Desarrollan tecnología blockchain para vender entradas de la selección española de fútbol

 

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) anunció en un comunicado de prensa publicado el 29 de enero, que utilizará tecnología blockchain para la venta de tickets de sus eventos, lo que incluye entradas a los partidos de la Selección Española de Fútbol.,

El sistema que permitirá el seguimiento y activación de estos boletos fue desarrollado por la compañía hispanocanadiense Nodalblock, en una operación que la federación catalogó como la búsqueda por “más transparencia y un mejor control de la distribución de dichas entradas, erradicando los puntos de reventa físicos”, como indica el comunicado oficial de la RFEF.

La primera oportunidad de poner a prueba esta solución será el próximo 23 de marzo, cuando “la Roja” (como se le conoce al equipo nacional) se enfrentará a Noruega en el estadio de Mestalla, en Valencia, España.

No dejes de leer: ¿Por qué la industria de los tickets necesita al blockchain?

Para ese encuentro, las personas que compren entradas en los puntos de venta oficiales, deberán ofrecer un número de teléfono celular válido para recibir un código PIN y el enlace de descarga con su entrada digitalizada. El teléfono debe contar con acceso a Internet y tecnología de geolocalización. Luego, los usuarios solo tendrán que mostrar su teléfono móvil ante los controles de accesos al estadio.

La tecnología blockchain de Nodalblock codificará y encriptará cada entrada, haciéndola inmutable y asegurando la activación, trazabilidad y autenticidad de todos los tickets, estén en físico o en digital. En el caso de que un espectador quiera transferir su entrada a otra persona, deberá comenzar el proceso de nuevo: introducirá un número de teléfono válido y recibirá allí las siguientes instrucciones. Si el número no es válido, no se activará el código, por lo que siempre se sabrá quién es el comprador.

En conversación con la Agencia EFE, David Lanau, ejecutivo de Nodalblock, aseguró que después de la experiencia que tendrán con el partido entre España y Noruega, la idea es expandir el uso de esta solución basada en tecnología blockchain a otros eventos deportivos de gran envergadura como las finales de la Copa del Rey, la Copa de la Reina, o en partidos de la LaLiga y de la Segunda y Tercera División. También esperan poder implementarla en eventos de otra naturaleza, como los de la industria del entretenimiento.

Te puede interesar: Ticketmaster mejorará sistema de venta de boletos con blockchain a través de nueva asociación

Nodalblock ofrece servicios de seguridad lógica y certificación de la información a través de blockchain. Implementa su tecnología conectando la propia red de nodos privada de su cliente (en este caso, la de la RFEF) a la red de nodos de Nodalblock -o a la red pública de Ethereum-, como explica su sitio web oficial.

Entre los servicios que ofrece la compañía están: certificación de documentos, generación de identidades digitales, firma de contratos y envío de comunicaciones encriptadas. Sus soluciones pueden ser utilizadas por diferentes sectores empresariales, desde la administración pública o la banca, hasta Recursos Humanos).

Otro equipo de fútbol que recientemente utilizó tecnología blockchain fue el brasileño Clube Atletico Mineiro de Belo Horizonte. Aunque en este caso se trató del lanzamiento de una criptomoneda propia, la GaloCoin, en beneficio de sus socios y aficionados, como informó Cointelegraph.

Más sobre este tema: Sala de cine brasileña acepta Bitcoin y criptomonedas como forma de pago

Blockchain y la reventa en las artes

No solo los eventos deportivos son afectados por la reventa ilegal de entradas. Anualmente, el negocio de la reventa de entradas puede hacer perder más de USD 12 millones de dólares a la industria del entretenimiento. Ese es el cálculo que hace Jorge Díaz, CEO de Tracer, en declaraciones para TicketNews.

Tracer es una compañía española que ofrece una solución llamada “Smart ticket”, una herramienta de seguimiento de la venta de tickets basada en tecnología blockchain (base de datos descentralizada e inmutable), como promesa para frenar el fenómeno de la reventa ilegal en el mercado secundario de eventos artísticos y musicales.

En junio de 2018, el Smart ticket de Tracer fue implementado en The Cambridge Club festival, en Reino Unido, siendo esta la primera vez que la tecnología blockchain y el código de QR dinámico son usados en un evento musical de tales dimensiones. Allí fueron vendidas 9.000 entradas “sin contratiempos” y en moneda tradicional (no Bitcoin), como explicó Díaz a TicketNews. Los usuarios solo debieron mostrar su teléfono celular para poder ingresar al recinto.

Puede interesarte: Bitfury entra en la industria de la música con el lanzamiento de una plataforma de código abierto basada en blockchain

La empresa, fundada en España en 2016, se acopla a las reglas definidas por la compañía de tickets que la contrate (algunas permiten la reventa y otras no). En todo caso, cada transacción es registrada e insertada en la cadena de bloques, por lo que la entrada podrá ser rastreada en todo su recorrido y, si alguien quiere revenderla fuera de la blockchain establecida, solo el dueño original (cuyo número de teléfono haya sido registrado) tendrá acceso a ella.

De forma similar funciona GUTS Tickets, start up que usa protocolo GET basado en Ethereum. Su principal caso de éxito es el del comediante holandés Jochem Myjer, que en 2017 el 20% de sus entradas eran revendidas hasta por tres veces su precio original.  

Pero este mes ni una sola entrada de las 50.000 que vendió para su show en Amsterdam fue comercializada ilegalmente en el mercado secundario. ¿Cómo lo logró? Poniéndolas a disposición del público a través del smart ticket de GUTS Tickets.

“Creemos que este es el camino hacia la adopción masiva de aplicaciones de blockchain. Tienes que hacerlas libre de complicaciones para que sean adoptadas. La gente está tan mimada que tienes que hacer un producto increíble, un producto perfecto que hable por sí mismo", comentó Maarten Bloemers, CEO de GUTS Tickets, a Decrypt.