Los delegados blockchain invitados al evento de Trump, “paz a prosperidad”, se demandan entre sí

Los fundadores de Orbs, la startup blockchain que el presidente Trump invitó a su conferencia sobre el Plan de Paz para Oriente Medio, se han visto envueltos en su propia lucha fraterna.

Como informó el 4 de agosto el sitio de noticias israelí Globes, Elad Arad de Orbs está demandando a sus cofundadores Uriel y Daniel Peled por haberle desposeído de su parte en la firma, entre otros cargos.

Brillos tranquilos

Orbs es una empresa blockchain israelí de infraestructura como servicio que recaudó más de USD 133 millones en una oferta inicial de monedas el año pasado y, por lo tanto, se encuentra entre los diez primeros proyectos ICO en términos de capital recaudado en 2018, como ha informado Cointelegraph. 

Este mes de junio, el presidente Trump invitó a una pequeña delegación de seis líderes empresariales de Israel a su evento de lanzamiento del plan de paz para Oriente Medio, "Paz para la prosperidad", en Bahrein. 

Como se indicó en el comunicado de prensa de Orbs en ese momento, "no asistieron funcionarios de Israel o Palestina", sin embargo, Netta Korin, otra cofundadora de Orbs y directora de la rama de impacto social sin fines de lucro de la empresa, The Hexa Foundation, fue una de las pocas invitadas por la administración. 

Antagonismos amargos 

Como informa Globes, la demanda de Arad se presentó el 1 de agosto en el Tribunal de Distrito de Tel Aviv tras un proceso de mediación que duró aproximadamente 18 meses y terminó sin que se llegara a un acuerdo entre las partes. 

La demanda acusa a sus dos colegas de cargos que incluyen conspiración y fraude, citando motivos que incluyen incumplimiento del deber fiduciario, privación de accionistas minoritarios, incumplimiento de acuerdos y obligaciones, saqueo de secretos comerciales y negligencia.

La demanda también implica a Orbs y a una serie de empresas relacionadas en las que los hermanos Peled son socios. Se presume que supera las decenas de millones de dólares en reclamaciones.

Orbs ha contrarrestado enérgicamente las afirmaciones de Arad, argumentando que "son fundamentalmente infundadas [...] El demandante se ha enriquecido injustamente a expensas de los demás. Este intento no tendrá éxito".

Implicaciones más amplias

Más allá de las ironías de esta discordia intra-empresarial local, las criptomonedas han sido discutidas por la clase política de la región en relación con el conflicto israelo-palestino. 

El mes pasado, el Primer Ministro palestino Mohammad Shtayyeh reiteró que su gobierno está considerando el uso de las criptos como alternativa a la moneda shekel fiat de Israel.

Mientras tanto, la división militante de Hamás, la autoridad gobernante de facto de la Franja de Gaza en Palestina, hizo un llamamiento a sus partidarios en enero para que hicieran donaciones a la organización de Bitcoin (BTC) como estrategia para combatir el aislamiento financiero. 

Desde entonces, se ha informado que el grupo ha estado utilizando medidas cada vez más complejas para frustrar los intentos de las autoridades de rastrear el flujo de su financiamiento en criptomonedas.

Sigue leyendo: