La promesa de blockchain de un sistema sin confianza es falsa, sostiene un autor de Wired

Un artículo de opinión publicado por la revista estadounidense en línea Wired el 6 de febrero ha generado críticas a la promesa de nuevas arquitecturas de confianza basadas en blockchain. El argumento central del artículo es que la confianza no se elimina, sino que se desplaza, en los sistemas blockchain —principalmente desde instituciones y convenciones sociales hacia la tecnología—.

El autor del artículo, Bruce Schneier, alega que este tecnomaximalismo pasa por alto tanto la confianza residual en los sistemas tecnológicos cuyo gobierno sigue siendo simplemente humano, como la frecuente falibilidad —y a menudo opaca— de la propia tecnología.

La opinión de Schneier sobre la confianza es que puede dividirse en cuatro elementos: los dos primeros son de naturaleza social (moral y reputación), el tercero institucional (regulaciones y leyes) y el último en sistemas de seguridad, ya sea mecánico, tecnológico o Sistemas de auditoria y forenses.

Puede interesarte: Reorganización en la Fundación NEM: Surge una propuesta de financiamiento

En su artículo, Schneier omite las blockchains permitidas y aborda solo las públicas. Sostiene que ambas pretenden desplazar explícitamente la confianza institucional y social hacia la tecnología y, además, ocultar inadvertidamente aquellos elementos sociales de la confianza que aún permanecen.

En lo que respecta a la tecnología, Schneier afirma que los protocolos, la criptografía, el software, etc., "a menudo [representan] puntos únicos de falla" —como cuando un exchange o una billetera son hackeados, o cuando un código de contrato inteligente es intervenido—. Dado que el humano promedio no puede auditar el complejo y, por lo tanto, en gran parte opaco código, estos sistemas de cadena de bloques antimonopolio exigen, paradójicamente, una confianza absoluta de sus usuarios, argumenta.

Schneier afirma además que siempre hay una necesidad residual de un sistema externo de gobierno para los problemas que no se pueden resolver solo con la tecnología —es decir, al hacer una bifurcación dura de una blockchain o al realizar otros cambios de protocolo—. Esto, sostiene, necesariamente preserva un elemento humano, híbrido sociotécnico —y por lo tanto, basado en la confianza—.

No dejes de leer: Canadá: La asociación Blockchain se fusiona con la Cámara de Comercio Digital

El autor también se enfoca en el rol inevitable de la reputación en la determinación de las plataformas y herramientas que las personas usan para interactuar con la tecnología, es decir, qué billetera o exchange usan. Las personas y las empresas, sugiere, siempre confiarán y evaluarán los sistemas por razones sociales:

"Por ejemplo, algunas empresas [de cadenas de suministro] no confían en el sistema de IBM/Maersk porque no es su cadena de bloques. ¿Irracional? Tal vez, pero así es como funciona la confianza. No puede ser reemplazado por algoritmos y protocolos. Es mucho más social que eso".

Por último, Schneier señala el grado de centralización que afecta a las cadenas de bloques basadas en la minería —en las que los actores ricos en hardware dominan la esfera— comprometiendo así la naturaleza supuestamente distribuida del sistema.

Un nuevo informe publicado hoy ha indicado que la minería de Bitcoin (BTC) se ha descentralizado cada vez más en los últimos cinco años, fomentando un mercado competitivo que, a su vez, hace que la criptomoneda más grande sea menos vulnerable a los ataques.

Más información sobre este tema: Un nuevo informe destaca la creciente descentralización de la minería de Bitcoin