3 beneficios de un ecosistema alimentario basado en Blockchain

Un estudio reciente estima que hasta el 50 por ciento de toda la comida producida es desechada en los Estados Unidos, debido a la demanda de frutas, verduras y otros productos alimenticios "cosméticamente perfectos". Y aunque, teóricamente, el mundo genera suficiente comida para alimentar a todos, 842 millones de personas padecen hambre en todo el mundo.

No se puede negar que el sistema alimentario mundial necesita alguna optimización. Cuando caminamos por las tiendas de comida, no siempre nos damos cuenta de cuánto trabajo duro ha pasado a los productos que se ven en los estantes. Incluso los que llegan a las estanterías son rechazados por los compradores, basados puramente en las miradas o porque no están etiquetados en una cierta categoría, como "eco", "natural" u "orgánico."

Aún peor, cuando cae en una de estas categorías, los precios se inflan artificialmente a niveles suficientemente chirriantes. Esto pone aún más presión sobre los agricultores locales que normalmente sólo reciben alrededor del 15 por ciento del precio de venta en sus compras.

Aquí es donde entra FoodCoin. Es un ecosistema basado en la tecnología Blockchain, diseñado para crear un mercado global para alimentos y productos agrícolas.

El sistema explora las oportunidades disponibles dentro de Blockchain, como contratos inteligentes, procesamiento de pagos criptográficos y autenticación de origen de producto, para reconectar a los agricultores directamente con los consumidores, estimulando las economías locales en el proceso.

Un sistema como este tiene numerosos beneficios y podría ser la respuesta a muchos de los problemas que rodean los sistemas alimentarios globales de hoy.

Satisfacer la brecha en la necesidad de alimentos

La necesidad más básica de cualquier ser humano es la comida y el agua. Pero, como mencionamos anteriormente, muchos productos alimenticios son descartados debido a que no son "estéticamente agradables" o se venden a precios caros debido a ciertas categorías.

Esto crea una escasez de recursos alimentarios y descalifica a ciertas personas de comprar alimentos básicos debido al alto precio.

El precio de los productos en los comercios de alimentos a menudo se inflan más debido a los costos de entrega, comercialización y almacenamiento que se agregan a un artículo.

El FoodCoin Ecosystem (o FCE) tiene como objetivo eliminar estos altos costos y desperdicios conectando a agricultores locales y consumidores, ya sean empresas o individuos, a través de la plataforma 1000 EcoFarms.

Esto permite a los consumidores comprar alimentos y productos agrícolas de alta calidad a precios razonables. Y al exponer a los agricultores locales a una base de clientes más amplia a la que no tendrían acceso, les da la oportunidad de vender productos perfectamente buenos que normalmente serían rechazados por cadenas alimentarias y supermercados.

Apoyar la economía local a través de la moneda social y el gasto local

Los pequeños campos independientes pueden encontrar dificultades para competir con grandes organizaciones. Esto es lo mismo en el otro lado de la ecuación, donde las tiendas locales independientes, cafés y restaurantes son a menudo expulsados por las grandes cadenas corporativas.

Este proceso apoya el crecimiento y la sostenibilidad de las granjas locales y la tasa de supervivencia de las empresas independientes. Si estos dos pilares de cualquier comunidad local prosperan y se desarrollan, tiene un efecto directo, creando empleos y alimentando el desarrollo social.

El FoodCoin Ecosystem también planea llevar este concepto un paso más allá al crear su propia moneda digital, FoodCoin. Actualmente está en pre-venta con algunos resultados prometedores.

Hasta ahora 1,700 participantes han participado, contribuyendo $3.1 millones.

En este momento la criptomoneda se basa en Ethereum-Blockchain y se utilizará para compras en la plataforma 1000 EcoFarms, pero el plan es utilizar los fondos recaudados para crear una Blockchain única para que FoodCoin exista.

Esto no sólo reducirá o eliminará completamente los costos de transacción, sino que también habrá la oportunidad añadida de incorporarla como moneda local y social.

Las monedas sociales son independientes de las monedas oficiales y los estudios han demostrado que estimulan el crecimiento en las organizaciones locales y ahorran dinero, especialmente al comprar productos cultivados localmente. Además, permite a las comunidades locales mantenerse en sus propios pies sin influencias de factores externos.

Apoyo transparente y sin fisuras de causas caritativas

Otro beneficio al utilizar un ecosistema basado en Blockchain, especialmente dentro del sector alimentario, es el impacto positivo que puede tener en las donaciones de caridad a escala global.

Un gran enfoque del ecosistema FoodCoin es apoyar a las organizaciones sin fines de lucro y caritativas. 10 por ciento de todos los FoodCoins emitidos serán enviados a proyectos sociales en cooperación con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Desafortunadamente, a menudo puede ser un desafío para encontrar y filtrar organizaciones de caridad en las que usted pueda confiar 100 por ciento.

Sin embargo, utilizando Blockchain como una fundación, el FCE está haciendo este proceso mucho más simple.

En conjunto con 1000 EcoFarms, la compañía tiene organizaciones de beneficencia como Stop Hunger y Donate to Farmer.

Estas organizaciones benéficas son ligeramente diferentes en que los usuarios pueden elegir individualmente a las personas y destinatarios de las donaciones directamente, haciendo el proceso mucho más transparente y confiable.

La ayuda puede ser en forma de alimentos y productos agrícolas o FoodCoins para la compra de estas necesidades.

Conclusión

En su núcleo, el ecosistema basado en Blockchain de FoodCoin es una plataforma para conectar a los agricultores con los negocios locales de alimentos y agricultura, lo que reduce significativamente los costos relacionados con la producción, distribución y venta de estos productos.

Además, aprovechando los beneficios de la tecnología moderna, FoodCoin se convierte en un arma contra el desperdicio y el hambre que apoya el crecimiento de las comunidades locales y las causas caritativas a escala mundial, en un ecosistema fácil de entender.

La ICO de los proyectos está programada para noviembre del 2017, con la preventa comenzada el 23 de agosto del 2017.

 

Advertencia. Cointelegraph no endosa ningún contenido o producto en esta página. Si bien nuestro objetivo es proporcionarle toda la información importante que podamos obtener, los lectores deben hacer su propia investigación antes de tomar cualquier acción relacionada con la empresa y llevar la plena responsabilidad de sus decisiones, ni este artículo puede ser considerado como un asesoramiento de inversión.

  • Síguenos en: