Blockchain, poder y política: Cómo la descentralización genera libertad

El mundo del siglo XXI está conectado, pero no centrado. Estas dos cosas son buenas. Las conexiones vinculan a las personas, las culturas y las ideas. De hecho, todos los grandes avances en la historia de la humanidad han sido el resultado de las redes sociales y económicas.

Sin las rutas comerciales del Océano Índico, el mundo islámico nunca habría adquirido los números de la India que ahora forman la base de nuestras matemáticas de la ciencia. Sin las cafeterías de la Gran Bretaña de los siglos XVII y XVIII, la Ilustración probablemente no se habría materializado. El genio muere aislado; la conexión es el motor que impulsa el progreso humano.

Por el contrario, la centralización del poder está altamente correlacionada con el desastre y el sufrimiento. Algunos dicen que esta es la ley de hierro de la oligarquía, es decir, a medida que cualquier institución, privada o pública, se hace más grande y compleja, el poder se concentrará inevitablemente en manos de una pequeña élite. También es inevitable que experimentemos terremotos y huracanes, pero esto no nos impide tratar de mitigar los daños de tales desastres naturales.

Los incentivos de nuestras economías tradicionales han hecho de las oligarquías una certeza práctica. Sin embargo, ahora nos encontramos en una encrucijada tecnológica que nos permitirá cambiar estos incentivos, manteniendo el poder en manos de la gente. Y la cadena de bloques podría ser un componente clave de este proceso.

La cadena de bloques debe ser antibloqueo. ¿Qué significa esto? En pocas palabras, que una cadena de bloques verdaderamente descentralizada, por su propia naturaleza, resistirá a las fuerzas centralizadoras y homogeneizadoras que tienden a formar bloques de poder. No debemos olvidar que la cadena de bloques es también un medio para alcanzar un fin idealista. Cuando Satoshi Nakamoto minó el bloque génesis de Bitcoin, incluyó una referencia a un artículo en el periódico londinense The Times sobre la crisis financiera de 2008. El gesto no fue sutil: Satoshi creía que los bancos centralizados y los gobiernos centrales habían fallado a sus integrantes.

Cada vez es más difícil distinguir entre nuestras vidas "en línea" y "fuera de línea", por lo que no es de extrañar que los regímenes que desean controlar a sus ciudadanos, o incluso transformar a sus ciudadanos en "sujetos", lo hagan mediante el control de Internet. Es un escándalo que incluso un solo país no sea libre, pero en todo el mundo, los gobiernos son cada vez más restrictivos y represivos. Estos regímenes prohíben activamente los servicios, instalan cortafuegos, recopilan datos, vigilan a los críticos y producen mentiras en masa.

Blockchain representa una alternativa a este cambio hacia el autoritarismo al permitir conexiones ad-hoc, resistentes a la censura y entre pares. Un Estado autoritario no puede apoderarse de los servidores P2P distribuidos de una cadena de bloques, ni puede inundar el mercado con criptomonedas falsificadas. La cadena de bloques perfecta no destruye el poder económico, político o financiero, sino que simplemente distribuye ese poder mediante el uso del consenso para responsabilizarse mutuamente de la verdad de la historia.

No debemos asumir que todo el poder político es ejercido por entidades explícitamente políticas. Algunos de los bloques más grandes hoy en día son grandes compañías tecnológicas y otras corporaciones multinacionales, que a menudo compiten entre sí en influencia y poder. ¿De dónde viene su poder? En muchos casos, depende de los datos de los usuarios almacenados en sus servidores centrales, así como del análisis de esos datos. Los escándalos de privacidad y recolección de datos han sido casi semanales durante los últimos años, y no muestran signos de detenerse.

Después de todo, las empresas más grandes tienen más conocimiento de sus usuarios que nunca. Google ya tiene cantidades asombrosas de datos personales para la mayoría de sus miles de millones de usuarios; después de gastar miles de millones para adquirir Fitbit, pronto tendrá aún más. Netflix no sólo rastrea lo que ven sus espectadores, sino que incluso genera automáticamente miniaturas de contenido para usuarios individuales. Facebook es quizás el recopilador de datos más controvertido: Mark Zuckerberg y sus asociados han recibido una citación del Congreso para discutir cuán gravemente la compañía ha abusado de la confianza pública.

Aunque la cadena de bloques tiene un potencial político genuino, las cadenas de bloques verdaderamente descentralizadas requerirán una desviación de las prácticas actuales. Cuando se minó el primer Bitcoin (BTC) en 2009 y 2010, casi cualquier ordenador preparado para Internet pudo participar. El primer Bitcoin se introdujo en los ordenadores portátiles de los dormitorios, en las viejas máquinas de los cibercafés y en los ordenadores de los estudios alquilados. Cualquiera, en cualquier lugar, siempre y cuando estuviera en línea, podría minar Bitcoin.

Sin embargo, a medida que aumentaba la dificultad y se apreciaba el valor de Bitcoin, la centralización se convirtió en un hecho de la minería. Ya nadie con una computadora podría minar con éxito. Ahora, los mineros eran máquinas especializadas en granjas de servidores anónimos agrupados cerca de fuentes de energía baratas. La tecnología se hizo cada vez más poderosa, pero la descentralización se rompió.

Permítanme ser claro: Bitcoin todavía tiene un papel vital que desempeñar para llevar la tecnología de cadenas de bloques a las masas. Y no se puede subestimar el trabajo que ha realizado para proporcionar una moneda a las personas afligidas por la opresión autoritaria y la hiperinflación. Pero las limitaciones descritas anteriormente son reales, y las futuras entradas en el criptopanorama deben esforzarse por superarlas.

La cadena de bloques y la descentralización pueden servir como contramedidas esenciales para contrarrestar el creciente autoritarismo político y empresarial. En los países que ya son libres, las herramientas descentralizadoras otorgan mayor libertad. Permiten que sus usuarios opten por no participar en sistemas que consideran injustos, o incluso simplemente inconvenientes. En los regímenes autoritarios, las cadenas de bloques y la tecnología relacionada proporcionan una forma de evadir la injusticia y de organizarse contra ella. Estos son los primeros pasos para reclamar la libertad que se ha degradado desde los albores del siglo XXI.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones aquí expresados son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Tomer Afek es el director ejecutivo y cofundador de Spacemesh, un sistema operativo justo y distribuido impulsado por un protocolo único de consenso sobre la prueba del tiempo y el espacio. Un emprendedor en serie, Tomer tiene más de 20 años de experiencia en las industrias de tecnología, digital y financiera, habiendo co-fundado y ocupado puestos de nivel C con ShowBox, ConvertMedia y Sanctum Inc. Con Spacemesh, Tomer tiene la misión de construir la infraestructura económica descentralizada más justa posible.