Mercancías preciosas: CFTC muestra fuerza contra estafadores de criptos, pero mantiene enfoque de "no hacer daño"

Esta semana, un juez federal de distrito de los Estados Unidos dictaminó que una token de criptos supuestamente fraudulenta cumple con la definición de mercancía. Esto llevó el caso al ámbito de competencia de la Comisión de Comercio de Mercancías en Futuros (CFTC), que desde hace mucho tiempo ha argumentado que las monedas virtuales son mercancías. He aquí lo que significa; y cómo el ente regulatorio ha estado apoyando su postura sobre el estatus legal de las criptomonedas.

¿Son las criptomonedas mercancías o valores? Bueno, pueden ser ambos

El enfoque regulatorio de las criptomonedas en los Estados Unidos es complejo. Si bien el Congreso tiene el poder supremo sobre las agencias reguladoras federales como la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) y la CFTC, hasta la fecha no ha emitido ninguna directriz sobre el tema.

Debido a que no existe un conjunto definitivo de reglas que todas las agencias puedan cumplir, cada regulador adopta su propio enfoque, aunque choque con otras perspectivas. Es decir, la SEC considera las criptomonedas como valores, mientras que la CFTC las trata como mercancías, y ambos organismos de control han intentado afirmar sus puntos de vista en los tribunales.

Sin embargo, estos enfoques diferentes parecen coexistir. Como el Comisionado de la CFTC Brian Quintenz explicó a Bloomberg en octubre de 2017, "las criptotokens ofrecidas en una preventa pueden transformarse. Pueden comenzar su vida como un valor regulado por la SEC desde una perspectiva de recaudación de capital, pero luego en algún momento -quizás de forma rápida o incluso inmediata- se convierten en una mercancía". En febrero de 2018, los organismos celebraron una sesión conjunta sobre sus funciones en la criptoindustria, en la que mencionaron que estaban dispuestos a trabajar juntos para crear un marco regulador.

Además, en mayo de 2018, el Comisionado de la CFTC, Rostin Behnam, pronunció un discurso que enfatizó aún más la creciente colaboración entre su agencia y la SEC:

"Hablé de mi posición sobre la CFTC y los esfuerzos de la SEC para armonizar las reglas. Dado el gran número de participantes en el mercado doblemente registrados y la superposición de políticas, existe una oportunidad real para que la CFTC y la SEC armonicen las normas redundantes y dejen tanto a los que participan en el mercado como a los reguladores en una posición más fuerte".

Al poco tiempo, en junio, el Director de Finanzas de la Corporación de la SEC, William Hinman clarificó que su agencia no ve al Bitcoin (BTC) ni a Ethereum (ETH) como valores, porque se han descentralizado en gran medida "en su estado actual", y que se centraría en las Ofertas Iniciales de Monedas (ICOs).

La CFTC, a su vez, ha estado argumentando que las monedas virtuales son un producto básico cubierto por la Ley de Intercambio de Mercancías (CEA) desde 2015. Citando el documento, la agencia afirma que las criptomonedas están más cerca del oro que de las monedas o valores convencionales, ya que no están respaldadas por el gobierno y no tienen pasivos vinculados a ellas.

En julio de 2017, la CFTC concedió por primera vez la aprobación para negociar futuros de Bitcoin. La agencia autorizó una plataforma institucional de negociación y compensación de derivados de Bitcoin, Ledgerx, como bolsa de opciones y cámara de compensación de Bitcoin totalmente regulada en el marco de la CEA:

"Por voto unánime de la Comisión, se ha emitido una orden que concede a Ledgerx, LLC (Ledgerx) el registro como una organización de compensación de derivados en virtud de la Ley de Intercambio de Mercancías (CEA) [...] En virtud de la orden, Ledgerx estará autorizado a prestar servicios de compensación para los canjes de divisas digitales totalmente garantizados".

CFTC contra los criptoestafadores

El 26 de septiembre, el Juez Rya W. Zobel, del Tribunal de Distrito de Massachusetts, rechazó una moción para desestimar un caso contra Randall Crater y su compañía My Big Coin Pay Inc. Eso aseguró otra victoria para la perspectiva de la CFTC respecto a que las criptomonedas son mercancías.

La CFTC argumentó que la empresa de Crater, con sede en Nevada, My Big Coin Pay, era un esquema de criptos en el que ofrecían la venta de una moneda virtual "en pleno funcionamiento" llamada "My Big Coin" (MBC). De acuerdo con los detalles del caso, los acusados atrajeron a los clientes a comprar MBC haciendo declaraciones falsas. Específicamente, mintieron sobre el hecho de que MBC estaba "respaldado por oro", podía utilizarse en cualquier lugar donde se aceptara la tarjeta Mastercard, y se estaba "comerciando activamente" en varias bolsas. El regulador argumentó que eso violó la Ley de Intercambio de Mercancías (CEA).

Además, también se alegó que los acusados habían manipulado "arbitrariamente" el valor de MBC para imitar las fluctuaciones de precios de una criptomoneda adecuada. Los inversores podían ver el saldo de su cuenta en el sitio web, pero "no podían negociar su MBC ni retirar fondos". Los afiliados de My Big Coin Pay obtuvieron más de $6 millones de un total de 28 inversionistas como resultado de estas acciones.

Los abogados de Crater trataron de desestimar el caso de la CFTC, argumentando que la token no era ni un bien tangible ni un servicio en el que se basaban los contratos de futuros y que, por lo tanto, debía escapar al ámbito del regulador. Ellos supuestamente también compararon la token con Bitcoin en el proceso.

Zobel se pronunció a favor de categorizar tanto a MBC como al BTC como monedas virtuales en las que "los contratos de entrega futura están [...] siendo tratados actualmente". Esencialmente, Zobel aceptó el argumento de la CFTC de que, a los efectos de la CEA, una "mercancía" es más amplia que cualquier tipo o marca particular de esa mercancía, señalando también la existencia de contratos de futuros de Bitcoin:

"Aquí, la reclamación modificada alega que My Big Coin es una moneda virtual y que es indiscutible que hay operaciones de futuros en monedas virtuales (que involucran específicamente al Bitcoin). Eso es suficiente, especialmente en la etapa de alegato, para que el demandante alegue que My Big Coin es una "mercancía" según la Ley".

La CFTC ya ha demostrado que las mercancías virtuales son, de hecho, mercancías

Como se mencionó anteriormente, no fue el primer caso en el que la CFTC demostró que podía supervisar directamente el criptomercado a través de la CEA. Es importante destacar que Zobel se refirió a la sentencia anterior del caso como un precedente.

Así, en marzo de 2018, el Juez estadounidense de Distrito, Jack Weinstein, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, supervisó el caso de la CFTC contra Patrick McDonnell y su compañía, Coin Drop Markets (CDM). Según la reclamación de la agencia, los clientes de CDM nunca recibieron el asesoramiento financiero que pagaron, así como el hecho de que CDM nunca fue registrado en la CFTC.

Weinstein estuvo de acuerdo con la CFTC en que las monedas virtuales son mercancías en el marco de la CEA y, por lo tanto, la CFTC podría tomar medidas contra McDonnell y su empresa por fraude de moneda virtual. Más específicamente, el juez confirmó esa determinación argumentando que estaba respaldada por el significado simple de la palabra "mercancía" y que la CFTC tenía un "amplio margen de maniobra" para interpretar la ley federal.

En agosto, la CFTC ganó la orden judicial de prohibir permanentemente otra empresa relacionada con las criptos dirigida por Patrick McDonnell, llamada CabbageTech Corp. por "fraude audaz y vicioso". Similar al caso de Massachusetts, McDonnell argumentó que la CFTC no tenía la autoridad para regular sus operaciones comerciales. El juez rechazó esa demanda y ordenó al acusado que pagara $290 429 en restitución y $871 287 en multas.

¿La CFTC regulará más en un futuro próximo?

A pesar de haber conseguido un par de victorias cruciales en los tribunales, la CFTC todavía se acerca a los defraudadores de criptos caso por caso. Parece que el regulador todavía carece de poder para detectar y prohibir de forma masiva los puntos de venta cuestionables, pero también es importante señalar que la CFTC ha estado manejando las criptomonedas con cuidado. De hecho, en una entrevista del de septiembre con CNBC, el presidente de la CFTC, Christopher Giancarlo, subrayó que las criptos necesitan un enfoque de "no hacer daño" por parte de los reguladores para florecer:

"Abogo por el mismo enfoque de las criptomonedas y todo lo que tenga que ver con esta nueva revolución digital de los mercados, de las divisas y de las clases de activos."

No obstante, Giancarlo distinguió entre el enfoque a corto plazo de la CFTC para abordar la actividad delictiva en el criptomercado y las decisiones a largo plazo del organismo de control sobre la elaboración de políticas para la industria:

"Cuando se trata de fraude y manipulación, necesitamos ser fuertes. Cuando se trata de hacer políticas, creo que debemos ser lentos y deliberados y estar bien informados".

Las recientes acciones de la CFTC son vistas como parte de una tendencia más general de los reguladores de los EE. UU., que extienden su alcance dentro de la criptoindustria durante los últimos meses. Aun así, no hay señales de una legislación completa para criptos en el futuro cercano. En mayo, Giancarlo declaró que no ve que un marco de trabajo de este tipo venga pronto desde el ámbito federal, señalando que los estatutos por los que se rige la CFTC fueron redactados en 1935, y que la adopción de algo "tan nuevo e innovador" como el Bitcoin dentro de estos términos llevará su tiempo.