Fundador de Kik: nos enfrentaremos a la SEC "hasta que no nos quede un dólar"

El CEO y fundador de la aplicación de mensajería y redes sociales canadiense Kik ha prometido luchar contra los reguladores de EE. UU. por el futuro de la criptomoneda nativa Kin (KIN) "sin importar lo difícil que sea".

Según un informe de Global News, hecho el 25 de septiembre, el CEO de Kik, Ted Livingston, dijo a una audiencia en la Conferencia Elevate en Toronto:

“Tenemos que seguir adelante. Hasta que se termine, no nos quede un dólar, ni una persona. Seguiremos adelante sin importar lo difícil que sea".

Enfrentando a la SEC

Así como se informó, Kik se ha visto envuelta en una batalla legal costosa con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos por su designación de oferta inicial de monedas, con el regulador demandando a la compañía por haber realizado una oferta de tokens de USD 100 millones supuestamente no registrada.

Livingston se ha comprometido a luchar para ganar el desafío legal, señalando que, si el token Kin se clasifica como un valor, las regulaciones engorrosas significarán que ya no es viable, lo que pone en peligro el modelo de ingresos de la compañía.

“Nos sentimos muy seguros de que estamos en lo correcto. Tenemos que luchar", dijo.

Kik espera ir a juicio tan pronto como mayo del 2020, reveló. Mientras tanto, la acción de la SEC ralentizó la adopción de Kin y restringió el comercio, a pesar de que aproximadamente 60 aplicaciones todavía usan el token, según Livingston.

El CEO dijo que sigue comprometido con Kin porque ve que tales tokens son la única forma de abordar una concentración de riqueza cada vez mayor, así como la prevalencia de monopolios:

“Las criptomonedas son la única forma, la única herramienta que tenemos ahora que podemos contrarrestar eso, donde podemos construir una nueva economía con una nueva forma de dinero donde podamos reescribir las reglas sobre cómo se crea la riqueza y el valor en una sociedad global".

Tiempos difíciles

La semana pasada, Kik reveló que los ingresos insuficientes en medio de estas dificultades le obligaron a reducir su fuerza laboral de 151 a 19, incluido el personal de sus oficinas en Waterloo, Ontario y Tel Aviv.

El personal restante se centrará en alentaría a los inversores a comprar la criptomoneda Kin.

Sigue leyendo: