El emisor de tarjetas de crédito de Japón, JCB, aplicará DLT en su mercado B2B de USD 10 billones

El principal emisor de tarjetas de crédito de Japón, JCB, planea adoptar una nueva solución de pagos de empresa a empresa (B2B) basada en la tecnología blockchain.

JCB ha firmado un Memorando de Entendimiento (MoU) con la plataforma de pagos comerciales basada en blockchain Paystand para desarrollar una plataforma de pago digital para empresas y clientes en Japón, informa Cointelegraph Japan el 20 de diciembre.

Iniciativa para reducir costos y retrasos asociados con la "tecnología previa a Internet" en el mercado B2B japonés de USD 10 billones

El nuevo desarrollo conjunto tiene como objetivo reducir los costos y las demoras asociadas con la "tecnología previa a Internet" que todavía se practica en el mercado B2B japonés de USD 10 billones que todavía está dominado por las transacciones en efectivo, dijo el CEO de Paystand, Jeremy Almond, en un anuncio oficial. Según el ejecutivo, ahora solo el 1% de los pagos comerciales en Japón se realizan a través de tarjetas de crédito.

La asociación de Paystand con JCB evidencia la creciente demanda de pagos comerciales basados en tecnología digital por parte de las empresas, señaló Almond.

La nueva herramienta supuestamente se implementará para abordar también algunas complicaciones en el mercado de pagos B2B asociadas con el aumento del impuesto al consumo de Japón adoptado a principios de octubre de 2019, señala el anuncio original.

Paystand expande su proyecto basado en blockchain a Asia

La plataforma de pago basada en blockchain de Paystand ahora es adoptada por más de 150,000 compañías en EE. UU., Canadá y México. Al asociarse con JCB, la compañía aparentemente espera un fuerte impulso en el mercado asiático, ya que Paystand estimó que los 130 millones de clientes de JCB representarían una participación de mercado del 80%, dijo un portavoz de Paystand en un correo electrónico a Cointelegraph.

Mientras tanto, JCB ha dado algunos pasos hacia la tecnología blockchain. En 2018, se supo que la empresa de tarjetas de crédito estaba desarrollando una tecnología que conectaba redes blockchain separadas para compartir su exceso de capacidad, resolviendo problemas que surgen del tráfico pesado en un solo ledger.

Sigue leyendo: