Esta criptomoneda parece estar diseñada para una sociedad post-estado

La criptoempresa Saga quiere emitir una nueva moneda global en la blockchain. Pero no la llames una stablecoin.

La moneda digital SGA de Saga se basa en un activo de reserva internacional llamado Special Drawing Rights (SDR), que fue introducido por el Fondo Monetario Internacional en 1969. Se trata de una cesta convencional de las principales monedas mundiales (el dólar estadounidense, el euro, la libra esterlina británica, el yen japonés y el renminbi chino) que los bancos centrales de todo el mundo utilizan para protegerse de las fluctuaciones de su propia moneda local. SGA toma prestado este modelo para un instrumento financiero y lo pone en la blockchain.

Hoy en día, un SDR vale alrededor de USD 1.40, y SGA valdrá lo mismo cuando se lance. Pero el valor de SGA puede subir o bajar dependiendo de cuántas otras personas estén usando SGA. Comprar esta criptomoneda es hacer que los contratos inteligentes de Saga la generen desde cero. Venderla es quemar las monedas. Así que el valor monetario de SGA puede cambiar, pero la idea es que cualquier cambio en el precio se produzca de forma lenta y sostenible.

Por lo tanto, SGA no es una stablecoin con un precio fijo permanente. Pero se podría decir que es una "moneda estable".

"Cada vez está más claro que, para una economía global, necesitamos una moneda global", dijo el fundador de Saga, Ido Sadeh Man. "Si queremos conseguirlo, tenemos que responder a algunas preguntas. ¿Quién la controla, cómo domar la volatilidad, y es legítima?"

Saga trata a sus poseedores de tokens como soberanos. Sí, Man inició el negocio, pero Saga utiliza un modelo de gobierno basado en Ethereum que hace posible que los poseedores elijan un consejo de administración u otro comité monetario que ignore por completo sus deseos.

Saga es en última instancia un sistema de tokens ERC-20 que también se adhiere a las prácticas AML y KYC. Si bien la idea de regular alguna nueva moneda mundial podría parecer una tontería, esta compatibilidad debería ser muy atractiva para los responsables de la formulación de políticas. Man explicó que Saga probablemente no alcanzará el estatus de medio de intercambio dentro de uno o dos años de su lanzamiento, ¿por qué mantenerlo si nadie lo acepta, y por qué aceptarlo si nadie lo tiene? En cambio, sugiere que SGA encontrará sus primeras aplicaciones dentro de la cobertura.

Cuando se le preguntó sobre el papel de su moneda en un mundo hipotéticamente libre de fronteras geopolíticas, Man dijo: "Es obvio que los estados-nación no pueden manejar todas nuestras vidas para toda la vida, pero no creo que mi generación sea testigo de eso, y probablemente tampoco la de mis hijos".

SGA se lanza el 10 de diciembre y estará disponible para su comercio en Liquid.

Sigue leyendo: