Informe del BIS cuestiona la longevidad y la eficacia de las criptomonedas basadas en la prueba de trabajo

Un reciente informe del Banco de Pagos Internacionales (BIS) ha puesto de relieve la eficacia y la longevidad del consenso de prueba de trabajo (PoW) y el futuro de Bitcoin.

El documento analiza en profundidad cómo el protocolo de Bitcoin verifica los pagos mediante la tecnología blockchain y varios algoritmos de consenso.

Los algoritmos de PoW son un punto importante de discusión, y el autor sugiere dos grandes inconvenientes. En primer lugar, el alto costo de garantizar la finalidad del pago en un marco de tiempo razonable, y la creencia de que los sistemas de PoW no generarán tarifas de transacción adecuadas para garantizar la seguridad del pago a largo plazo.

Es una narrativa controvertida y estimulante, ya que pone en tela de juicio la viabilidad futura de Bitcoin como sistema de transacción y cómo logra la finalidad del pago a través de PoW.

Puede interesarte: Importante institución del banco central BIS: El Bitcoin debe abandonar la prueba de trabajo

Analizando el informe

El documento de 31 páginas incluye algunos detalles técnicos, analizando los aspectos esenciales del protocolo Bitcoin y cómo se validan y registran los pagos en la cadena de bloques.

Con un gran enfoque en la economía de Bitcoin, el autor examina cómo Bitcoin crea un registro inmutable de pagos a través de PoW y profundiza en el examen de los datos relacionados con las tarifas de transacción y las recompensas en bloque, así como el potencial futuro de este método.

En esencia, el autor sugiere que un ataque del 51 por ciento por mineros malintencionados es inherentemente rentable, utilizando suposiciones basadas en diversas consideraciones económicas de la minería de Bitcoin.

El autor señala que un atacante exitoso ganaría monedas de doble gasto, por tarifas de transacción y recompensas en bloque:

"Esto hace que un ataque sea intrínsecamente más rentable que la minería honesta, a menos que haya fuertes desventajas en términos de costos para alquileres a corto plazo, un colapso de los precios luego de un doble gasto o disuasión a través de una coordinación general".

El segundo argumento principal del trabajo de investigación se centra exclusivamente en los ingresos mineros. La premisa de esta sección es que el ingreso minero de las tarifas no es lo suficientemente adecuado para que los mineros mantengan sus equipos operativos en el futuro.

Al examinar la forma en que las tarifas de transacción fluctúan durante diferentes períodos de tiempo, se sugiere que el mercado de transacciones no puede generar ingresos suficientes para que los mineros sigan siendo rentables.

Esto se debe a la forma en que funcionan las tarifas de transacción en el protocolo de Bitcoin. Los usuarios pueden asignar la tarifa de transacción de cualquier pago dado en la red, y los mineros naturalmente buscan incluir transacciones con las tarifas más altas en su bloque minado para maximizar sus ganancias.

Sin embargo, se considera que algunas transacciones son “free-riding”, ya que pueden tener una pequeña tarifa de transacción pero están agrupadas en un bloque, por lo que no contribuyen a un entorno económico positivo para los mineros.

Esto se muestra por la diferencia de las tarifas de transacción durante períodos de volúmenes de transacción bajos y altos.

Teniendo en cuenta esto, se argumenta que los mineros se han basado en gran medida en el valor de las recompensas del bloque Bitcoin, que se obtienen al minar un bloque y registrar las transacciones con éxito —tal como se analiza a continuación—.

Entonces, con estas dos consideraciones, el informe predice que la liquidez se reducirá en los próximos años, ya que hay menos incentivos para que los mineros mantengan activamente la cadena de bloques de Bitcoin. Esto podría potencialmente llevar a retrasos masivos en el procesamiento y confirmación de los pagos.

El documento luego continúa explorando varias opciones que podrían abordar estas preocupaciones. Las soluciones de segundo nivel, como Lightning Network, se identifican como posibles respuestas a estos problemas.

Sin embargo, el documento esencialmente argumenta que Bitcoin debe apartarse del consenso de PoW y adoptar algún tipo de "coordinación social o institucionalización".

No dejes de leer: Una mirada al futuro: ¿Qué sucede cuando no hay más Bitcoin para minar?

¿Qué tan realistas son estos supuestos?

Si bien este trabajo de investigación proporciona algunos elementos interesantes para reflexionar, algunas de sus suposiciones se basan en una realidad que se realizará solo dentro de un siglo a partir de ahora.

Parte del argumento del escritor asume que una vez que los mineros de Bitcoin ya no puedan obtener recompensas de BTC por desbloquear un bloque, no podrán obtener suficientes ingresos solo con las tarifas de transacción.

En resumen, el proceso de minería de Bitcoin es lo que garantiza que las transacciones se validen y se registren en la cadena de bloques en constante expansión. Las computadoras, conocidas como mineros, deben resolver un algoritmo criptográfico para desbloquear un bloque, que luego se utiliza para almacenar transacciones.

La recompensa por hacer este trabajo viene en forma de tarifas de transacción y una cierta cantidad de Bitcoin, que se otorga al minero que desbloquea un bloque.

Bitcoin utiliza un algoritmo PoW conocido como SHA-256, y requiere tiempo y electricidad para resolverlo. El sistema está programado para ser más difícil de resolver a medida que el grupo de minería crece.

La recompensa de Bitcoin por minar un bloque también reduce a la mitad cada 210.000 bloques y, en su forma actual, los mineros reciben una recompensa de 12,5 BTC por desbloquear un nuevo bloque. Se prevé que la próxima reducción a la mitad se produzca en mayo del 2020.

Tal como Cointelegraph informó anteriormente, dado que no hay cambios en el protocolo, el límite de Bitcoin de 21 millones de tokens se alcanzará para el año 2140, dentro de 121 años.

Por lo tanto, el argumento expuesto por el autor de que los pagos de Bitcoin tardarían meses una vez que las recompensas del bloque lleguen a cero no tiene relevancia real para los próximos 100 años, al menos. Sin embargo, como se mencionó en el informe, el desarrollo de Lightning Network podría responder muy bien a los problemas de escala y velocidad de la validación de transacciones.

Puede interesarte: Alistair Milne: Bitcoin solo es una blockchain pública segura para los próximos 100 años

El inversionista de la criptoindustria Anthony Pompliano no estaba convencido de que el informe del BIS pinte una predicción precisa de cómo podrían cambiar el ecosistema minero y Bitcoin:

“Cuanto más FUD [miedo, incertidumbre y duda] publiquen las instituciones financieras heredadas, más optimista me volveré. Bitcoin definitivamente tiene riesgos y desafíos por delante, pero este informe no ofrece una representación precisa de estos".

Si bien puede no estar de acuerdo con los resultados dados, Pompliano cree que Lightning Network podría ser la aplicación de segunda capa que responda a algunos de los problemas iniciales de Bitcoin:

“El crecimiento y la adopción de la Lightning Network ha sido increíble. Probablemente sea uno de los productos de crecimiento más rápido en criptomonedas, lo que me lleva a creer que tiene una mayor probabilidad de ser la solución de escalamiento del futuro".

Una dura verdad

Si bien el documento alude a las posibles deficiencias de Bitcoin, la criptomoneda preeminente se ha probado a sí misma a través de muchos ensayos en los últimos 10 años.

Eso no quiere decir que no haya tenido sus propios problemas, que están documentados en el informe del BIS. Sin embargo, nunca ha habido un ataque exitoso del 51 por ciento en Bitcoin.

Los datos de Blockchain.com muestran las principales agrupaciones mineras que dominan la distribución hashrate de Bitcoin. Si una cantidad suficiente de estos grupos combinen sus recursos —en teoría— sería posible tener una mayoría del hashrate y comenzar una cadena de bloques dominante que no sea honesta.

Fuente: Blockchain.com

Solo tenemos que ver el reciente y exitoso ataque del 51 por ciento en la cadena de bloques de Ethereum Classic que acaparó los titulares este mes.

Esto sirve como un recordatorio de que los mineros honestos deben conformar la mayor parte del ecosistema de Bitcoin para que funcione como una criptomoneda verdaderamente descentralizada.

Más noticias sobre este tema: Ataque del 51% de Ethereum Classic: La realidad del Proof-of-Work

El informe del BIS también sugiere que el futuro del éxito y la longevidad de Bitcoin podría estar en el uso de algún tipo de sistema centralizado. Como dice Pompliano, esta narrativa parece ser una táctica disruptiva por parte de las instituciones convencionales que se resisten a la naturaleza desafiante de la criptomoneda descentralizada:

"Deseo que las instituciones financieras de legado gasten su tiempo y sus recursos para acelerar estas innovaciones, pero no lo harán. Así es como se ve la disrupción lenta".