Por qué la Blockchain es la Nube 2.0: Opinión de Expertos

En nuestros Opinión de Expertos, los líderes de opinión de dentro y fuera de la industria cripto expresan sus opiniones, comparten su experiencia y dan consejos profesionales. Opinión de Expertos cubre desde la tecnología Blockchain y la financiación ICO hasta la fiscalidad, regulación y adopción de criptomoneda por diferentes sectores de la economía.

Si desea contribuir con una Opinión de Experto, por favor envíe sus ideas y CV a a.mcqueen@cointelegraph.com.

La innovación en la nube fue responsable de la creación de un ecosistema de casi un billón de dólares. Pero eso fue sólo el primer paso. La Blockchain es la siguiente iteración lógica de la informática.

La nube fue el primer paso para alejarse de la centralización. Las empresas necesitaban almacenar archivos y tener acceso a la potencia de procesamiento para aplicaciones con un amplio ancho de banda de red para adaptarse al uso diario. Sin embargo, las salas de servidores requerían mantenimiento, seguridad constante, aprovisionamiento adecuado y actualizaciones regulares. Al trasladar servidores fuera del sitio (o a la nube), las empresas podrían expandir sus operaciones más allá de los grilletes del hardware.

Hoy en día, las empresas pueden ampliar oficinas prácticamente en cualquier lugar e incluso contratar a trabajadores remotos con facilidad. Las computadoras y los teléfonos inteligentes son simplemente puentes a más potencia de procesamiento concentrada en otros lugares.

La nube descentralizó la mano de obra

Ahora, La Blockchain está introduciendo la segunda iteración de la estructura computacional. A través de un sistema de libro mayor distribuido, Blockchain ha creado redes de cómputos que son seguras, inmutables y democráticas. Esto podría conducir a programas y servicios web no hackeables, redes transparentes y una mayor fiabilidad del sistema.

La Blockchain descentraliza la computación

Las cadenas de bloques usan mineros para resolver problemas matemáticos y proporcionar consenso. Los participantes de la minería rentan su potencia de computación a la red Blockchain a cambio de recompensas en criptomoneda. Colectivamente, construyen la red y verifican la creación de "bloques" adicionales. Grupos de mineros conforman un sistema de nodos en la red que almacenan y procesan datos. Los mineros tienen piscinas de computación en todo el mundo a las que asignan su poder de procesamiento para:

  • Mantener una copia completa de la Blockchain
  • Verificar y procesar transacciones
  • Ejecutar aplicaciones/contratos inteligentes

Ethereum, una de las plataformas Blockchain más populares, permite a los desarrolladores acceder a la Blockchain a través de la máquina virtual Ethereum (EVM). La EVM proporciona a los desarrolladores herramientas para crear aplicaciones descentralizadas o Dapps. Estas aplicaciones utilizan la cadena de bloques para alojar sus procesos internos.

En lugar de una aplicación que opera en un solo servidor. Las dapps se dividen en fragmentos, como un torrente, y corren simultáneamente. Varios ordenadores ejecutan bits y partes de un programa con numerosas redundancias. Estos programas forman un registro basado en comandos que verifica constantemente el código. Ningún ordenador posee el backend completo de la aplicación, por lo que resulta casi imposible hackear o corromper.

A diferencia de la computación en la nube, la Blockchain descentralizada no necesita vivir en una sala de servidores. Las aplicaciones en la nube suelen llevar redundancia a un puñado de nodos, pero nada parecido a los miles de nodos que funcionan en redes como Ethereum.

La nube movió los servidores de los campus empresariales y centralizó la potencia de procesamiento en otros lugares. La Blockchain está dividiendo el poder de procesamiento y dispersándolo por todo el mundo.

El potencial de la Blockchain para aprovechar el poder de computación de todo el Internet destruye la creencia ficticia de que la criptomoneda no tiene valor, es una burbuja o la última moda de la tecnología. La verdad es que la criptomoneda puede actuar como un sistema de intercambio más inteligente y seguro que mejora la entrega de tecnologías y aplicaciones de Internet. Con la Blockchain, podemos crear una red voluntaria, un Internet/Nube 2.0, que mejora la seguridad cibernética y se presta a los avances en computación, IA, IoT y mantenimiento de registros. Es una solución multimillonaria para resolver problemas en todos los mercados verticales y sólo estamos arañando la superficie.

Los puntos de vista e interpretaciones en este artículo son los del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de Cointelegraph.

 

Ben Noble  es socio fundador de MarketBlok, una empresa de publicidad y relaciones públicas para las tecnologías Blockchain. Antes de su trabajo en cripto, Ben era un consumado profesional de mercadeo para servicios basados en la nube.