¿Podría SegWit2x conducir a tres diferentes Bitcoins?

El Acuerdo de Nueva York, que aparentemente resolvió la crisis de escalabilidad de Bitcoin, en realidad puede terminar causando la creación de un tercer Bitcoin.

El acuerdo resultó en la creación del plan SegWit2x, apelando a la implementación inmediata de Segregated Witness y acordando una bifurcación dura en noviembre, que duplicaría el tamaño del bloque Bitcoin.

Aunque esto suena completamente lógico, el problema es que SegWit2x es un compromiso. Como todos los compromisos, ninguno de los dos lados obtiene todo lo que quiere.

No es un compromiso ordinario

SegWit2x no es un compromiso ordinario. Por un lado, los grandes administradores de bloques, tuvieron que conceder una concesión inmediata activando el Testigo Segregado (SegWit). Ahora tienen que confiar en que el otro lado, los partidarios de SegWit, prosigan con el aumento de tamaño prometido para el bloque en pocos meses.

Sin embargo, habiendo recibido lo que querían, la aplicación de Segregated Witness para ser exactos, el equipo SegWit podría fácilmente faltar a su promesa de aumentar el tamaño del bloque.

Si esto sucede, los mineros que apoyan grandes bloques podrían seguir adelante y lanzar la bifurcación dura (hard fork) de todos modos. Esto podría resultar en BTC-SegWit (lo que tenemos hoy en día) y BTC-SegWit2x. Bitcoin Cash se lanzó el 1 de agosto con poco apoyo minero en la actualidad.

Tal división sería, en realidad, mucho más perjudicial que la división de la cadena Bitcoin Cash ya que presumiblemente tendría el apoyo de un gran número de mineros.

También es probable que algunos pequeños mineros de bloque irían junto con la bifurcación (fork), ya que prometieron hacerlo cuando firmaron el acuerdo.

Jameson Lopp, ingeniero de software en BitGo, twitteó hoy:

Volver a la Edad Media

La situación actual de Bitcoin recuerda a la Edad Media cuando la Iglesia Católica se dividió sobre la legitimidad del Papa.

Gran parte de Europa creía que el papa apoyado por los cardenales franceses era legítimo, mientras que el resto de Europa pensaba que el papa italiano era el legítimo heredero del trono de San Pedro.

En un intento por resolver el llamado "Cisma Occidental" y reunir a la iglesia, teólogos de toda Europa convocaron un concilio ecuménico que se reunió en Pisa. El Concilio de Pisa ordenó a ambos papas abdicar y eligió a un nuevo Papa para reemplazarlos.

Desafortunadamente, ni el papa francés ni el italiano renunciarían, lo que resultó en que la Iglesia Católica tuviera tres demandantes al papado. La división no se resolvió durante 39 años hasta que el Santo Emperador Romano intervino para forzar una solución.

Se dice que Mark Twain comentó que la historia no se repite, pero rima. ¿Podría el futuro de Bitcoin hacer eco de una división religiosa medieval? Si lo hace, ¿cómo se resolvería la crisis?