Francia y Alemania: cómo las tradiciones regulatorias en dos países podrían afectar la legislación de la UE

La primera reunión de ministros de finanzas del G20 y directores de bancos centrales este año fue anticipada por la criptocomunidad después de una serie de palabras y hechos separados sobre regulación entre los principales jugadores del mundo. Pero no hubo declaraciones marco conjuntas después de la reunión. Con las declaraciones cautelosas de la Junta de Estabilidad Financiera enfriando el entusiasmo de los miembros individuales por discutir criptomonedas, todo lo que salió de la cumbre fue simplemente un par de pasos pequeños en la dirección anticipada. Ahora, nuevamente, la comunidad tiene que hacer lo que ha estado haciendo todo el tiempo: interpretar señales sutiles y señales contradictorias que emanan de los legisladores que representan estados-naciones individuales.

Francia, uno de los defensores vocales de la regulación de la criptomoneda en el nivel G20, ha sido un importante semillero de señales contradictorias últimamente. En un reciente giro de 180°, los reguladores franceses dieron a conocer un conjunto de nuevas reglas para las ofertas iniciales de monedas (ICO) que se muestran extremadamente indulgentes con los empresarios y los inversores. El desarrollo resultó completamente inesperado, especialmente dado el hecho de que solo unos días antes del anuncio, la misma agencia reguladora tomó medidas enérgicas contra 15 sitios web relacionados con la criptomoneda para la comercialización ilegal de servicios de inversión.

Alemania es otra potencia europea que propuso un enfoque unificado para la criptorregulación a principios de este año. Al igual que su vecino, Alemania parece estar oscilando su punto de vista, aunque de una manera menos dramática. Tras emitir una serie de advertencias sobre el carácter especulativo del comercio de criptomonedas y las inversiones de ICO en noviembre pasado, las autoridades alemanas ahora aclaran algunas de sus posiciones y emiten guiños prometedores.

Como las potencias dominantes de la Unión Europea, este dúo probablemente liderará el camino en la elaboración de cualquier norma potencial a nivel de bloque para dirigir Blockchain y la riqueza de sus aplicaciones. A pesar de las marcadas distinciones en la forma en que operan sus sistemas legales y regímenes regulatorios, en las últimas décadas Francia y Alemania han exhibido bastantes patrones comunes en el manejo de los nuevos desafíos regulatorios provocados por el auge de las industrias de Internet.

Desde la limitación del habla en línea hasta la protección de los datos de los usuarios y la imposición de impuestos a los gigantes tecnológicos, ambos han demostrado un gran apetito por afirmar su soberanía sobre el ámbito en línea. Suponiendo que es muy probable que el espíritu de una gobernanza de Internet más amplia se traslade a la regulación de Blockchain, una mirada más cercana a los patrones ya establecidos es útil para visualizar cómo podrían lucir las inminentes políticas relacionadas con criptomonedas.

Infrastructura e ISPs

Una cosa para recordar sobre la Europa continental es que históricamente el papel del Estado y la burocracia centralizada ha sido mayor que en los sistemas anglosajones basados en la ley "de hecho". La tradición del derecho estatutario junto con la cultura política corporativista prescribía no solo un abrazo general, sino también la expectativa de una participación reguladora activa en nombre del estado en las esferas más importantes de la política interna. Ambos estados ciertamente han estado a la altura de estas expectativas.

El gobierno francés ha estado administrando directamente las redes de comunicación desde las primeras etapas de su expansión masiva. La primera red para conectar a un gran número de franceses no era Internet, sino el Minitel local y altamente centralizado. Una vez que la superioridad funcional de la red mundial se hizo evidente para el gobierno, tomó medidas para impulsar la adopción de Internet, de nuevo, a través de un programa estatal. Los requisitos de bloqueo de contenido están integrados en la legislación, y son los proveedores de servicios de Internet (ISP) los responsables de las violaciones. Los ISP sí participan en algún grado de autorregulación, pero generalmente una respuesta gubernamental precede cualquier restricción autoimpuesta. El bloqueo se usa ampliamente para hacer cumplir los derechos de autor y prevenir actividades ilícitas como el juego sin licencia o la distribución de contenido que representa abuso infantil.

Pic

En el sistema alemán existe un conjunto muy diferente de normas y prácticas nacionales, donde se afianzó la idea de una "autorregulación regulada". Al menos en parte, surgió como una consecuencia involuntaria del federalismo alemán: si bien el debate sobre si el contenido web policial debería ser una prerrogativa de las autoridades nacionales o federales arrastrado durante años, los ISP pudieron utilizar este tiempo para armar un sistema funcional de asociaciones industriales. Una parte de este sistema es una autoridad de autorregulación que se asocia directamente con los motores de búsqueda. Como resultado, no existe un bloqueo directo, ya que el filtrado del contenido ocurre en la etapa de indexación. Los ISP no se hacen responsables del contenido ilegal que viaja a través de sus tuberías. Las industrias de la comunicación controlan una poderosa red de intereses organizados que se opone firmemente a la censura.

Regulación de habla en línea

Tanto Francia cuanto Alemania han adoptado una postura similarmente agresiva en la vigilancia de algunas formas de expresión en línea. La ley francesa tipifica como delito los discursos racistas y antisemitas tanto en línea cuanto fuera de línea; cada nuevo gobierno presenta rutinariamente un nuevo programa estatal integral para combatir el odio en la esfera pública. La fe de los funcionarios estatales en el poder de la regulación del contenido directo parece ser infalible: por un lado, el presidente Emmanuel Macron se comprometió en enero a lanzar una ley de noticias contra la falsificación para fines del 2018.

La búsqueda legislativa alemana contra el discurso del odio culminó en la "ley de Facebook" del 2017, que impuso fuertes sanciones a las plataformas de redes sociales por no eliminar rápidamente el contenido ilegal de la vista pública. Facebook y Twitter respondieron publicando números récord de moderadores de habla alemana a principios del 2018. Los efectos de estos alojamientos mutuos aún están por verse. Mientras tanto, la aplicación de la ley alemana ocasionalmente sorprende a personas particularmente mal habladas con redadas en sus hogares.

Datos personales

Otra similitud entre las dos naciones ha sido el grado de protección otorgado a los datos personales de los usuarios de Internet, así como su disposición a aplicar esta protección frente a Facebook y Google. La autoridad reguladora de la competencia de Alemania se ha lanzado en contra de Zuckerberg & Co, citando supuestos abusos de su posición dominante en el mercado de datos personales. Francia discrepó con las prácticas aparentemente sombrías de Facebook de recolectar los datos de los usuarios de WhatsApp sin consentimiento.

Una batalla de privacidad diferente, ahora contra Google, se desarrolló sobre la ley de la UE que otorga a los usuarios el "derecho al olvido" –un requisito para que los motores de búsqueda eliminen las URL que contienen información personal obsoleta o irrelevante a petición de las personas. Un tribunal en Munich emitió una orden exigiendo que el procedimiento de eliminación de URL de Google se cambie de una manera que no permita que los enlaces purgados resurjan tan fácilmente como lo hacen ahora. Mientras tanto, la demanda de Francia contra el gigante de las búsquedas, que busca extender el derecho a ser olvidada a jurisdicciones fuera de la UE, será escuchada por el Tribunal de Justicia de la UE después de tres años de litigio en los tribunales inferiores.

Políticas fiscales

GAFA es un acrónimo que los legisladores de la UE a menudo usan para referirse a gigantes tecnológicos globales (esencialmente, estadounidenses) con presencia masiva en Europa. A pesar de que originalmente significa Google, Apple, Facebook y Amazon, el término ha llegado a connotar cualquier plataforma de estatura comparable, utilizada principalmente con respecto a la necesidad de hacerlos responsables. Los impuestos son un problema de GAFA que los políticos europeos han estado presionando durante la mayor parte del 2017 y principios del 2018. No es ningún secreto que las grandes compañías de tecnología han sido ingeniosas para minimizar sus obligaciones tributarias sobre sus ganancias europeas durante años, pero ahora parece que es suficiente suficiente para la UE.

Alemania y Francia ya han abordado el tema en casa: ambas naciones introdujeron impuestos a los distribuidores de videos como Youtube y Netflix, y los ingresos fluyen para respaldar la producción de contenido local. El gobierno francés ahora busca avanzar en las reglas de la UE que impongan impuestos a las empresas digitales sobre los ingresos en lugar de las ganancias, una medida que supuestamente aliviará la práctica de registrar las ganancias en jurisdicciones de bajos impuestos de la UE en lugar de ganarlas. Una coalición gobernante en el parlamento alemán propone una solución ligeramente diferente: un sistema fiscal consolidado que distribuye proporcionalmente las ganancias europeas de las empresas según la ubicación geográfica de sus clientes. Independientemente del enfoque que finalmente prevalezca, no hay duda de que los días de los paraísos fiscales europeos de GAFA están contados.

Takeaways

No importa cuán peculiar y nueva la regulación de criptomonedas pueda parecer, no emerge en el vacío. Al igual que cualquier otra esfera de gobierno, lleva el espíritu y la coloración del sistema más amplio de control legal dentro del cual opera. La historia de Suiza es canónica en este sentido: no es de extrañar que un país con una presencia tradicionalmente escasa en el gobierno y un tremendo historial de acumulación y gestión de riqueza extranjera esté emergiendo como un centro cripto en auge.

Como dijo Marc P. Bernegger, criptomempresario suizo y miembro del Consejo de Crypto Finance Group en Zug, en una entrevista para Cointelegraph:

"Suiza tiene en general un enfoque muy liberal y muchas menos reglas y regulaciones que otros países. Con nuestro sistema democrático directo, todo el gobierno ya está descentralizado, lo que parece ser una de las razones de su comportamiento amistoso. (...) Hoy, literalmente, todas las semanas hay varias empresas nuevas de blockchain que se mudan a la criptonación de Suiza."

Sin embargo, un principio que parece tan intuitivo en el caso suizo se invoca con menos frecuencia con respecto a Francia y Alemania. A medida que la sabiduría común los sitúa a ambos en la línea de las naciones liberales "progresistas", muchos en la criptocomunidad anticipan que estos gobiernos tendrán libertad de acción. Sin embargo, la forma en que las autoridades francesas y alemanas han estado manejando industrias tecnológicas sugiere que debemos ser modestos en nuestras expectativas.

Ambos estados claramente tienen una inclinación por la regulación. Independientemente de si se trata de un control legislativo directo al estilo francés o de un sistema regulador más "distribuido" similar al alemán que se emplea para uso doméstico, en el flanco exterior los estados-nación europeos son igualmente protectores de sus dominios soberanos. Frente a las fuerzas globales que aprovechan sus jurisdicciones, tanto Alemania cuanto Francia prefieren actuar de forma agresiva, ya sea para proteger los datos personales de los ciudadanos o recaudar impuestos sobre las plataformas digitales. Las preocupaciones de seguridad sobre la financiación de grupos de odio o actividades terroristas también podrían generar resultados restrictivos. Con todo, incluso cuando las señales que provienen de las potencias europeas sean positivas, los empresarios de Blockchain no deberían celebrarlo con rapidez: aún podría haber condiciones.

En el lado positivo, la participación del estado en la definición de las reglas del juego no es necesariamente algo terrible. Dado que esta no es una situación de suma cero, un diálogo significativo entre los responsables de la política y los intereses de la industria organizada puede dar lugar a acuerdos que tengan sentido para todos. Al menos en Alemania, ese diálogo parece estar teniendo lugar. Según Blockchain Bundesverband, un grupo de defensa que promueve los intereses de la criptocomunidad alemana, el gobierno ha comenzado a abordar la regulación Blockchain en serio. La Dra. Nina Siedler, quien dirige el grupo de trabajo con Tokens/Finanzas de la organización, sonó optimista al respecto:

"La comunidad quiere reglas justas, un campo de nivel para todos. La mayoría de los problemas están cubiertos por las leyes existentes, pero el problema es que algunas de las reglas no son muy específicas. La presencia del gobierno en este proceso no es molesta, no quieren sobrerregular. Claramente quieren darle una oportunidad a esta economía en ascenso."

El Dr. Siedler también sugirió que algunas de las "zonas grises" en la gobernanza de Blockchain podrían abordarse mediante un esfuerzo coordinado de autorregulación. Mencionó que actualmente se está llevando a cabo una iniciativa en toda Europa para formular un código de conducta para emprendedores de Blockchain, un conjunto de mejores prácticas que delineará los principios fundacionales del autogobierno de la industria. Este desarrollo ofrece cierta esperanza con respecto al futuro de la criptorregulación europea. Como lo ilustra el caso de los PSI alemanes, poner los intereses organizados al principio del proceso de explorar un área de política no planificada tiene el potencial de colocar a toda la industria en una posición ventajosa más adelante.