Adopción más amplia de Bitcoin podría llevar al calentamiento global más allá del umbral 2° C, de acuerdo a informe

Un nuevo informe de científicos de cambio climático despertó la alarma sobre la huella de carbono de Bitcoin (BTC) y su potencial impacto futuro en el calentamiento global, publicado en Nature.com el 29 de octubre.

El informe extrapola los datos existentes del consumo de electricidad de Bitcoin junto con varias proyecciones de la adopción de la criptomoneda en los próximos años.

Según el informe, en el 2017, de un total aproximado de 314,2 mil millones de transacciones sin efectivo, se estima que la participación de Bitcoin ha sido de alrededor del 0,033 por ciento. Aunque reconoce que el "crecimiento acelerado" es común en la etapa temprana de adopción de nuevas tecnologías, el informe sostiene que incluso si Bitcoin sigue una "tendencia de crecimiento mediano" de nivel inferior, podría llegar a igualar el total global de transacciones sin efectivo "en menos de 100 años".

Si esto se materializara, las emisiones acumuladas del uso de Bitcoin "cruzarían el umbral de 2°C en 22 años" si su tasa de adopción es similar a algunas de las "tecnologías adoptadas más lentamente", o en solo "11 años" si se adopta a la tasa más rápida de adopción. El pronóstico de la huella de carbono supone que los tipos de combustible utilizados para generar energía en la actualidad se mantendrán "relativamente fijos" en los próximos años.

Para la huella de carbono actual de Bitcoin, el informe hace referencia a una investigación reciente de Digiconomist calculada "sobre las suposiciones" que:

"El 60 por ciento del retorno económico del proceso de verificación de la transacción de Bitcoin se destina a electricidad, a $0,05 por kWh y 0,7 kg de dióxido de carbono equivalente (CO2e) emitido por kWh, [lo que resulta en] una estimación de que el uso de Bitcoin emite 33,5 toneladas métricas de CO2e anualmente, a partir de mayo del 2018".

Al abstenerse de predecir el "destino" de Bitcoin, los científicos sugieren que la lógica económica impulsará a los mineros a migrar a áreas con suministros de energía de bajo costo, por lo que proponen que "la descarbonización de la electricidad podría ayudar a mitigar la huella de carbono de Bitcoin —pero solo de donde el costo de la electricidad que provenga de fuentes renovables sea más barato que los combustibles fósiles".

Si los costos de energía permanecen altos, un hardware más eficiente puede ayudar a reducir su huella, admite el informe, pero advierte que no se debe confiar en el "hardware aún por desarrollar". En su lugar, propone "modificaciones simples al sistema en general, como agregar más transacciones por bloque o reduciendo la dificultad o el tiempo requerido para resolver la prueba de trabajo "para" inmediatamente "reducir el consumo de electricidad de Bitcoin.

No todos los expertos en energía coinciden con la percepción común de que un alto consumo de energía es un "talón de Aquiles" para Bitcoin. Un informe publicado en agosto criticó el enfoque exclusivo en la intensidad energética de la minería, enfatizando la importancia de dónde se produce la energía y cómo se genera, argumentando que "la producción de electricidad puede aumentar mientras se mantiene un impacto mínimo en el medio ambiente".