Los inversionistas aún pueden ganar incluso cuando las ICO no cumplan con los objetivos de financiamiento