En México, de las palabras remesas y cripto ha nacido un nuevo término: las criptoremesas

Un nuevo fenómeno se está comenzando a ver en México y su frontera norte con los Estados Unidos y son las criptoremesas, ésa que ha permitido a muchos emigrantes saltar controles gubernamentales en otras latitudes, ahora tiene su presencia en uno de los corredores más importantes a nivel mundial en cuanto a volumen de pagos transfronterizos se refiere.

Con el nacimiento de Bitcoin en el 2009 y su tecnología subyacente Blockchain que ha permitido la descentralización y gobernanza autónoma de sus usuarios, el uso creciente en las transacciones de pagos de cualquier índole ha tenido una explosión en los últimos meses gracias a la aplicación por diferentes actores importantes en casos de uso corrientes como las remesas.

Después que en 2017 el presidente de Estados Unidos, Donald Trump amenazó con hacerle pagar a México la construcción del muro fronterizo entre ambos países, sugiriendo el uso de las remesas que los trabajadores envían a sus familias, la necesidad de una forma alternativa de enviar dinero se hizo imprescindible.

Las remesas en México suponen un impacto económico de alta trascendencia, ya que sigue siendo una de las principales fuentes de ingresos del país latinoamericano. El flujo entre los dos países de pagos transfronterizos es uno de los más importantes del mundo, ocupando la tercera posición con más de USD 35,000 millones de dólares en el 2019, un crecimiento del +9%, por debajo de países superpoblados como China e India, según informes del Banco Mundial.

Y precisamente este aumento en los últimos años en este corredor de remesas ha sido gracias al aumento de las transferencias electrónicas, un tipo de cambio favorable al dólar, la caída del desempleo en los Estados Unidos y, por irónico que parezca, la inseguridad que producen las amenazas de Trump.

Fundamentalmente este aumento de transacciones electrónicas ha sido por el pago de tarifas más bajas que el coste medio de las transacciones financiadas por los bancos tradicionales, con un promedio del 4.8%. Según datos del Banco Mundial, una remesa de USD 200 dólares en promedio a nivel global tiene un coste del 7%, aunque en América Latina es más económico con un coste del 6.3%.

Criptoremesas

Debido a que muchas familias en México dependen del sustento enviado por familiares en el otro lado de la frontera norte, algunos de los cuales lo usan para financiar negocios locales, el uso de las criptomonedas podría experimentar un nuevo auge entre otras razones por la seguridad, rapidez y bajo coste. En los últimos años ha crecido el aumento de aplicaciones móviles que usan las criptomonedas como puente para el envío de remesas.

Más del 56% de los mexicanos no tienen cuenta bancaria y hasta ahora solían recibir el dinero en metálico, recibir dinero por estas aplicaciones ahora es más fácil para la mayoría y es un enfoque que plataformas como Bitso están aprovechando al máximo.

Bitso es una de las plataformas que más está creciendo en México y que precisamente facilitan el envío y recepción de dinero mediante criptomonedas como Bitcoin y el token XRP de Ripple.

El uso de la aplicación de Bitso les ofrece a los mexicanos la seguridad que no da la moneda local y además les permite ahorrar sin el miedo de que el peso mexicano vaya a devaluarse.

En este sentido, los emigrantes también consiguen mandar más dinero precisamente porque el dólar estadounidense es actualmente más fuerte, lo que asegura que llegue más dinero a mano de los destinatarios.

Si a lo anterior le suma que las comisiones son casi inexistentes por cada transacción con estas aplicaciones debido al uso de las criptomonedas, además de ser prácticamente instantáneas, el remitente puede ahorrar entre un 50% y 90%.

Sólo Bitso mediante la tecnología On Demand Liquidity d