Venezuela y Cuba suscriben acuerdo de pagos de obligaciones en Petro

Durante la XX Reunión de la Comisión Intergubernamental del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, se acordó que Venezuela pagará a su socio comercial de la isla caribeña por sus servicios con la criptomoneda estatal venezolana Petro (PTR).

El anuncio se realizó el pasado jueves en marco de la reunión pautada en la Casa Amarilla, sede del palacio presidencial Miraflores, en la capital venezolana. Según se desprende de la nota oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, ambos países evalúan cubrir los anticipos de sus convenios con la criptomoneda impulsada por el país petrolero. Sin embargo se desconoce aún a partir de cuándo esta medida comenzará hacerse efectiva.

La reunión bilateral se enmarcó en evaluar temas de cooperación e integración en diversos sectores como salud, comercio, turismo, energía eléctrica, telecomunicaciones  y educación, entre otras, para consolidar y explorar nuevas formas de integración entre las cuales se incluye la adecuación de plataformas para el sistema de pagos con la criptomoneda. La nota no aclara si algún ministerio en particular fungirá de piloto o si todos comenzarán a pagar sus anticipos con el Petro, después del anuncio oficial.

El encuentro de alto nivel tuvo representantes de los ministerios de ambos países en el sector energético, salud, tecnología y turismo, los cuales revisaron los logros del año pasado, resaltando la labor de cooperación durante el apagón de marzo 2019 en Venezuela, que afectó gran parte del territorio y para lo cual la isla tuvo un papel fundamental en el restablecimiento del servicio, según palabras del ministro Freddy Brito.

El Convenio fue firmado en Caracas el 30 de octubre del año 2000 por los entonces fallecidos presidentes de ambos países Hugo Chávez y Fidel Castro, como una forma de generar incentivos para la reactivación de la isla ante el bloqueo de los Estados Unidos. Como resultados inmediatos el comercio bilateral creció exponencialmente con la llegada de las misiones  en el 2003-2004 que lograron que miles de cubanos llegasen a tierras venezolanas a prestar servicios médicos a cambio de petróleo venezolano de forma gratuita.

La noticia llega en momentos de tensiones diplomáticas y crisis financiera, luego de que el presidente de Venezuela Nicolás Maduro solicitase en cadena nacional de radio y televisión un diálogo directo con los Estados Unidos que permite normalizar las relaciones con el fin de eliminar las sanciones impuestas al gobierno que le imposibilitan acceder a los fondos de sus cuentas en el extranjero.

Como resultado, el vicepresidente de EEUU Mike Pompeo ha ratificado su compromiso con la democracia y la no negociación con ”el régimen“ de Maduro, lo cual coloca al país en una situación más comprometida, después de que Bloomberg revelara en un informe que las reservas del país petrolero se encuentran en su momento más bajo en la historia, a pesar de haber obtenido más de USD 100,000 millones de dólares por exportaciones de crudo sólo en los años 2008-2014.

Como medida del gobierno de Venezuela para oxigenar las cuentas fiscales, la criptomoneda Petro se ha vuelto una válvula de escape para honrar compromisos con países aliados, tal como ha sucedido con Cuba. Sin embargo, vale destacar que en el pasado, la intención de realizar acuerdos similares con países como Rusia y la India no han dado los frutos esperados, por la negativa de éstos países de aceptar un activo que carece aún de la confianza de negociadores internacionales.

Por ahora la criptomoneda no tiene más que el respaldo de los barriles de petróleo de la Venezuela Saudita y su experimento ha ido más hacia el ámbito de pagos de beneficios sociales, servicios y activos relacionados con el gobierno venezolano, que con el comercio exterior. La noticia relacionada con el país antillano podría suponer un cambio en el paradigma de cómo es concebida la criptomoneda y lo que podría realmente ser su uso para obligaciones más allá de las fronteras del país sudamericano.

Sigue leyendo: