El organismo de control financiero de Japón publica los resultados de sus inspecciones de los cripto intercambios in situ

El organismo de control financiero de Japón, la Agencia de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés), ha publicado los resultados de sus inspecciones in situ de los operadores de intercambios de criptomonedas, según informa Cointelegraph Japan el 10 de agosto.

Basándose en sus conclusiones, el organismo de control ha decidido aplicar una supervisión más rigurosa a las nuevas solicitudes de las bolsas que esperan recibir una licencia oficial de funcionamiento. Los intercambios recién registrados deberán someterse a inspecciones in situ en una fase temprana y la agencia tiene previsto examinar de cerca la eficacia de sus modelos de negocio.

Según la agencia, actualmente hay "cientos" de empresas a la espera de su revisión.

La investigación de la FSA reveló que el mantenimiento por parte de los operadores de los sistemas de control interno no ha podido seguir el ritmo del rápido crecimiento de los volúmenes de transacciones, que en parte atribuyó al "renacimiento" de los cripto mercados en el otoño de 2017.

Según las investigaciones, el total de los activos digitales de las bolsas nacionales ascendió a 792.800 millones de yenes (7.100 millones de dólares), lo que representa un aumento de más de seis veces en el plazo de un año. Mientras tanto, la mayoría de los trabajadores de las bolsas son menos de 20 personas, lo que significa que, en promedio, se encontró que un empleado gestionaba activos digitales por valor de 3.300 millones de yenes (29,7 millones de dólares).

El documento completo identificó una amplia gama de problemas en los modelos de negocio de las bolsas, la gestión de riesgos y el cumplimiento, las auditorías internas y el gobierno corporativo. La agencia destacó además la preocupación por la insuficiencia de medidas contra el lavado de dinero (AML) entre ciertas bolsas.

La plataforma local de noticias Nikkei ha informado de que es probable que el nuevo registro de los operadores de bolsa -que prácticamente se detuvo a raíz del pirateo de enero de $532 millones del intercambio Coincheck- se reanude tras la publicación provisional de la FSA.

La FSA ha dicho que será necesaria una revisión "sustancial" y continua de los procedimientos de registro, y que continuará dando "prioridad a la protección del inversionista".

En mayo, la FSA dejó sin efecto estipulaciones reglamentarias para las bolsas registradas, incluidas estrictas restricciones a la negociación de monedas alternativas orientadas al anonimato.

En julio, la FSA anunció que estaba considerando cambiar el marco legal para la regulación de las bolsas de criptomonedas, y la agencia también fue recientemente reestructurada para mejorar su manejo de las áreas relacionadas con fintech, incluyendo las criptomonedas.

Un órgano autorregulador, la Asociación Japonesa de Intercambio Virtual de Divisas (JVCEA), formó a principios de marzo con el fin de desarrollar y coordinar políticas conjuntamente con la FSA. El mes pasado, JVCEA anunció que exigiría a sus miembros que pusieran límites máximos a los volúmenes negociados por sus clientes.