¿Ethereum se rindió silenciosamente con respecto a Plasma?

En un post del 27 de enero, Dragonfly Research proclamó que Plasma había muerto, señalando que la comunidad de Ethereum (ETH) está convergiendo en un Rollup Optimista, a pesar del entusiasmo inicial. La noticia contrasta con las anteriores afirmaciones del Grupo Plasma, que argumentaba que la tecnología estaba entrando en fase de producción.

La historia de Plasma

El documento original que detalla la propuesta de Plasma fue publicado en agosto de 2017.

En esencia, Plasma fue concebido como una red de cadenas laterales unidas a la blockchain principal de Ethereum. Habrían permitido descargar la mayor parte de la carga transaccional, mejorando la escalabilidad por órdenes de magnitud. En teoría.

Un problema común de las cadenas laterales es la exigencia de confianza en sus operadores. Plasma intentó resolverlo garantizando la seguridad de los fondos de los usuarios incluso cuando la mayoría de los operadores de cadenas laterales se comportan mal.

Pero había importantes cuestiones prácticas en este enfoque, explican los analistas. Los usuarios habrían tenido que verificar continuamente la cadena lateral, que es una tarea intensiva de computación. Además, en caso de que la cadena lateral tuviera que ser "evacuada" debido a un compromiso de seguridad, toda su historia tendría que ser publicada en la blockchain principal de Ethereum . Esto habría sobrecargado la red hasta un grado que no podría manejar.

A finales de 2018 se desarrollaron una serie de mejoras como Minimum Viable Plasma y Plasma Cash. Pero aunque resolvieron algunos de los problemas anteriores, introdujeron otros igual de serios.

En 2019, los investigadores argumentaron que la comunidad de Ethereum había comenzado a explorar una nueva clase de soluciones de capa dos llamada "rollups".

La primera solución, llamada zk-Rollups, utiliza pruebas de conocimiento cero para garantizar la corrección de todas las transacciones en la cadena lateral. Sin embargo, la criptografía computacionalmente intensiva que se encuentra detrás de esta solución y la imposibilidad de utilizar contratos inteligentes constituían serios inconvenientes.

La segunda iteración, llamada Optimistic Rollup, elimina la necesidad de pruebas de conocimiento cero cambiando el principio detrás de las reglas de consenso. En lugar de verificar cada transacción, el sistema simplemente asume que todas ellas son válidas.

Los usuarios, en lugar de probar la corrección de toda la cadena lateral, deben intervenir sólo cuando vean una transacción inválida presentando una "prueba de fraude".

Según los investigadores de Dragonfly, esta es la solución en la que la comunidad de Ethereum está convergiendo actualmente.

No hay obituarios para Plasma

El presunto pesimismo que rodea a Plasma entre los desarrolladores de Ethereum se ha ocultado en general a la vista del público durante todo el año 2019.

Ya en junio de 2019, cuando la transición a los rollups estaba en marcha según Dragonfly, Vitalik Buterin escribió en un post que "ambas soluciones de escalabilidad tienen un brillante futuro por delante", refiriéndose a Plasma y a Sharding.

Sin embargo, en un hilo de Twitter de agosto de 2019, reportado en su momento por Trustnodes, Buterin dejó ver su negatividad hacia Plasma. Reconociendo los mismos problemas señalados por Dragonfly, argumentó que el problema de salir de la cadena lateral lo hace poco práctico para el uso público:

"Los juegos de salida de Plasma se vuelven más difíciles cuando puedes hacer cambios en una cuenta sin el consentimiento del destinatario, ya que no puedes asumir que los usuarios honestos conocen sus últimos estados. Los canales no pueden apoyar 'objetos de interés público' (por ejemplo, Uniswap) en absoluto".

El hilo de Twitter ha sido eliminado desde entonces.

Como Cointelegraph informó el 10 de enero, el Grupo de Plasma sin fines de lucro había anunciado el fin de su investigación en la tecnología.

Sin embargo, el grupo motivó la decisión diciendo que la investigación era simplemente innecesaria, ya que la aplicación estaba en marcha:

"Es sorprendente ver la multitud de equipos competentes empujando la producción de plasma a la realidad ahora. Este cambio de la investigación a la implementación significa que nuestra misión como organización de investigación debe cambiar también."

El artículo original afirmaba que el equipo se centraría en la financiación de bienes públicos, desviando su atención de la escalabilidad. Sin embargo, el 15 de enero la organización anunció su transición a la implementación de Optimistic Rollup para este propósito. La investigación de la tecnología fue de hecho uno de los últimos esfuerzos del Grupo de Plasma.

El proyecto OmiseGo (OMG) sigue avanzando con Plasma. Su More Viable Plasma implementa algunos de los conceptos generales del Optimistic Rollup, ya que también se basa en que los usuarios informen sobre comportamientos ilícitos.

Sin embargo, la comunidad de desarrollo de Ethereum en general parece haber proclamado silenciosamente la muerte de Plasma.

Los representantes de la Fundación Ethereum y el Grupo Plasma no respondieron inmediatamente a las solicitudes de Cointelegraph para hacer comentarios. Este artículo se actualizará a medida que lleguen las respuestas.

No dejes de leer: