¿Qué es Stellar? La blockchain que quiere democratizar el sistema financiero

¿Qué es Stellar? La blockchain que quiere democratizar el sistema financiero

Cointelegraph

1.

¿Qué es Stellar?

Las numerosas limitaciones del sistema financiero actual (niveles de ingresos personales, topes de transacciones o impedimentos geográficos) fueron el punto de inspiración para la creación de  Stellar Development Foundation (SDF por sus siglas inglés) o Stellar.org, una organización cuyo principal objetivo es solucionar los problemas comunes que hoy impiden el acceso de cualquier persona al mundo bancario.

El sistema de esta organización se llama Stellar y consiste en una plataforma basada en tecnología Blockchain que pretende ser un sistema financiero abierto y más popular que todo lo que existía hasta el momento. Su propósito en el mundo cripto queda claro en su página web oficial:

“Stellar.org opera como una organización sin fines de lucro sin stock. Nuestra misión es conectar a las personas con servicios financieros de bajo costo para combatir la pobreza y maximizar el potencial individual”.

Esta red permite a sus usuarios realizar operaciones monetarias de forma rápida y segura, aprovechando todas las bondades que ya conocemos de la cadena de bloques. ¿Cómo lo hace? Mediante una red de servidores descentralizados que pueden ejecutar cientos de transacciones a muy bajo costo y a grandes velocidades.

Detrás de Stellar, que surgió a finales de 2014, está un equipo de desarrolladores, inversionistas y profesionales muy vinculados con Blockchain y criptomonedas. Sus fundadores son el programador estadounidense Jed McCaleb y su compañero Matt Mullenweg, creador de la plataforma Wordpress. El primero estuvo vinculado en la creación del proyecto Ripple (XRP), una de las criptomonedas más populares en la actualidad. De ahí que Stellar guarde muchas similitudes con su antecesora.

Pero este proyecto también está respaldado por personas como  Patrick Collison, graduado del Instituto Tecnológico de Massachusetts, director ejecutivo y cofundador de Stripe; Sam Altman, inversionista emprendedor y presidente de Y Combinator; Naval Ravikant, fundador de AngelList e inversionista con participación en compañías como Twitter y Uber, y Bartek Nowotarski, un ingeniero de software experto en seguridad que estuvo en las filas de Facebook y Yahoo.

Como la SDF es una organización sin fines de lucro cuenta con un fondo de reserva del 5% de Lumens (la criptomoneda de Stellar) para mantener costos operativos y también admite donaciones de particulares u otras entidades.

De hecho, su naturaleza sin fines de lucro y su propósito democratizador dentro del sistema financiero han hecho que una comunidad cada vez más grande apueste y trabaje intensamente en este proyecto. Así Stellar ocupa actualmente uno de los 10 primeros lugares en la lista de criptomonedas más populares, según CoinmarketCap.

¿Pero qué hace realmente especial a Stellar? Lo veremos a continuación.

2.

Stellar, una blockchain altruista

Stellar quiere convertirse en la banca del futuro, una alternativa eficiente que ofrece los mismos servicios de un banco pero sin intermediarios ni comisiones excesivas.

Los usuarios que usen esta plataforma Blockchain podrán contar con múltiples beneficios:

-    Obtener una cuenta en una institución financiera.

-    Enviar remesas a otros países por comisiones muy bajas.

-    Mayor volumen de transacciones entre clientes (hasta 600.000 por tan solo 0.001 dólares).

-    Enviar y recibir dinero móvil a terceros independientemente del proveedor.

-    Liquidación de transacciones en tiempo real (entre 2 y 5 segundos).

-    Seguridad criptográfica en todas las operaciones.

 

Como ya dijimos anteriormente, Stellar funciona con una serie de servidores descentralizados e independientes para registrar las transacciones de todos sus usuarios. Su plataforma permite que cada persona o entidad la configure a su conveniencia, de acuerdo con sus necesidades.

Stellar trabaja sobre una Blockchain híbrida. Es decir, es gestionada por varias entidades, no se asocia a ninguna criptomoneda y tampoco recompensa el minado de bloques. La red tiene múltiples servidores que alimentan su gran libro mayor, donde se registran todas las transacciones en la cadena de bloques. Así, cada vez que un usuario realiza un depósito, el dinero se emite como un crédito. Muy parecido a lo que ocurre en el sistema interno de los bancos o procesadores de pago.

Básicamente existe un registro en forma de lista de todos los saldos y transacciones de cada usuario, pero además cada servidor cuenta con una copia de esta lista, cuyos datos son sincronizados y validados por el sistema de consenso, llamado Stellar Consensus Protocol (SCP).

Además de esto, Stellar hace la conversión automática entre monedas a una tasa muy baja y permite hacer retiros por medio de operadores de monedas locales.

Cuando el dinero es dispuesto para una transacción se ubica en un “anchor”, que es una especie de puente entre una moneda “X” y la red de Stellar. Una vez los saldos y las transacciones son validadas, este dinero llega al receptor. Pero para llegar en la forma de la moneda solicitada pasa antes por una “bolsa distributiva” (pool), que cambia automáticamente los Lumens por la divisa que desea el destinatario.

Si nos vamos a un caso real, podríamos poner de ejemplo que Pedro, quien vive en Chile, quiere mandar 200.000 pesos chilenos a Juan, quien vive en España.

Lo primero que hace Pedro es utilizar la app y la plataforma de Stellar para solicitar que estos pesos chilenos se transfieran a Juan en su moneda local (euro). Los 200.000 pesos chilenos son retenidos en el anchor mientras que el sistema busca la mejor tasa de conversión entre todas las entidades financieras. Cuando consigue el mejor valor, autoriza el cambio y, en menos de 5 segundos, con un costo de casi 0,001 dólares, Juan recibe la cantidad de euro que corresponde a los pesos enviados por Pedro.

Otro atractivo de la tecnología de Stellar es que permite respaldar las ICO (Initial Currency Offering, por sus siglas en inglés). Su red ofrece una gran seguridad para que los usuarios emitan sus propias ofertas iniciales de tokens de una forma más rápida y eficiente que otras redes.

Este último punto le ha permitido marcar una distancia positiva con respecto al popular Bitcoin (BTC), la referencia obligatoria para cualquier criptomoneda nueva.

Pero Stellar no solo tiene esta ventaja sobre Bitcoin. Veamos...

3.

Diferencias entre Bitcoin y Stellar: ¿Cuál es mejor?

Stellar ha podido reducir la fracción de tiempo en operaciones financieras interbancarias. Con solo unos segundos, las transacciones del usuario son ejecutadas, ahorrando tiempo y costos. Esta ventaja ha hecho que cada vez más usuarios prefieran Stellar sobre Bitcoin.

Aunque tanto Bitcoin como Stellar cuenta con un ledger o libro de contabilidad, el libro de la segunda está instalado en cada servidor y  verifica cada transacción mediante un mecanismo de consenso. Esta sincronización ocurre cada 2,5 segundos.

Bitcoin soporta 7 transacciones por segundo. Stellar admite más de 1.000 transacciones por segundo y cuenta con un soporte de 1 billón de cuentas. Ethereum, la segunda criptomoneda más popular en el mercado, acepta solo 25 transacciones por segundo.

Los costos de transacción de Stellar también son más baratos en comparación con los de otras criptomonedas. Sus valores no superan los 0,001 dólares por transacción.

4.

Lumens, la criptomoneda de Stellar

Stellar cuenta con su propio token o unidad monetaria. En un principio la plataforma emitió 100.000 millones de Stellar coins, pero posteriormente se bautizó como Lumens (XLM) para no confundirla con los nombres ni de la red ni de su organización.

Un Lumens es el “activo nativo” de la red Stellar. Esto quiero decir que está integrado a la red y que posee un valor que se almacena en su libro mayor. Al igual que el Bitcoin, un Lumens no se puede tener en la mano pero contribuye para mover dinero en el mundo de forma más rápida y segura.

La función de los Lumens es básicamente de seguridad e intercambio. Con ellos, la plataforma puede autenticar cada cuenta, ya que su titular debe poseer al menos 0.5 Lumens para iniciar actividades en Stellar. Estos tokens funcionan como “antispam”: evitan que los usuarios con intenciones maliciosas inunden la red al pretender generar muchas transacciones que saturen el espacio en el libro mayor.

Los Lumens también permiten simplificar la forma de realizar transacciones en diversas monedas, porque sirven de puente en caso de que no haya un mercado lo suficientemente grande entre dos monedas transadas. Es decir, si un usuario desea cambiar pesos chilenos por rupias indias, el sistema convierte primero los pesos en Lumens para luego intercambiarlos por rupias.

En la práctica, un usuario necesitará tener Lumens para pagar tarifas de transacción y hacer cuentas en la red Stellar en vivo.

Stellar.org explica en su página web que existe una tarifa nominal, denominada “tarifa base”, que se asocia a cada operación. El remitente es el encargado de cancelar esta tarifa:

“La tarifa funciona como elemento disuasorio: aunque nominal, desalienta a los usuarios con intenciones malintencionadas de inundar la red (también conocida como ataque DoS).  La tarifa base actualmente está establecida en 0.00001 XLM. La tarifa aumentará si el sistema sospecha que una cuenta está enviando transacciones con la intención maliciosa de desactivar la red.  Nadie se beneficia de la tarifa base. El libro mayor recoge esos fondos y los redistribuye en el proceso de inflación”.

Es en este proceso de redistribución donde se aplica la democracia en el sistema: todos los poseedores de Lumens pueden votar qué destino darles a estos fondos de este grupo, y así estos Lumens son distribuidos semanalmente a las cuentas que obtengan más del 0.5% de los votos de otras cuentas en la red.

Stellar y Lumens además se destacan por su programa de giveaway o regalía, que consiste en la repartición de 95% de todos los Lumens disponibles en tres partes:

-   50% para las cuentas particulares: se les otorgaron originalmente a personas específicas que se registraron en Stellar a través de un enlace de invitación.

-  25% para las organizaciones sin fines de lucro: se trata de empresas, gobiernos, instituciones u organizaciones que apuestan por el ecosistema Stellar.

-   20% para titulares de Bitcoin o Ripple: se distribuyeron Lumens a  poseedores tanto de BTC como XRP (19% para quienes tenían BTC y 1% para quienes tenían XRP) durante dos rondas de distribución en octubre de 2016 y agosto de 2017.

Como ya dijimos, el 5% restante de Lumens se mantiene en el sistema para gastos operativos.

Este programa de regalía va alineado con la misión altruista de Stellar.org, que lo justifica así:

“Para lograr una economía digital más inclusiva. Según nuestra misión, Stellar.org trabaja para conectar a las personas con servicios financieros de bajo costo. Regalar Lumens de forma gratuita es una invitación a las comunidades para diseñar los servicios que necesitan. Nuestra esperanza es que eventualmente los ciudadanos globales posean y utilicen XLM, tanto en las economías en desarrollo como en las desarrolladas para ampliar el alcance de la red. La disponibilidad y el uso activo de los Lumens en la red aumentarán su utilidad en muchos órdenes de magnitud.  Desde 2018, hemos regalado más de 8 mil millones de lúmenes”.

Stellar.org también detalla en su página web que hace subastas periódicamente: “la subasta de Lumens”. Pero advierte: “Como salvaguardia ética, ninguna persona asociada formalmente con Stellar.org, por ejemplo, los empleados, consultores o miembros de la junta de Stellar.org participará en la subasta”.

Aunque tokens van y tokens vienen en este ecosistema de Stellar, es fundamental saber ahora cómo comprar Lumens para empezar a funcionar en esta plataforma.

5.

¿Dónde y cómo comprar Lumens?

Tal como sucede con Ripple, los Lumens no pueden ser minados. Sin embargo, se generan semanalmente y se distribuyen por medio de un método de votación directa y la regalía (ambas formas las explicamos anteriormente). Además, el protocolo de Stellar acordó mantener una tasa de inflación de 1% cada año.

Pero si somos nuevos en la comunidad de Stellar necesitaremos adquirir nuestros primeros Lumens. ¿Cómo hacemos eso? Muy fácil. Podemos adquirir Bitcoin o Ethereum en sitios como Changelly o Coinbase, para luego intercambiarlas por Lumens.

Además existen varias billeteras o wallets que nos permiten almacenar Lumens. Entre ellas podemos mencionar las de versión escritorio, como StellarTerm,  Stellar Desktop Wallet y Stargazer; las móviles, como Stargazer, Centaurus y  Lobstr, y las de versión web (Stronghold, Astral, Stellarport).

Este modelo ha permitido que Stellar sea considerada una buena opción de inversión. Incluso la tendencia histórica de su valor siempre ha sido alcista.

Para la fecha de realización de esta nota, Stellar se mantiene en la novena posición del ranking en CoinmarketCap, con un valor de 0,11 dólares y un volumen de transacciones diarias de unos 380.876.977 dólares.

El incremento sostenido en el precio de Stellar también se debe en gran parte a la alianza que mantiene con la transnacional tecnológica IBM. Desde octubre de 2017, este gigante tecnológico ha ayudado a mejorar las transacciones fronterizas de la plataforma con la inclusión de una red de bancos en distintas partes del mundo.

Sin lugar a duda, el proyecto de Stellar es uno de los más innovadores y progresistas del mundo cripto. Su intención expansiva, democrática y el respaldo tanto tecnológico como financiero de grandes inversionistas la han posicionado como una de las criptomonedas de mejor proyección.

Sin embargo, su propia misión altruista la mantiene todavía a una brecha importante de proyectos más comerciales como Bitcoin o Ethereum. El reto de Stellar para los próximos años será demostrar entonces si puede mantenerse compitiendo con las más grandes criptomonedas del mercado. ¿Ustedes qué piensan?