¿Qué es una Corporación Autónoma Descentralizada (DAC)?

José Maldonado
25 NOV 2020
¿Qué es una Corporación Autónoma Descentralizada (DAC)?
1.

Introducción

Con la aparición de Bitcoin en el ámbito financiero digital, muchos conceptos se pusieron en la palestra. Conceptos en torno a los cuales se han generado nuevas ideas y en consecuencia, se han desarrollado innumerables proyectos. Las corporaciones autónomas descentralizadas (DAC) y las organizaciones autónomas descentralizadas (DAO), son producto de la implementación de estas ideas innovadoras.

Pero entre ellas, las DACs se perfilan como otra opción de gobernanza descentralizada que está comenzando a ganar tracción en el mundo blockchain. Continúa leyendo este artículo para descubrir más detalles sobre el tema de las DACs y de cómo están revolucionando el mundo de los negocios en la blockchain.

2.

Breve introducción a las DACs

DACs es un acrónimo que se usa para las Corporaciones Autónomas Descentralizadas. Estas son empresas que se dirigen mediante reglas codificadas en programas de ordenador llamados contratos inteligentes. Un registro de transacción financiera de una DAC, así como el resto de sus operaciones, quedan plasmadas de forma incorruptible e irreversiblemente en una blockchain. El estatus legal de este tipo de organización empresarial es relativamente reciente, y en consecuencia, no está claro todavía.

A través de las DACs, se persigue el objetivo de establecer compañías que se basen en la tecnología blockchain para su funcionamiento. Algo posible gracias al uso de contratos inteligentes que gestionan diferentes aspectos de la compañía sin prácticamente ninguna intervención humana.  Es en estos contratos, donde están todas las reglas codificadas de la compañía. El carácter descentralizado de las DACs les brinda una estructura fundamental de negocio igualitario y cooperativo. Una organización que desplaza a la organización jerárquica como la que vemos en los negocios tradicionales.

Es oportuno aclarar, que el aspecto autónomo no se refiere a la ausencia de humanos en las operaciones de la compañía, sino más bien, que las decisiones, operaciones y la dirección de la empresa se toman mediante un protocolo consensuado en una red distribuida descentralizada, es decir, sin la presencia de una junta de gobernanza. Todo esto aporta a las DACs su carácter distribuido basado en la cooperación.

Relacionado: ¿Qué es DAO?

3.

Historia de las DACs

Desde la implementación de la blockchain en la red como un libro público de contabilidad digital, muchas ideas han surgido basándose en las características que estas blockchains ofrecen. Entre esas ideas están las DACs, las cuales son organizaciones autónomas descentralizadas que se caracterizan por el uso de la tecnología blockchain.  Por su carácter descentralizado, elimina la necesidad de involucrar a un tercero de confianza mutuamente aceptable en una transacción. Pero no solo eso, es posible programar el funcionamiento de avanzados sistemas que funcionan de forma completamente autónoma. Sin duda, el perfecto espacio para crear sistemas de gobernanza descentralizada. 

La primera mención a las DACs se la debemos a Daniel Larimer. Fue él quien propuso por primera vez el concepto de "Empresa Organizada Descentralizada" en un artículo publicado el 7 de septiembre de 2013. Un concepto que, dicho sea de paso, fue implementado en Bitshares en 2014 y EOSIO en 2018. 

Más tarde, Vitalik Buterin expuso su trabajo "DAO, DAC, DA y más: una guía terminológica incompleta". Un trabajo en el que se explica que una DAO podría organizarse para funcionar sin interactividad de gestión humana. ¿Cómo? Usando contratos inteligentes que fueran respaldados por una plataforma Turing Completo. Más tarde, Buterin haría realidad a Ethereum creando dicha plataforma. 

4.

¿Cómo funciona una DAC?

Una DAC funciona como una propiedad digital inteligente, programable y verificada ejecutándose sobre una cadena de bloques. Esta programación es posible gracias a que dicha cadena de bloques acepta smart contracts o contratos inteligentes. Dichos contratos tienen toda la programación que hace funcionar a la DAC. Todo ese código es libre y accesible para todos, por lo que cualquiera que participe en la DAC sabrá como funciona esta. De hecho, participar en la DAC se toma como la aceptación tácita de estas reglas de funcionamiento que se aplican de forma uniforme para todos dentro de la DAC. En pocas palabras, ninguno de los participantes tiene una posición privilegiada sobre los demás. 

Sin embargo, más allá de esto, también se asume generalmente que el poder de toma de decisiones e incluso el trabajo realizado para lograr el producto o servicio de la empresa también se "distribuye". Es decir, cualquier ganancia dentro de la DAC se distribuye entre un gran número de pares, cada uno de los cuales tiene el mismo nivel de autoridad. Dicha distribución, atiende por supuestos a la programación ya conocida de la DAC. Algo que generalmente se realiza teniendo en cuenta el nivel de participación de las personas en la DAC misma. 

Por otro lado, la utilización de los contratos inteligentes en las DACs le brindan autonomía para la realización de aquellas operaciones que no ameriten la presencia de humanos, lo que aporta un grado bastante significativo de independencia de la DAC de la intervención humana. Por ejemplo, pueden establecerse en contratos inteligentes, pagos programados a sus inversionistas y empleados, pagos por diversos servicios que requiera la DAC, entre otras cosas. Básicamente puedes ver una DAC como una enorme empresa que se dirige de forma automática gracias a la programación de sus smart contracts.

Relacionado: El número de DAO activas aumentó un 660% desde 2019

5.

Pros y contras de las DACs

Pros

  1. Una de las ventajas más evidentes de las DACs es el potencial de automatización que se puede lograr mediante la utilización de los contratos inteligentes.
  2. El carácter descentralizado y distribuido a través de la blockchain hacen de la DAC una empresa con una estructura cooperativa e igualitaria, además de la eliminación de un ente centralizado en la toma de decisiones, tanto en la utilización de los fondos provenientes de la DAC como en la dirección que debe tomar la empresa en un momento dado.
  3. Las decisiones se toman por consenso entre quienes participan en la DAC y sus transacciones quedan registradas en la blockchain y a la vista del público, dándole confianza y transparencia a las gestiones que se realizan.
  4. La presentación de una propuesta así como la votación a favor de la misma requiere que el inversor gaste una cierta cantidad de dinero, en este sentido la persona se ve en la obligación de evaluar sus decisiones antes de perder tiempo y dinero en la proposición de soluciones que pudieran ser ineficaces.

Contras de las DACs

  1. Al carecer de un marco jurídico legal, la participación en las DACs implica asumir riesgos para la inversión, caso que ocurre en muchos negocios del ecosistema criptográfico.
  2. Al tratarse de una tecnología relativamente nueva, aún hay muchos aspectos de seguridad que deben cubrirse con el propósito de brindar seguridad y tranquilidad a quienes participan en este tipo de compañías.
  3. Debido a su estatus legal impreciso de este tipo de organización empresarial se corre el riesgo de no ser reconocidos por instituciones como la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos. Por lo que los participantes conocidos, o aquellos en la interfaz entre un DAC y los sistemas financieros regulados, pueden ser blanco de acciones civiles o de aplicación de la normativa.
6.

Conclusiones

Estas organizaciones no son solo un concepto teórico. Proyectos como Aragon, Bitshares y Colony ya han tomado el relevo en este espacio. Satoshidice, un casino en línea, es otra entidad inesperada que encarna lo que es un DAC. Con proyectos como estos ya en funcionamiento, está claro que apenas hemos arañado la superficie de lo que el modelo DAO es realmente capaz de convertirse.

Las DACs resuelven el problema de la jerarquización presente en las empresas tradicionales, ya que las DACs proporcionan a todos un interés monetario y participación en la toma de decisiones. De esta manera se fomentan sentimientos de pertenencia y aceptación. Esto da como resultado empleados más motivados que dedicarán el tiempo y el esfuerzo al éxito a largo plazo y la prosperidad de una organización. 

Por otro lado se tiene que debido a lo novedoso de esta tecnología, el código de una DAC o de una DAO puede contener vulnerabilidades que serán difíciles de corregir una vez que se ha puesto en funcionamiento la empresa, esto representa potenciales puntos de ataque para los hackers, tal como sucedió con The DAO de donde un hacker sustrajo una significativa cantidad de dinero, poniendo en evidencia las fallas del código subyacente de esta DAO.