ABN AMRO en escándalo de lavado de dinero después de calificar a Bitcoin como "riesgoso"

Habiendo superado los riesgos de las criptomonedas no reguladas a principios de este año, el banco holandés ABN Amro NV se encuentra en medio de un gran escándalo de lavado de dinero.

El 26 de septiembre, Bloomberg informó sobre la noticia de una investigación criminal sobre las presuntas fallas del banco para informar sobre transacciones sospechosas y para investigar adecuadamente a sus clientes. ABN AMRO —que sigue siendo más del 50% propiedad del gobierno después de un costoso rescate financiero— vio caer sus acciones hasta en un 10,3% en las operaciones de Amsterdam.

Esto representa la caída más alta desde junio del 2016, con la caída de los bonos adicionales de Nivel 1 del banco en seis meses, como señala Bloomberg.

Investigación bajo las leyes contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo

La oficina del fiscal holandés reveló además que ABN AMRO no solo se enfrenta al escrutinio por sus presuntas fallas de cumplimiento, sino que también está siendo investigado bajo las leyes holandesas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Los detalles exactos de la investigación no han sido revelados.

Tras una advertencia del banco central de los Países Bajos, ABN AMRO había anunciado este julio que necesitaba llevar a cabo una mejor diligencia debida en todos sus 5 millones de clientes minoristas.

Ha gastado 220 millones de euros para reforzar sus procedimientos en sus operaciones de banca de consumo, tarjetas de crédito y préstamos para pequeñas empresas, tomando una provisión de 114 millones de euros para cheques en el segundo trimestre, además de 85 millones de euros en el 2018. El banco había indicado que podría enfrentar sanciones por las autoridades, pero señaló que no podía prepararse para una posible multa ya que la cantidad no se podía estimar en ese momento.

Como informó el Financial Times, ABN AMRO también triplicó el número de su personal a más de 1.400 en áreas como cumplimiento, delitos financieros y lucha contra el lavado de dinero.

La situación pone en peligro la promesa del gobierno holandés de vender finalmente su participación del 56% en el banco, y la incertidumbre se ve redoblada por el anuncio del CEO Kees van Dijkhuizen de irse cuando termine su mandato en abril del 2020.

Cabe destacar que el año pasado, el rival de ABN AMRO, ING Group, pagó una multa récord por "serias deficiencias" en su trabajo para prevenir delitos financieros, facilitando el lavado de dinero a través de sus cuentas durante años.

Bancos bajo escrutinio

La crisis de ABN AMRO llega inmediatamente después de un escándalo que involucra a la unidad del Danske Bank en Estonia, cuyo ex jefe fue encontrado muerto a principios de esta semana. Había sido testigo —aunque no sospechoso— en una importante investigación de lavado de dinero en la unidad.

También esta semana, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley allanaron Deutsche Bank AG esta semana en relación con el escándalo del Danske Bank.

En mayo, el funcionario de prensa senior de ABN AMRO reveló que el banco suspendería sus planes de lanzar una billetera de Bitcoin (BTC) en custodia, y concluyó que "las criptomonedas debido a su naturaleza no regulada son en este momento activos demasiado riesgosos para que nuestros clientes inviertan".

Sigue leyendo: