R3 está plagado de conflictos internos sobre Corda, afirman fuentes

El desarrollo de la plataforma blockchain empresarial de R3, Corda, está plagado de desacuerdos fundamentales sobre su visión central, lo que causa frustración y retraso.

La afirmación se hizo en un informe de FT Alphaville el 22 de agosto, citando numerosas fuentes internas.

"Maximalistas de Corda" versus defensores de la interoperabilidad

Fuentes cercanas a R3 alegarían que existe un abismo entre los ingenieros de Corda y su alta gerencia en lo que respecta al diseño y desarrollo del producto. Los ingenieros supuestamente han perdido la fe en la tecnología en sí misma, considerando que funciona mal y enfatizando que carece de escalabilidad.

También han señalado las presuntas facturas mensuales de 5 cifras que R3 está aumentando en los pagos por servicios en la nube, lo que ensombrece la viabilidad a largo plazo de la plataforma.

Otras fuentes han hablado de tensiones a nivel de la fuerza laboral, acusando a los ingenieros de R3 de ser susceptibles a una "picazón de tres años" que creen que acosa al sector blockchain empresarial en su conjunto.

Las fuentes han hablado de la irresolución con respecto a la identidad de R3, dividida entre presentarse como una empresa de software financiero a un consorcio tecnológico de mayor alcance.

Con respecto a la propia Corda, afirman que existe una falta de ambición y claridad con respecto a qué tipo de blockchain aspira a ser, y si seguirá o no comprometida con la tecnología de registro distribuido, también conocida como DLT.

Esta división se ha convertido en tribal, alegan, con una división entre los llamados maximalistas de Corda y aquellos abiertos a buscar la interoperabilidad.

La conclusión es que, muchos estarían temerosos de que la plataforma no ofrezca a las diversas empresas las ganancias de eficiencia que promete.

“Potente pero no muy útil”

Entre los ingenieros de R3, fuentes anónimas han dicho que el consorcio está tratando de comercializar software que todavía está mal concebido y subdesarrollado; agregaron que R3 está luchando por administrar su creciente base de clientes.

Otros ingenieros internos le dijeron a FT Alphaville que el producto estrella "todavía se siente como un motor sin automóvil: potente pero no muy útil".

En particular, algunos alegaron que la compañía se habría enfrentado a una crisis de efectivo si no hubiera llegado a un acuerdo en el 2018 con su antiguo rival Ripple sobre una disputa legal que involucraba el incumplimiento de un acuerdo de opción que habría permitido a R3 comprar XRP a un precio con descuento.

A principios de este mes, R3 anunció planes para abrir una segunda oficina europea en Dublín en el 2020, solo semanas después de duplicar el tamaño de su centro de operaciones de Londres como parte de un agresivo plan de expansión.

Sigue leyendo: