Miembro del Comité Ejecutivo del BCE: Las stablecoins mundiales ponen en peligro a una Europa "fragmentada"

Benoit Coeure, miembro del Consejo de Administración del Banco Central Europeo (BCE), ha advertido que las stablecoins mundiales siguen sin probarse y aumentan los riesgos potenciales en múltiples ámbitos políticos.  

Coeure, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, dio un discurso en la Conferencia Conjunta del BCE y el Banco Nacional de Bélgica el 26 de noviembre, titulado "Cruzando el abismo hacia el abismo de los pagos al por menor del mañana."

Las stablecoins mundiales plantean grandes riesgos políticos

El discurso de Coeure se centró en el fracaso a la hora de establecer una solución paneuropea y basada en el mercado para los pagos digitales al por menor.

A pesar de los avances en iniciativas de back-end como la SEPA y el sistema TARGET Instant Payment Settlement (TIPS), ninguna solución paneuropea ha logrado avances equivalentes en los pagos en el punto de venta y en línea, dijo. 

Por lo tanto, la UE "corre el riesgo de perder su ventaja económica", con una fragmentación nacional que, en su opinión, paraliza la competencia y ahoga la innovación a nivel paneuropeo.

Veinte años después de la introducción del euro, esta falta de armonización de los servicios de pagos transfronterizos ha estimulado el interés de los consumidores por alternativas más rápidas y baratas y nuevos ecosistemas. En este sentido, advirtió sobre los riesgos potenciales de la dependencia de Europa de nuevas iniciativas globales:

“Los acuerdos globales sobre las stablecoins [...] aumentan los riesgos potenciales en una amplia gama de ámbitos políticos, como la seguridad jurídica, la protección de los inversores, la estabilidad financiera y el cumplimiento de los requisitos contra el lavado de dinero. Las autoridades públicas han dejado claro que el listón será muy alto para que estas iniciativas de stablecoins puedan operar.”

Couere continuó subrayando que la dependencia de los actores globales no europeos genera un riesgo estratégico para la "autonomía y resistencia de los sistemas de pago europeos.”

Los bancos centrales no deben reprimir al sector privado

Coeure también señaló que los bancos centrales tendrán que adaptar sus políticas e instrumentos para responder a los nuevos retos de protección del consumidor y de transmisión de la política monetaria a medida que las nuevas tecnologías remodelen el comportamiento de pago de los consumidores. 

Señaló que el BCE está investigando si las monedas digitales de los bancos centrales podrían garantizar que los ciudadanos "sigan siendo capaces de utilizar el dinero del banco central incluso si el efectivo ya no se utiliza", pero señaló la necesidad de tener en cuenta su impacto más amplio en la intermediación financiera.

Sin embargo, las posibles iniciativas dirigidas por los bancos centrales no deberían desplazar a los agentes del sector privado que intentan desarrollar pagos al por menor rápidos y eficientes en la zona del euro, subrayó Coeure.

Como informó Cointelegraph, Couere ha seguido una línea de prudencia en relación con los sistemas de pago globales de stablecoins, cuya discusión se ha intensificado desde que Facebook dio a conocer su proyecto Libra.

Libra ha recibido una respuesta fría de varios legisladores europeos, entre ellos el ministro de Finanzas francés Bruno Le Maire, quien ha advertido que Libra no debería autorizarse en suelo europeo, ya que pondría en peligro la soberanía monetaria de los Estados.

No dejes de leer: