Banco Central de China extiende su escrutinio regulatorio a los "airdrops" de criptomonedas.

El Banco Central de China, el Banco Popular de China (PBoC, por sus siglas en inglés), ha ampliado su escrutinio para incluir a los token airdrops, que calificó como Ofertas Iniciales de Monedas (ICO) "disfrazadas" en su informe sobre estabilidad financiera de 2018, publicado el 2 de noviembre.

Utilizando una retórica ya conocida, el informe reitera la estricta postura del banco en contra de la ICO y del criptocomercio, definiendo la primera como recaudación de fondos "ilegal", y señalando los riesgos generalizados de fraude financiero y esquemas piramidales.

Señalando una nueva área de interés, el informe advierte que las llamadas "airdrops" están eludiendo la regulación en torno al modelo de venta pública de tokens mediante la emisión de activos gratuitos a los inversores. Según el informe, los airdrops destinan una reserva de tokens y luego capitalizan la especulación en el mercado para inflar el valor de los activos e impulsar sus propias ganancias.

El banco advierte que estas iniciativas siguen creciendo en número, a pesar de los vigorosos intentos de reprimir la emisión de cripto en el país, y pide una "detección temprana" y una vigilancia redoblada por parte de los reguladores, aludiendo a la necesidad de la cooperación internacional para proteger mejor a los inversores.

El resto del documento reitera la preocupación por las empresas de cripto que se trasladan al extranjero y utilizan "agentes" extranjeros para invertir en nombre de clientes nacionales en la China continental, así como la advertencia contra los libros blancos fraudulentos y los proyectos de inversión de cripto que se disfrazan de "innovación en la blockchain".

El informe también se refiere a la sospecha de manipulación del mercado y violación de los sistemas antilavado de dinero (AML) en el criptosector - advirtiendo del impacto social negativo que las criptomonedas plantean debido a su uso para evadir los controles de capital, las sanciones internacionales, y para financiar el terrorismo.

Según el banco, a partir del 18 de julio de 2017 -antes de la entrada en vigor de la prohibición del ICO en China- se completaron 65 ICO en China, de las cuales sólo 5 se iniciaron antes de 2017. Durante este período, el número total de participantes en las ICO superó los 105 000, con una financiación acumulada que alcanzó los 2 600 millones de yuanes (unos 375,4 millones de dólares). Según el PBoC, esto representaba el 20 por ciento de la financiación de las ICO a nivel mundial.

Además de su retórica endurecida y su nuevo enfoque en los tokens airdrop, el informe del banco ofrece un panorama histórico de las intervenciones del PBoC hasta la fecha. Esto abarca desde la "Notificación sobre las precauciones contra los riesgos del Bitcoin" de 2013 del banco -que definió al Bitcoin (BTC) como una mercancía virtual que no está reconocida como moneda de curso legal en China- hasta la notoria prohibición del PBoC de septiembre de 2017 sobre las ICO, que criminalizó el modelo por completo.

A pesar de que los reguladores del país continuaron difundiendo una retórica estricta contra la ICO y el comercio, la posesión de criptomonedas no es ilegal en sí misma en China. En un caso reciente, un organismo de arbitraje de la ciudad de Shenzhen protegió al Bitcoin como propiedad, haciendo hincapié en ello:

"No existe ninguna ley o regulación que prohíba explícitamente a las partes tener bitcoin o transacciones privadas en bitcoin, [sólo advertencias] al público sobre los riesgos de inversión. El contrato en este caso estipula la obligación de devolver el bitcoin entre dos personas físicas, y no pertenece a la [prohibición de septiembre de 2017]".