Empresa de recompensas de juegos se asocia con la plataforma de streaming basada en blockchain, DLive

La compañía de marketing y recompensas basada en blockchain con sede en Estados Unidos, Refereum, ha anunciado su última asociación con la plataforma de streaming descentralizada, DLive, para recompensar a los jugadores por crear y ver contenido.

Según un comunicado de prensa compartido con Cointelegraph el 7 de noviembre, la asociación de Refereum con una de las plataformas de streaming más grandes de blockchain, DLive, permitirá a los usuarios ganar recompensas por sus juegos en vivo.

DLive es el primer servicio de streaming alimentado por una cadena de bloques que se une a la plataforma Refereum, junto con Twitch y Mixer. El director ejecutivo de DLive, Charles Wayn, dijo:

"Traer beneficios a nuestros streamers es siempre una de las prioridades del equipo de DLive. Estamos muy contentos de asociarnos con Refereum para lograr objetivos compartidos y, en última instancia, beneficiar a toda la comunidad de creadores de contenido".

Se dice que la integración de Refereum a DLive se ha puesto en marcha, lo que permite a los jugadores empezar a ganar recompensas mediante la participación en una variedad de transmisiones en directo.

Refereum lleva los criptopagos a PUBG

En julio, Refereum anunció una asociación con un desarrollador y editor de juegos en línea con sede en Corea del Sur para ampliar su plan de recompensas en el juego. Refereum dijo en ese momento que desplegaría una función de criptoago para los jugadores de Playerunknown's Battlegrounds, un juego que ha visto más de 8 millones de ventas.

DLive emplea el nombre más grande en los juegos

En abril, PewDiePie, la personalidad detrás del canal de juegos más suscrito en YouTube, comenzó a transmitir exclusivamente en DLive. Poco más de un mes después de que esta asociación comenzara, DLive vio un aumento del 67% en usuarios activos mensuales, afirmando que su audiencia había representado más de 5 millones de espectadores y más de 70,000 streamers en ese momento.

No dejes de leer: