El Banco Central checo se prepara para imponer una multa por llamar "monedas" a Bitcoins físicos

El movimiento criptoanarquista checo Paralelní Polis, Bitcoin “friendly” (BTC), ha recibido una advertencia del banco central del país por emitir sus propias monedas.

La multa del Banco Central es "completamente absurda”

Como informaron los representantes en Twitter el 3 de noviembre, el Banco Nacional Checo (CNB) se ha opuesto a que Paralelní Polis utilice el término "moneda" para describir los tokens de plata conmemorativos que está acuñando actualmente.

En 2018, apareció una nueva ley que otorgaba los derechos exclusivos de la palabra "moneda" a la CNB. 

"El Banco Nacional Checo nos envió una amenaza oficial de que si continuamos usando la palabra ‘Mince' ('Moneda') en nuestro sitio, nos multarán. El banco afirma tener un #Monopolio de la palabra", dice el post de Twitter.

En declaraciones al medio de comunicación local Seznam Zprávy, Martin Leskovjan, presidente del grupo, calificó la situación de "completamente absurda.”

“Estamos llamando a la moneda una moneda", resumió. 

El gobierno se desenamora de las criptos

Desde 2014, Paralelní Polis se ha convertido en una entidad de Bitcoin conocida en la capital checa, Praga, e incluye instalaciones como un café que acepta pagos en BTC. 

Las monedas de plata se encuentran entre los últimos proyectos del colectivo e incluyen un valor nominal de 0.01 BTC (USD 92) a través de una asociación con la startup de monedas en físico BitNotes.

Cada moneda tiene la imagen de una de las tres figuras que son significativas tanto en el espacio Bitcoin como más allá: Ross Ulbricht, Julian Assange y Aaron Swartz.

“Con este proyecto queríamos rendir homenaje a las personas que se rebelaron contra el sistema y cuyo trabajo contribuyó de manera significativa a la libertad en Internet", explica un artículo en un blog sobre el proyecto. 

Como informó Cointelegraph, la República Checa ha optado por un enfoque más conservador a las libertades de las criptomonedas. En agosto, las autoridades optaron por aplicar reglamentos más estrictos que los exigidos por la Unión Europea. 

Bajo los nuevos requisitos, las empresas de criptomonedas que no registren sus actividades podrían enfrentar una multa de hasta USD 20,000.

No dejes de leer: