Corea del Sur sigue el ejemplo de China y el Comité Presidencial recomienda el estado legal de las criptomonedas

Corea del Sur parece no querer quedarse atrás en la vanguardia de la adopción de las criptomonedas, y siguiendo el ejemplo de su vecino, China, ha dado un paso adelante importante para la legalidad de los activos digitales y de la tecnología Blockchain dentro de su territorio, según se desprende d e la solicitud realizada por el Comité Presidencial sobre la 4ta Revolución Industrial (PCFIR).

El comité formado por Decreto presidencial el pasado 22 de agosto del 2017, está solicitando al gobierno de Surcorea que reconozca la tecnología Blockchain como una tendencia imprescindible y le está aconsejando que sistematice los activos criptográficos (criptomonedas), según informa el diario coreano especializado en la cadena de bloquesThe Bchain.

Las sugerencias fueron publicadas este viernes en un evento realizado en Seúl, donde el comité dijo que las startup, la tecnología y los datos deben sincronizarse para promover la innovación social e industrial en el país. En cuanto al ámbito tecnológico, fue enfático al solicitar al gobierno que debe prestar atención a la Blockchain, la Inteligencia Artificial y la Ciberseguridad.

Paralelamente el PCFIR expresó preocupación por la extremas medidas que está tomando el gobierno para bloquear la especulación excesiva con las criptomonedas, que finalmente terminan por perjudicar la competitividad global de las industrias Blockchain y las criptomonedas en Corea. Asimismo recomendó al gobierno tomar las medidas urgentes para promover la activación de la tecnología de la cadena de bloques y la sistematización de los activos criptográficos para poder competir globalmente en estos campos del nuevo orden económico mundial basado en la descentralización.

Entre las sugerencias inmediatas que el gobierno debe implementar, según el comité, están crear rápidamente un estado legal para las criptomonedas y estudiar los planes de impuestos y contabilidad para estos activos, así como permitir activamente a las nuevas empresas participar en entornos limitados de seguridad.

En ese sentido, el jueves pasado el Comité de Finanzas de la Asamblea Nacional de ése país, falló en aprobar una revisión de la Ley de Informes y Uso de Información Especificada de Transacciones Financiera, una regulación enfocada en el lavado de dinero.  La revisión incorporaría la criptomoneda en la ley y crearía un sistema de registro para los intercambios criptos

La aprobación fue obstaculizada por un legislador del principal partido opositor de Corea para sugerir que la revisión regulatoria debe discutirse junto con una ley real sobre criptomonedas, abriendo aún más el camino para un marco legal amigable con los activos digitales descentralizados.

El PCFIR tiene entre sus funciones preparar el trabajo para las reformas regulatorias e institucionales, fomentar los ecosistemas para integrar industrias como Smart Cities, IA, TIC y Blockchain junto a las ya existentes, así como planes ejecutivos y políticas principales de varios ministerios con respecto a la llamada 4ta Revolución Industrial.

No hay duda que el gobierno de Corea del Sur es uno de los amistosos con la tecnología Blockchain y busca adoptar la mayor cantidad de casos de uso dentro de su llamado Comité Presidencial para desarrollos nacionales equilibrados, desde el cual luchan por implementar la tecnología de computación descentralizada basada en el libro mayor distribuido en una variedad de proyectos de TI liderados por el gobierno.

Su política de 'Nuevo Acuerdo Digital' busca establecer un semillero para fomentar nuevas empresas regionales en todo el país a través del impulso de las innovaciones tecnológicas en 10 sectores clave como IA, Blockchain y Big Data.

Los esfuerzos se extienden a casi todos los ministerios del país, desde el Ministerio de Defensa hasta el Ministerio de Infraestructura pasando por el de Cultura, Finanzas y Salud, donde llevan varios acuerdos importantes con las plataformas nativas de ese país con tecnología Blockchain como Icon y Fleta, para el uso de registros médicos descentralizados.

Sigue leyendo: