Libra no amenaza la soberanía de las naciones, dice el CEO de Calibra

El CEO de Calibra, la billetera digital de Facebook para su stablecoin o moneda estable Libra, ha intentado desacreditar la idea de la amenaza de Libra para el sistema financiero global.

No es dinero nuevo sino una mejor red de pago

En medio de la reunión en curso entre los fundadores de Libra y 26 bancos centrales mundiales en Basilea, el CEO de Calibra, David Marcus, se presentó para proteger la posición de la Libra Association en Twitter, el 16 de septiembre.

En un hilo de Twitter titulado "Acerca de la soberanía monetaria de las naciones contra Libra", Marcus escribió:

“Recientemente se ha hablado mucho sobre cómo Libra podría amenazar la soberanía de las naciones cuando se trata de dinero. Quería aprovechar la oportunidad para desacreditar esa noción".

El CEO de Calibra insistió en que el proyecto de criptomoneda Libra no intenta formar una nueva moneda, sino más bien construir una "mejor red de pago y sistema que se ejecute sobre las monedas existentes" para ofrecer un valor significativo a los usuarios de todo el mundo. Hizo hincapié en que no hay nueva creación de dinero, y esto "seguirá siendo estrictamente terreno de las naciones soberanas".

Libra quiere una fuerte supervisión reguladora

Al afirmar que Libra contará con el respaldo 1:1 de una canasta de monedas fuertes, Marcus enfatizó que la Libra Association está dispuesta a tener una fuerte supervisión normativa para evitar que la compañía se desvíe de su compromiso de completo respaldo 1:1.

El ejecutivo concluyó que Libra continuaría interactuando con bancos centrales, reguladores y creadores de políticas para garantizar que aborden sus preocupaciones a través del diseño y las operaciones de Libra.

El jefe del BPI dice que los reguladores deberían "coordinar" sobre criptomonedas transfronterizas

La declaración de Marcus se produce en medio de una reunión que supone el primer encuentro importante entre los fundadores de Libra y los creadores de políticas mundiales.

El 16 de septiembre, el Banco de Pagos Internacionales (BIS) organizó una r