Bordeando la Gran Muralla: La accidentada saga del cripto en China, 2013-2017

Echa un vistazo rápido a CnLedger, una fuente de información de criptonoticias en china, y un mensaje de twitter fijado en la parte superior de su perfil podría ser una especie de sorpresa:

Next time people tell you bitcoin is banned in China, show him this pic. pic.twitter.com/MC3Q2yzBcx

— cnLedger (@cnLedger) February 8, 2018
La próxima vez que te digan que bitcoin está prohibido en China, muéstrale esta foto.

El 30 de septiembre de 2018, la revista tecnológica más antigua de China, el Beijing Sci-Tech Report (BSTR), anunciaba que ofrecería suscripciones pagaderas en Bitcoin (BTC). Y Ethereum Hotel, supuestamente el "primer" hotel chino en aceptar Ethereum (ETH) como pago, está dispuesto a abrir sus puertas en la sudoccidental provincia de Sichuan.

¿Cómo encaja todo esto con el notorio ataque de Pekín a las regulaciones anticripto? ¿Cómo es posible que puedas comprar un McLaren o un Ferrari usando las principales criptomonedas, pero que no puedas operar legalmente un intercambio de criptomonedas en el país?

¿Qué hay de los informes oficiales de que la industria china de ofertas iniciales de monedas (ICO) sigue encontrando medios para "resurgir", a pesar de la prohibición general nacional del modelo de recaudación de fondos? ¿Y cómo se alinean todos estos hechos con la exploración del banco central chino de emitir su propia moneda digital, que comenzó en 2014?

Cointelegraph examina los intentos acumulativos de las autoridades chinas de hacer que la República Popular sea inexpugnable ante el criptofenómeno - y la respuesta de la industria inteligente - en la primera de una serie de tres partes, que abarca desde 2013 hasta el presente.  

2013: Restricciones a las transacciones Bitcoin de las instituciones financieras, advertencias severas sobre las amenazas a la estabilidad financiera, pero un enfoque de no intervención para el criptocomercio.

En un circular del 3 de diciembre, el gobierno chino definió a Bitcoin como una mercancía virtual, declarando que no estaba reconocida como moneda de curso legal. El gobierno dijo que la directiva era necesaria para "proteger los derechos de propiedad del público, proteger el estatus del renminbi[RMB]* como moneda legal, prevenir los riesgos de lavado de dinero y proteger la estabilidad financiera".

*Renminbi o yuan[chino] se utilizan indistintamente para referirse a la moneda fiduciaria nacional de China.

Al tiempo que advertía que la "excesiva especulación" en monedas virtuales* "perjudica el interés público y la situación de la moneda legal del RMB, el gobierno permitió a los ciudadanos participar libremente en el comercio en línea de tales productos "bajo su propio riesgo."

*El término 虚拟货币 ("monedas virtuales") se utiliza para designar las criptomonedas en chino.

El llamado "Aviso sobre las precauciones contra los riesgos de Bitcoin" de 2013 fue firmado por cinco entidades oficiales, el Banco Popular de China (PBoC), la Comisión Reguladora Bancaria (CBRC), el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información (MIIT), la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) y la Comisión Reguladora de Seguros de China (CIRC).

La notificación estipulaba que las instituciones financieras y de pago tenían prohibidas las transacciones en Bitcoin, incluidos los bancos, y que los criptointercambios debían registrarse en el Organismo Regulador de las Telecomunicaciones del gobierno y cumplir con las medidas contra el blanqueo de capitales (AML) y conocer a su cliente (KYC). También abogó por que las instituciones financieras propagaran la inversión y la educación en moneda virtual para "guiar al público a establecer conceptos monetarios correctos y una filosofía de inversión".

El PBoC consideró en ese momento que "el público carece de una comprensión suficiente de Bitcoin, y que algunas personas se han visto atrapadas por la moda o por una mentalidad especulativa al retener, utilizar y comerciar con Bitcoin", advirtiendo que "los inversores ordinarios que siguen ciegamente a la multitud pueden sufrir fácilmente grandes pérdidas".

2016: PBoC revela que ha estado estudiando la posibilidad de emitir moneda digital respaldada por el estado desde 2014

El 20 de enero, el PBoC celebró un Seminario sobre Moneda Digital, al que asistieron el gobernador del PBoC, Zhou Xiaochuan, el vicegobernador del banco, y una serie de expertos de instituciones financieras y de investigación nacionales y extranjeras, así como empresas consultoras, incluidos representantes de Deloitte y Citigroup. En su comunicado de prensa oficial, el Banco Central declaró su intención de lanzar una moneda digital respaldada por el Estado, considerando que la medida tendría "un significado positivo, práctico y de gran alcance histórico":

"Desde 2014,[el PBoC] ha establecido un equipo de investigación dedicado[a estudiar a fondo] un marco para la emisión de moneda digital[que abarca sus perspectivas] de circulación, el medio ambiente, los problemas jurídicos, el impacto de la moneda digital en el sistema económico y financiero,[y] la relación entre la moneda digital legal y la moneda digital emitida por el sector privado".

El banco central declaró que consideraba que una moneda digital "legal" respaldada por el Estado podría reducir el elevado coste de la distribución y circulación de billetes en papel, así como aportar una mayor transparencia a las transacciones económicas, reduciendo así el blanqueo de dinero, la evasión fiscal y otros actos delictivos. También propuso que su emisión tendría un impacto positivo en la inclusión financiera, ayudaría a mejorar la nueva infraestructura financiera de China y aumentaría la eficiencia de los sistemas de pago y liquidación.

La declaración proponía además que la moneda digital daría al banco central un mayor control sobre la circulación del dinero, impulsando el desarrollo económico y social. Los informes de la época estimaban que alrededor de $843.000 millones de capital habían salido de China en los once meses anteriores a noviembre de 2015, lo que significaba que los responsables políticos se veían obligados a inyectar fondos en el sistema para evitar que los tipos de interés subieran.

Aunque el banco alabó la "gran importancia" de su proyecto de moneda digital y elogió los rigurosos análisis de los participantes sobre cuestiones teóricas relevantes, la exploración práctica y las perspectivas de desarrollo, no se pronunció sobre el fenómeno de las criptomonedas descentralizadas, como Bitcoin.

2017: Escrutinio a las bolsas por parte del PBoC

El 6 de enero, el banco central del país, el PBoC, publicó un aviso de que se había puesto en contacto con las autoridades reguladoras pertinentes y les ordenó que se reunieran con las principales plataformas comerciales de Bitcoin para examinar sus operaciones comerciales y el cumplimiento de la normativa y llevar a cabo la correspondiente "limpieza" cuando fuera necesario. El aviso reafirmaba la postura oficial de que Bitcoin no era considerada moneda por el gobierno de China.

Se prestó una atención renovada, ya que la cuota estimada del comercio mundial de Bitcoin denominada en yuanes chinos se situaba normalmente entre el 50 y el 90 por ciento.

El día anterior a la acción del banco, el 5 de enero, el mercado global de Bitcoin había caído un 21 por ciento, con Bitcoin cayendo de más de $1190 a $938. El South China Morning Post (SCMP) informó que, en medio del vertiginoso declive de la moneda, los inversores chinos estaban experimentando fallos en los sistemas de las principales bolsas, como BTCC y OKCoin.

William Gee, socio de PwC China Fintech, dijo a SCMP que "los inversores sufrieron pérdidas al no poder comerciar, posiblemente debido a la repentina fluctuación de precios y a las grandes ofertas de venta". Por su parte, el China Securities Journal oficial había declarado que:

"Los reguladores han notado que algunas plataformas de Bitcoin se han estrellado durante las recientes volatilidades del mercado, causando que algunos inversores, en particular los que operan con herramientas de apalancamiento , soporten grandes pérdidas porque no pudieron conectarse al sitio web durante la venta".

Los líderes de la industria nacional se esforzaron por calmar a los inversores, ya que las noticias de las inspecciones in situ no hicieron sino aumentar la inquietud de los participantes en el mercado. Bobby Lee, CEO de la popular bolsa BTCC de Shanghai, tuiteó el 6 de enero:

"BTCC se reúne regularmente con el Banco Popular de China y trabajamos estrechamente con ellos para asegurarnos de que estamos operando de acuerdo con las leyes y regulaciones de China. El comunicado de prensa presentado por el PBOC describe que hay una volatilidad significativa en el comercio de Bitcoin, y también cita un aviso publicado en 2013 que dice que Bitcoin es un bien virtual y no tiene estatus de moneda de curso legal. Todos nuestros usuarios deben estar al tanto de las políticas actuales sobre bienes virtuales, así como de los riesgos que implica la negociación en mercados volátiles".

El 11 de enero, el PBoC lanzó comprobaciones al azar en las principales criptobolsas nacionales BTCC, Huobi y OKCoin. Reuters contextualizó la medida en ese momento como parte de los esfuerzos de Pekín para "frenar los flujos de salida de capital" y "aliviar la presión" sobre el yuan. La agencia señaló que el yuan había caído un 6,6 por ciento frente al dólar en el transcurso de 2016, el peor capítulo de su comportamiento de precios desde 1994.

Tasa de cambio CNY/USD en 2016

Varios criptoanalistas habían ido tan lejos que predijeron una eventual "cuasi-sincronización" entre la decadencia de la fortuna del yuan y el ascenso de Bitcoin, señalando que los inversores chinos utilizaban cada vez más la criptomoneda como vehículo para la transmisión de valor a monedas extranjeras más estables, y también como instrumento para el comercio especulativo. Patrick Dugan, de la Fundación Omni, propuso que "por cada uno por ciento que el yuan devalúa, Bitcoin se dispara entre el 10 y el 15 por ciento".

El día de las inspecciones, la sede de PBoC en Shangai clarificó que "para prevenir riesgos de mercado", el banco central estaba escudriñando las prácticas comerciales de las bolsas y las normas de cumplimiento de las regulaciones, mencionando sólo el BTCC por su nombre.

La opinión de que la acción estaba vinculada a la escalada de las salidas de capital fue ampliamente compartida , QQ.com de China informó de que el escrutinio criptográfico del banco era "posiblemente para investigar el uso del activo digital para evadir los controles de capital" .

La tendencia aumentó significativamente los riesgos para los cripto operadores chinos; el director de la Institución de Investigación Financiera y de Valores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan, Dong Dengxin, observó que "los riesgos políticos del comercio de Bitcoin en China son mayores" debido a los controles de capital del país . "Si el comercio de monedas perturba el orden financiero de China, existe la posibilidad de que sea considerado ilegal o prohibido."

Las "tres grandes" bolsas de China, Huobi, OKCoin y BTCC -que hasta entonces estaban libres de comisiones- pronto anunciaron en declaraciones separadas el 22 de enero que empezarían a cobrar a los clientes una comisión fija del 0,2 por ciento por cada transacción. Se dice que las bolsas han racionalizado el movimiento al afirmar que tales tarifas ayudarían a "frenar la manipulación del mercado y la volatilidad extrema".

Una fuente de información privilegiada afirmó en ese momento que, aunque las bolsas no habían recibido instrucciones directas del PBoC, habían decidido introducir comisiones de negociación para alinearse con los deseos del banco "de ver que el mercado de Bitcoin se enfriara". Las plataformas también detuvieron los préstamos de margen bajo la presión del escrutinio intensificado del PBoC.

El 8 de febrero, el banco central advirtió a nueve bolsas nacionales más pequeñas que se enfrentarían a un posible cierre si violaban las regulaciones u ofrecían préstamos de margen. De las bolsas más grandes, OKCoin y Huobi emitieron declaraciones el 9 de febrero, detendrían completamente los retiros de Bitcoin, con BTCC revisando el asunto y posteriormente anunciando el 15 de febrero que suspenderían los criptoretiros de hasta el 15 de marzo.

La congelación de los retiros en las tres plataformas finalmente duró hasta principios de junio, y tuvo un impacto casi inmediato en el mercado de Bitcoin. Como Charles Hayter de CryptoCompare.com observó a mediados de febrero:

"Cuando China estornuda, Bitcoin se resfría. Las medidas de la PBoC para regular Bitcoin de forma más estricta traerán problemas a corto plazo. Cabe esperar que los volúmenes vuelvan a ralentizarse en China a medida que se incorporen más fricciones en forma de políticas de CSC y de lucha contra el lavado de dinero. Durante esta transición, los pares CNY-BTC podrán operar con un descuento a otros pares fiat-BTC"

2017: criminalización de las ICO

2017: criminalización de las ICO

El 4 de septiembre, un total de siete reguladores del gobierno central chino - el PBoC, la Administración del Ciberespacio de China (CAC), el MIIT, la Administración Estatal de Industria y Comercio (SAIC), el CBRC, el CSRC y el CIRC - emitieron conjuntamente un anuncio sobre la Prevención de Riesgos Financieros de las Ofertas Iniciales de Monedas (Reglamento de ICO).

El anuncio afirmaba que las ICO que recaudan "monedas virtuales" como Bitcoin y Ethereum "a través de la venta y circulación irregular de tokens" se dedican a la financiación pública "no autorizada", lo que es ilegal.

Reiteró que las monedas virtuales involucradas en las ICO "no son emitidas por la autoridad monetaria del país" y por lo tanto no son moneda de curso legal ni de curso obligatorio. Están despojados del estatuto jurídico de las monedas fiduciarias, por lo que "no pueden y no deben circular ni utilizarse en el mercado como monedas".

El Reglamento de las ICO advierte además que una serie de delitos financieros -como la emisión ilegal de fichas o valores, la recaudación ilegal de fondos, el fraude financiero o los esquemas piramidales- pueden estar asociados a los proyectos de la ICO y que, si se descubren, esos casos se transferirán a la judicatura del país.

El anuncio ordenaba que todos los tipos de ICO se detuvieran "inmediatamente" y que se devolvieran a estos inversores todos los activos mantenidos en las cuentas de los inversores tan pronto como fuera posible.

2017: restricciones oficiales a los criptointercambios

2017: restricciones oficiales a los criptointercambios

No sólo se prohibieron las ICO nacionales, sino que se impuso la primera de una serie de restricciones a las operaciones de intercambio de criptomonedas. De conformidad con las nuevas normas, se prohibió que las operaciones de cambio permitieran a los clientes convertir la moneda de curso legal a cripto, o viceversa; que compraran o vendieran monedas virtuales como contrapartida central; y que fijaran un precio para las monedas virtuales, o que prestaran otros servicios de corretaje o de comisión conexos.

Además, el MIIT declaró que cerraría sitios web, eliminaría de la lista las aplicaciones móviles de criptocomercio de las tiendas de aplicaciones y pediría a la SAIC que revocara las licencias comerciales de los intercambios.

El anuncio del 4 de septiembre también amplió la prohibición existente sobre las criptotransacciones de las instituciones financieras y de pago, afirmando que se les prohibía "directa o indirectamente" proporcionar productos o "servicios tales como la apertura de cuentas, el registro, la compensación o la liquidación de transacciones" para las ICO y las monedas virtuales. También se les prohibió prestar servicios de seguros tanto a las ICO como a las empresas criptorelacionadas.

El anuncio del 4 de septiembre también amplió la prohibición existente sobre las criptotransacciones de las instituciones financieras y de pago, afirmando que se les prohibía "directa o indirectamente" proporcionar productos o "servicios tales como la apertura de cuentas, el registro, la compensación o la liquidación de transacciones" para las ICO y las monedas virtuales. También se les prohibió prestar servicios de seguros tanto a las ICO como a las empresas criptorelacionadas.

Tras el anuncio, el 15 de septiembre, el Grupo de Trabajo de Riesgo Financiero en Internet de Beijing se reunió con altos funcionarios de las criptoplataformas en la capital china, ordenándoles que fijaran una fecha límite para cesar sus servicios de negociación; que dejaran de registrar inmediatamente a nuevos clientes; y que esbozaran un plan detallado sobre cómo reembolsar los activos de los clientes. También se informó de que las autoridades habían emitido órdenes similares a funcionarios del criptointercambio con base en las ciudades de Shenzhen y Shanghái.

"El alcance de la limpieza" no se limitó a restringir las operaciones de las principales bolsas, sino que se dirigió a una red de sitios web relacionados, foros en Internet, así como grupos de chat en WeChat y QQ, dos de las plataformas de medios sociales más populares de China. El primero contaba con la asombrosa cifra de 963 millones de usuarios activos en ese momento.

En una entrevista con los medios a mediados de septiembre, Lokman Tsui, profesor asistente de la Escuela de Periodismo y Comunicación de la Universidad China de Hong Kong, señaló que muchos de los hasta ahora activos criptogrupos dedicados a WeChat se estaban desmantelando rápidamente:

"Si eres un líder del grupo de chat tienes dos opciones, o bien vas a monitorear súper activamente al grupo, porque tu sustento está en juego, o bien vas a eliminar el grupo. Es un efecto escalofriante".

Los mayores criptointercambios de China rápidamente cayeron en la línea con las órdenes de Beijing. BTCC dijo a los clientes el 14 de septiembre que cerraría completamente el 30 de septiembre de acuerdo con las nuevas restricciones, y que reembolsaría cualquier renminbi, Bitcoin, Litecoin y Ethereum que tuvieran en las cuentas de los usuarios.

Huobi hizo un anuncio similar el 15 de septiembre, afirmando que detendría nuevos registros y servicios de depósito, y que cesaría todos los servicios para el 30 de septiembre. OKCoin anunció el 15 de septiembre que cesaría toda actividad el 30 de septiembre.

También el 15 de septiembre, ViaBTC dijo que desactivaría el sitio web oficial de ViaBTC para la China continental el 30 de septiembre y devolvería a los clientes cualquier participación de renminbi o Bitcoins antes de esa fecha.

A mediados de septiembre de 2017, surgieron informes de que el impacto de la prolongada congelación de los servicios en las principales criptobolsas nacionales, a medida que se enfrentaban al escrutinio de la PBoC, había hecho que la participación del país en el comercio mundial de Bitcoin descendiera a algo más del 10 por ciento.

Sin embargo, mientras el polvo comenzaba a asentarse en la prohibición de septiembre, los inversionistas chinos estaban recurriendo cada vez más a alternativas como las plataformas entre pares ("p2p") y las operaciones OTC; el mercado chino de LocalBitcoins registró su mayor volumen semanal de 115 millones de yuanes durante la semana previa al 23 de septiembre.

Para el 27 de octubre, la "segunda vida" de los "criptobarones" exiliados de China ya se estaba haciendo aparente - 19 empresas que antes tenían su sede en China ya habían solicitado una licencia japonesa de criptointercambio. Otras jurisdicciones "más amistosas" en ese momento fueron consideradas para incluir Hong Kong, Singapur y Corea del Sur.

Ya en mayo de este año, OKCoin había empezado a animar a los operadores nacionales a migrar a su recién lanzada plataforma de operaciones con códigos fiduciarios de Hong-Kong, OKEx, comenzando con la negociación de futuros.

El 1 de noviembre OKEx lanzó una plataforma OTC, con el yuan chino como única moneda fiduciaria soportada desde el principio. El director del mercado financiero de la compañía, Lennix Lai, dijo que el nuevo servicio OTC tendría como objetivo servir a los inversores chinos, muchos de los cuales habían estado haciendo frente a la tumultuosa caída de 2017 mediante la negociación de p2p.

Paralelamente, Huobi se rebautizó como Huobi Pro e incorporó sus operaciones en las Seychelles, para luego implementar su propio servicio OTC el 4 de noviembre para permitir transacciones directas, p2p yuan-cripto.

Junto con sus reubicaciones en el extranjero, las plataformas OTC de OKEx y Huobi permitieron a los inversores nacionales utilizar métodos de pago móviles como Alipay de Alibaba o WeChat Pay de Tencent para comprar criptomonedas. Las compras OTC se hacían típicamente con una prima del diez o incluso del veinte por ciento en comparación con los precios en las criptobolsas globales, debido a la intensidad de la demanda en un clima comercial cada vez más sofocado.

En noviembre, el gobierno se puso al día: El Comité Nacional de Expertos en Seguridad Financiera en Internet de China emitió un informe OTC de Bitcoin, en el que se señala que "el comercio extrabursátil está en auge" y que "esto merece más atención".

En el informe se hacía un balance del floreciente número de plataformas OTC, destacando que, si bien sólo cuatro de ellas habían estado activas antes de octubre, el número había aumentado a veintiuna.

La plataforma OTC, OTCBTC, de Taiwán, según los informes de los medios de comunicación, había visto transacciones por valor de $100 millones en los primeros 50 días desde su lanzamiento en octubre.

En una entrevista con la SCMP, Leonhard Weese, presidente de la Asociación Bitcoin de Hong Kong, observó además que incluso cuando los servicios OTC no habían sido prohibidos oficialmente, la creciente preocupación por la vigilancia gubernamental estaba empujando a los comerciantes de p2p a servicios de mensajería encriptada como Telegram:

"Telegram es muy popular para las grandes operaciones en el mercado extrabursátil. Mientras que WeChat es usado por los menos paranoicos."

En los últimos meses de un año turbulento, Wesse consideraba que las "autoridades chinas" están más preocupadas por el relato que por lo que la gente hace en realidad. Una vez que se informe ampliamente de que el comercio de Bitcoin está bien y vivo en China, el gobierno intentará de nuevo ponerle fin".

2013-2017: la evolución de una postura más dura contra las criptos

Entre 2013-2017, las autoridades de China adoptaron una postura cada vez más draconiana a medida que se endureció su percepción de los riesgos financieros planteados por las criptomonedas. En 2013, consideraron que Bitcoin era un fenómeno "de moda" y especulativo, lo que prohibía a las instituciones financieras tratar con criptos, pero permitía a los inversores individuales asumir los riesgos de sus operaciones.

La presión sobre el yuan y las crecientes salidas de capital dieron un nuevo impulso a la acción coordinada de los reguladores del país; se centraron específicamente en el espacio de las ICO, percibiendo que estaba plagado de peligros para una mayor estabilidad fiscal, y adoptaron medidas contra las plataformas de comercio en línea. No obstante, las medidas fomentaron inadvertidamente canales alternativos como las operaciones OTC y no impidieron que los intercambios florecieran en jurisdicciones extranjeras más "amistosas".

La serie de tres partes de Cointelegraph continuará rastreando los continuos intentos de las autoridades chinas de separar el cripto de los inversores del continente, a medida que amplían su ofensiva para abordar la industria de la minería, así como las "lagunas legales" que se perciben, tanto en línea como fuera de línea.