y Nueva York (esta última en la forma de la controvertida BitLicense) han exigido desde hace mucho tiempo estrictos procedimientos de concesión de licencias para los negocios relacionados con las blockchain y la cripto.