Pistas para explicar el colapso repentino de la tasa de hash de Bitcoin de ayer

La tasa de hash de la red Bitcoin (BTC) sufrió un misterioso colapso repentino el 23 de septiembre, en una súbita caída intradía de 98,000,000 TH/S a 57,700,000 TH/s.

Al cierre de esta edición, los niveles se han recuperado de nuevo a 92,800,295 TH/S, sin embargo, se mantienen por debajo de su reciente registro de 102,848,135 el 18 de septiembre, tal como revelan los datos de Blockchain.com:
Bitcoin network hash rate, Oct. ‘18-present. Source: blockchain.com

Tasa de hash de la red Bitcoin, octubre ‘18-presente. Fuente: blockchain.com

¿Cuál es la lógica?

Como se informó, esta caída brusca y repentina rompió la racha de la red de nuevas altas tasas de hash históricas durante el verano del 2019, lo que provocó la especulación de los comentaristas sobre lo que podría haber desencadenado el colapso.

Una explicación ha sido propuesta por un lector de Cointelegraph que firma como "Jeff Brandt", quien respondió al fenómeno con una teoría de que la recesión temporal en la minería estaba relacionada con un movimiento para actualizar a los mineros ASIC S9 de Bitmain antes del próximo aumento de dificultad de la red de Bitcoin:

“El próximo aumento de la diff [dificultad] en 2 días hará que las generaciones anteriores de S9 (aproximadamente el 50% de la red) funcionen por debajo de la rentabilidad. La semana pasada se publicó un firmware sin restricciones para los S9 y cada operador de grandes granjas está trabajando a un ritmo frenético para actualizar aproximadamente 3 millones de máquinas. El nuevo firmware tiene optimizaciones que exprimen el último bit de eficiencia del S9, reduciendo los vatios/thash-seg de 96W a ~ 80W. Algunas máquinas pueden funcionar sin degradación de la velocidad, mientras que las máquinas más antiguas deben reducir el rendimiento en ~ 30% para lograr los mismos resultados".

Reliquias estadísticas

Christopher Bendiksen, jefe de investigación en el administrador de activos digitales CoinShares, mientras tanto, atribuyó el fuerte aumento a la baja a una reliquia estadística, argumentando que:

“PSA: la tasa de hash #bitcoin no es una medida conocida. Solo se puede estimar a partir de intervalos de bloque anteriores. Los tiempos de bloque están distribuidos por Poisson, lo que a veces causa una gran variación en los intervalos de bloque. Si ocurren seguidamente varios bloques lentos, esto hace que estas estimaciones disminuyan”.

En un tuit de seguimiento, Bendiksen aclaró que los picos duros —tanto hacia arriba como hacia abajo— en los populares gráficos de estimación de tasa de hash de Bitcoin no reflejan el rápido crecimiento del mundo real o las caídas en los niveles de tasa de hash, sino que son "simplemente una reliquia de la variación inherente en la minería PoW".

Para evitar lecturas supuestamente erróneas de esta naturaleza, Bendiksen abogó por usar un promedio de 7 o 14 días para leer las estimaciones de la tasa de hash, agregando:

"Esta es la razón exacta por la cual el protocolo Bitcoin utiliza el promedio de 2016 bloques (2 semanas a 10 millones de bloques) en su Algoritmo de ajuste de dificultad".

En noviembre del 2017, Bitcoin experimentó una repentina caída en el poder de hash de cerca del 50%, lo que provocó temor en ese momento por la posibilidad de que los mineros podrían cambiarse a la red bifurcada, Bitcoin Cash (BCH).

Sigue leyendo: