El protocolo de finanzas descentralizadas (DeFi), DEUS, ha perdido más de USD 6 millones debido a una brecha de seguridad en su stablecoin DEI. El hacker aprovechó una vulnerabilidad en BNB Chain (BNB) el 5 de mayo, según dejó saber la empresa de seguridad blockchain; PeckShield.

Un bot inició el ataque en BNB Chain, lo que provocó una pérdida de más de USD 1.3 millones. El hacker también atacó la red Arbitrum, con despliegues ARB/ETH que perdieron más de USD 5 millones. Los usuarios de Twitter afirmaron que el contrato de tokens tenía un error básico de implementación como causa raíz.

El protocolo confirmó el ataque, puso en pausa todos los contratos y quemó tokens DEI para evitar daños mayores. "Actualmente estamos en proceso de comprender el respaldo real de los tokens DEI", dijo el equipo de DEUS en Twitter, añadiendo que se creará un "plan integral de recuperación y redención" tras un análisis completo de los balances e instantáneas.

DEI se utiliza como mecanismo de garantía para instrumentos de terceros construidos con el protocolo Fantom. Su precio ha caído un 30% en las últimas 24 horas, según datos de CoinMarketCap. Al cierre de esta edición, la stablecoin cotiza a USD 0.20, con lo que ha perdido su paridad de USD 0.30. El año pasado, la stablecoin también perdió su paridad con el dólar estadounidense tras el colapso de Terraform Labs.

No es la primera vez que DEUS Finance ha sido hackeado. El protocolo fue vulnerado en marzo de 2022 en un ataque de préstamo flash, lo que provocó pérdidas de más de USD 3 millones en Dai (DAI) y Ether (ETH). En ese momento, Peckshield reveló que los hackers canalizaron los fondos robados utilizando la herramienta de mezcla de monedas Tornado cash.

DEUS Finance es un mercado descentralizado que permite comerciar activos digitales y físicos, como commodities, en la blockchain Ethereum.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.