Fondo de Cobertura Bitcoin y su Director General recibieron una multa de $2,5 millones por esquema Ponzi

Un tribunal federal de Nueva York ha ordenado que el fondo de cobertura en criptomoneda Gelfman Blueprint, Inc. (GBI) y su director general, Nicholas Gelfman, pagarán más de $2,5 millones por operar un esquema Ponzi fraudulento, según un anuncio oficial publicado el 18 de octubre.

GBI es una corporación con sede en Nueva York denominada Fondo de Cobertura en Bitcoin (BTC), constituida en 2014. Como se indica en la página web de la compañía, en 2015 contaba con 85 clientes y 2.367 BTC bajo gestión.

La orden es la continuación de la acción inicial contra el fraude presentada por la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos de los Estados Unidos (CFTC) contra GBI en septiembre de 2017. La CFTC acusó a GBI de supuestamente ejecutar un esquema Ponzi de 2014 a 2016, diciendo a los inversores que había desarrollado un algoritmo informático llamado "Jigsaw" que permitía obtener rendimientos sustanciales a través de un fondo de materias primas. En realidad, todo el plan era un fraude.

Según el anuncio, GBI y Gelfman solicitaron fraudulentamente más de $600 000 de al menos 80 clientes. Además, Gelfman creó un "hack" informático falso para ocultar las pérdidas comerciales del plan. Con el tiempo, se produjo la pérdida de casi todos los fondos de clientes.

La orden actual acusa a GBI y Gelfman por pagar más de $2,5 millones en multas monetarias civiles y restitución. A GBI y Gelfman se les ordena pagar $554.734,48 y $492.064,53 en restitución a los clientes y $1.854.000 y $177.501 en sanciones monetarias civiles, respectivamente.

James McDonald, Director de Aplicación de la CFTC, dijo que "este caso marca una victoria más para la Comisión en el ámbito de la aplicación de la moneda virtual. Como lo demuestra esta serie de casos, la CFTC está decidida a identificar a los malos actores en estos mercados de divisas virtuales y hacerlos responsables".

El mes pasado, la CFTC presentó una demanda ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Texas contra dos acusados por la supuesta solicitud fraudulenta de BTC. Según la demanda, los demandados Morgan Hunt y Kim Hecroft dirigían dos negocios fraudulentos y engañaban al público para que invirtiera en contratos de divisas extranjeras apalancados o con margen, tales como divisas, opciones binarias y diamantes.