DLT en Políticas de Migración: Cómo la blockchain puede ayudar tanto a los refugiados como a los países de acogida

Como advirtió la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados en los primeros días de septiembre, la tasa de mortalidad de los refugiados que intentan llegar a Europa ha aumentado. Eso suena aún más cruel si se tiene en cuenta que los números que tratan de hacer la travesía han caído.

Por cada 18 personas que cruzan a Europa por el Mediterráneo central entre enero y julio de 2018, muere una persona. Esto es dos veces más que en el mismo período de 2017, cuando hubo una muerte por cada 42 refugiados e inmigrantes que intentaron cruzar la frontera.

El verano en los Estados Unidos trajo el escándalo con la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE) y la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Ambos organismos fueron acusados de tener una política de cero tolerancia y de separar a los niños inmigrantes ilegales de sus padres. Los arrestos anuales de inmigrantes se han disparado desde enero de 2017, de 110 568 en 2016 a 143 470 en 2017.

Aunque las palabras de moda "crisis de los refugiados" se dejaron en el año 2015, el problema de la migración masiva sigue siendo uno de los temas centrales en el siglo XXI, dado el gran número de crisis económicas y sociopolíticas -desde Siria hasta Venezuela- e incluso la crisis de la migración climática mundial, esperada por los científicos. Dada la importancia y la dificultad de una política de migración decente, ¿podemos confiar en las tecnologías descentralizadas para mejorarla? De hecho, sí. 

El pasaporte global

El primer y más importante problema que puede surgir si has sido desplazado o estás huyendo de la guerra, el terror o el hambre es la pérdida de documentos. Los refugiados pueden quedar sin sus pasaportes, derechos de propiedad o diplomas durante una huida de emergencia y la falta de seguridad en su camino hacia los países de asilo. Esto, a su vez, conduce a problemas y retrasos en el proceso burocrático de su identificación y aceptación en su nueva patria. Como se descubrió en la investigación del Consejo Noruego para los Refugiados, el 70 por ciento de los refugiados sirios carecen de identificación básica y de documentos que demuestren que tienen propiedades.

Las naciones anfitrionas ciertamente tienen parte en el daño, ya que enfrentan problemas de accesibilidad de información vital sobre los recién llegados -tratando con el refugiado indocumentado, el servicio de inmigración no puede obtener la información sobre su estado de salud, lazos familiares o antecedentes penales, o verificar cualquier otro dato vital que les ayude a tomar una decisión. Sobra decir que esto puede llevar a que la designación de la condición de refugiado sea explotada por los migrantes económicos, fugitivos o incluso los criminales de guerra que causaron el desplazamiento en masa.

No solo los organismos gubernamentales se ocupan de los documentos de un individuo, y por lo tanto los problemas podrían empeorar después de que se le conceda asilo o incluso un nuevo pasaporte. Al estar menos atadas a la ética humanitaria, las empresas podrían tener demandas aún más rígidas de documentación probada. Ya es bastante difícil conseguir un trabajo altamente cualificado y bien remunerado incluso para un profesional nativo, pero la ausencia de un diploma reduce las posibilidades de acercarse a cero, independientemente de las habilidades reales y de la experiencia profesional.

Lo mismo podría aplicarse a la miríada de otros aspectos de la vida en nuestro mundo altamente burocratizado. Desde la asistencia médica pública hasta los créditos bancarios, la falta de documentos necesarios coloca a los refugiados en una posición de exclusión y los empuja a otras estructuras tradicionales (basadas en el origen étnico o la religión) que ofrecen alguna compensación y asistencia frente a la indiferencia del país de acogida. Los resultados de esta dinámica apenas pueden calificarse de integración exitosa.

Otra cuestión importante es la seguridad de los datos. Las identidades personales de los refugiados se restablecen cuidadosamente con el apoyo de sistemas biométricos inteligentes establecidos por la Agencia de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR). La ACNUR registra a millones de refugiados y mantiene esos registros en una base de datos. Pero la evidencia sugiere que los sistemas centralizados como éste podrían ser propensos a los ataques. Como señala un informe sobre el sitio del ACNUR, Aadhaar (la enorme base de datos biométricos de la India y la mayor base de datos nacional de personas del mundo) ha sufrido graves violaciones, y el año pasado se denunció que el acceso estaba a la venta en Internet por tan solo $8. 

Financiación y gobierno

Pero hay una gran distancia entre los solicitantes de asilo y sus problemas como inmigrantes legales en un nuevo país… y no todos los refugiados pueden cubrirla, incluso si llevaron a salvo todos los documentos necesarios. A pesar de la importante oferta financiera y la atención de diversos organismos nacionales, multinacionales y organizaciones no gubernamentales (ONG), el problema de la gobernanza y la financiación sigue siendo un grave defecto de la política de inmigración.

A la espera de la decisión de las naciones anfitrionas, los refugiados pasan meses y años en campamentos y centros, donde a menudo carecen de las comodidades básicas e incluso de seguridad. Las rondas y rondas de entrevistas, documentos y procedimientos de apelación los separan de su nueva vida y no están a salvo de las fallas y la comunicación ineficaz dentro del sistema. Y el costo de un error "estadísticamente raro" es el destino individual.

La distribución del dinero es otra actividad burocrática fundamental con un alto riesgo de errores y malas prácticas. El costo del error es sorprendentemente alto. Los investigadores del grupo Development Initiatives, con sede en Bristol estimaron que al menos $22 000 millones de los más de $100 000 millones comunicados por los donantes como asistencia oficial para el desarrollo bilateral en 2011 nunca se transfirieron a los países en desarrollo. El dinero se gastó en actividades en los países donantes, o se destinó a la cancelación o reprogramación de la deuda. En su informe sobre la eficiencia de los campos de refugiados griegos en medio de la crisis siria, subvencionado por varios organismos internacionales, The Guardian citó la estimación oficial de un alto funcionario de ayuda anónima de que se habían malgastado hasta $70 de cada $100 gastados.

En su informe de 2017, Human Rights Watch advirtió sobre la falta de transparencia en la financiación de los donantes, especialmente en lo que se refiere a proporcionar oportunidades de educación a por lo menos 1,6 millones de niños en edad escolar de Siria. Las ONG representaron cientos de millones de fondos infrautilizados y destacaron los principales problemas, entre ellos la falta de información sobre los proyectos que los donantes están financiando y su calendario, y la falta de informes coherentes, detallados y oportunos por parte de los donantes.

El experimento finlandés

Finlandia, un país con una población de 5,5 millones de habitantes, no puede presumir de tener un gran número de refugiados. Para 2018, estableció una cuota de 750 personas, principalmente procedentes de Siria y de la República Democrática del Congo. Eso es mucho menos que la vecina Suecia, que prometió recibir 3400. Sin embargo, el país es un ejemplo mundial del uso de tecnología eficaz en la política de inmigración: Está usando una blockchain para ayudar a los recién llegados a ponerse de pie más rápido.

Desde hace ya tres años, el Servicio de Inmigración finlandés ofrece a los solicitantes de asilo tarjetas Mastercards prepagadas en lugar de los tradicionales desembolsos en efectivo, y hoy en día el programa cuenta con varios miles de titulares de tarjetas activas. La tarjeta está vinculada a una identidad digital única almacenada en una blockchain. El sistema, desarrollado por la empresa MONI, con sede en Helsinki, mantiene una cuenta bancaria analógica completa para cada uno de sus participantes.

La gente puede usar sus cuentas para pagar cuentas, comprar o recibir salarios. Cada transacción se registra en una base de datos pública mantenida por una red descentralizada. Esto permite al Servicio de Inmigración hacer un seguimiento de los titulares de las tarjetas y de sus gastos. Y para los inmigrantes, una cuenta MONI significa una herramienta bancaria simple y lista para usar, así como la capacidad permanente de verificar su identificación ante sus empleadores.

De los secretos de Soros a la adopción en la ONU 

En el Foro Económico Mundial de Davos, en enero de 2018, el multimillonario inversor y filántropo George Soros reveló que sus estructuras ya utilizan una blockchain en las políticas de inmigración:

“La tecnología blockchain se puede utilizar de forma positiva. Y lo utilizamos, en realidad, para ayudar a los migrantes a comunicarse con sus familias y a mantener su dinero a salvo y a llevarlo consigo.” 

Sin embargo, durante la sesión de preguntas y respuestas, Soros no reveló los detalles de esta implementación y desde entonces no se ha compartido información adicional. Mientras que los multimillonarios mantienen sus buenas acciones en secreto, la ONU (la principal fuerza internacional en la prestación de ayuda humanitaria y asistencia para la migración) ya ha intensificado la adopción de la tecnología blockchain.

En 2017, Accenture y Microsoft Corp. se unieron para construir una red de identificación digital utilizando tecnología blockchain como parte de un proyecto apoyado por la ONU para proporcionar identificación legal a 1100 millones de personas en todo el mundo sin documentos oficiales. Las empresas presentaron un prototipo de la red en la sede de la ONU durante la segunda cumbre de ID2020.

El objetivo de la herramienta es almacenar datos biométricos (una huella dactilar o un escaneado del iris) en una blockchain y ayudar así a los individuos a probar su identidad, incluso en el caso de la pérdida de documentación en papel. La plataforma también conectará los sistemas de registro existentes de entidades comerciales y públicas. David Treat, director general de la práctica de servicios financieros de Accenture, llegó incluso a afirmar que dicha identidad digital es un "derecho humano básico”:

“Sin una identidad, no se puede acceder a la educación, a los servicios financieros, a la atención de la salud.... lo que sea. Estás privado de derechos y marginado de la sociedad.”

La ONU no es ajena a la blockchain en lo absoluto. El organismo multinacional organizó una serie de eventos públicos para debatir sobre la tecnología innovadora, e incluso creó en julio de 2018 el "Grupo de Alto Nivel sobre Cooperación Digital", que incluye explícitamente la tecnología blockchain en la agenda. A principios de mayo, firmó un Memorando de Entendimiento (MOU) con la plataforma blockchain IOTA para explorar cómo la tecnología podría aumentar la eficiencia.

La organización también es responsable de una de las mayores implementaciones de blockchain Ethereum para una causa benéfica en la historia reciente. En mayo de 2017, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas dirigió recursos a miles de refugiados sirios entregándoles vales basados en criptomonedas que podían ser canjeados en los mercados participantes.

Los códigos de cupones criptográficamente únicos que representan un número no revelado de dinares jordanos han sido enviados a docenas de tiendas. Lo que se necesita de los cajeros es simplemente verificar la identidad del usuario mediante el uso de hardware de escaneo ocular. Se ha dicho que el programa piloto, que benefició a 10 000 refugiados sirios, le ahorró a la agencia $150 000 al mes, a la vez que eliminó el 98% de los gastos de transferencia relacionados con el banco.

En febrero de 2018, Robert Opp, director del Programa Mundial de Alimentos, dijo a Bloomberg que la ONU expandiría su sistema de pagos blockchain. La agencia espera recortar millones de dólares en comisiones por transferencias bancarias al cambiar a libros de contabilidad distribuidos basados en la red de divisas digitales Ethereum. En el sitio oficial del PMA se menciona que, hasta enero de 2018, más de 100 000 personas que residen en campamentos han canjeado la asistencia a través del sistema. Y en la próxima etapa del proyecto se ampliará a los 500 000 refugiados sirios en Jordania que reciben apoyo del PMA.

Y al menos otras seis agencias de la ONU -incluyendo la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), U.N. Women, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD)- están considerando ahora la posibilidad de presentar solicitudes blockchain que podrían ayudar a apoyar la asistencia internacional, en particular las herramientas de gestión de la cadena de suministro, la autoauditoría de pagos, la gestión de identidades y el almacenamiento de datos.

Por supuesto, la blockchain no puede resolver todos los problemas políticos que sufre la política de inmigración. Es solo una herramienta tecnológica (aunque muy ambiciosa) y no enseñará la compasión de los xenófobos, y no garantizará a los refugiados una integración cultural exitosa ni creará puestos de trabajo bien remunerados, significativos y protegidos socialmente. Es útil para la política, pero no puede ser un sustituto de la voluntad política.

Tampoco podemos simplemente ignorar la polémica naturaleza del grado de control que la blockchain promete a las naciones anfitrionas y a los organismos humanitarios. La tecnología del libro mayor descentralizado (DLT) se enorgullece innegablemente de sus raíces criptoanárquicas y cifradas, y desafía el poder que hemos dado a los gobiernos y a los sistemas financieros. Por lo tanto, no podemos cuestionar algo antiliberal en esas capacidades de biocontrol que la blockchain podría ayudar a obtener para las agencias gubernamentales de inmigración.

La inmigración probablemente no se convertirá en un tema menos problemático en un futuro próximo, siempre y cuando tengamos guerras, hambre y desigualdad (por no mencionar las amenazas inminentes del cambio climático) y la falta de una solución filosófica definitiva a la cuestión de las fronteras y el bienestar nacional. Pero lo que la blockchain podría hacer es ayudar a los refugiados a obtener una ayuda financiera más transparente y generosa, guardar sus documentos vitales y hacer un seguimiento del proceso de las solicitudes sin ningún error humano. Eso suena como algo bueno para empezar.