El fondo de pensiones más grande del mundo perdió USD 164.7 mil millones en el primer trimestre de 2020. Esto es equivalente a toda la capitalización de mercado para Bitcoin (BTC).

Bitcoin no lo hizo mejor

El Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón, o GPIF, disminuyó en valor en casi un 11% a 150,63 billones de yenes o USD 1,4 billones. Esta fue la mayor disminución trimestral del fondo desde 2008.

Dow Jones y BTC. Fuente: Yahoo! Finance.

El GPIF no estaba solo en su pobre desempeño, los principales índices bursátiles como Dow Jones publicaron números negativos. Curiosamente, el rendimiento de Bitcoin fue casi idéntico, donde su precio del 1 de enero al 31 de marzo cayó aproximadamente el mismo 11%.

Por lo tanto, este no es un caso en el que los partidarios de Bitcoin puedan defender el estado de refugio seguro percibido de Bitcoin. Por otro lado, si GPIF hubiera invertido solo el 0.1% de sus activos bajo administración o USD 1.5 mil millones en Bitcoin, al comienzo del primer trimestre, esto habría creado una extrema presión de compra en el mercado. El resultado probable: una tendencia alcista de Bitcoin y retornos positivos para la parte criptomonetaria de la cartera del fondo de pensiones.

La pequeña exposición a BTC podría ser beneficiosa

Sin embargo, este habría sido un escenario altamente improbable. Los fondos de pensiones son, naturalmente, algunos de los inversores más conservadores. Comprar Bitcoin por valor de USD 1.5 mil millones —alrededor de 208,000 BTC— en un corto período de tiempo hubiera sido una tarea casi imposible.

El fondo GBTC de Grayscale actualmente posee 420,000 BTC.

Sigue leyendo: