Bitcoin y el anonimato

José Maldonado
03 JUN 2020
Bitcoin y el anonimato
1.

Introducción

Muchas personas que llegan a conocer  o conocieron Bitcoin lo hicieron atraídos la promesa de tener un dinero digital descentralizado, seguro, privado y "anónimo". La verdad es que Bitcoin respeta estas promesas a excepción de la última, el llamado mito del anonimato de Bitcoin. Y la verdad, aunque duela, es que Bitcoin no es y nunca ha sido anónimo en completo sentido de la palabra.

Pero ¿Es negativa esta situación? ¿Qué Bitcoin no sea anónimo es un peligro para nosotros y nos dice que Bitcoin está mal? Pues bien, la respuesta a ambas preguntas es: No. Pero el porqué de esa respuesta lo iremos desvelando y exponiendo a continuación.

2.

Bitcoin no es anónimo

Ahora que sabemos que Bitcoin no es anónimo y nunca lo ha sido, seguramente pensarás que esta criptomoneda no es para nada segura. Pensarás que tu privacidad está en riesgo y que todos pueden saber a ciencia cierta lo que haces con cada satoshi (décima de bitcoin) que tengas bajo tu poder.

La verdad es que esta visión catastrófica está muy alejada de la realidad, y para demostrarte esto, veamos lo siguiente:

https://lh5.googleusercontent.com/perT3yk0skw40bCbMnV0cJkyh-GwYvF1ccK0vmvJ4nC0SDnZKwIxtNVyfShvpVYx6fuWjaKDRu00lHw2MDuuacJJGxdv0eCHyt3xSeLcasohd73HoDk9aPd_kHeU0IbZ0529hAez

Esta transacción que vemos, fue realizada por una persona en algún lugar del mundo. En los datos podemos ver claramente que ha enviado unos 16 $ a una persona que también está en algún lugar del mundo. En este punto, hazte las siguientes preguntas entonces:

¿Los datos que están en dicha transacción revelan quienes son las partes involucradas? ¿Te revela para que se usa el dinero? ¿Te revela la ubicación de esas personas en el mundo?

Seguramente las respuestas a estas preguntas es un "No" en todos los casos. Y eso es está bien, es precisamente lo que hace Bitcoin, cuidar de tu privacidad y proteger tu identidad con un pseudo anonimato. Y decimos pseudo anonimato, porque detrás de cada una de las direcciones que vemos en esa imagen, está un rostro, una persona. Pero dichas direcciones son solo una representación criptográfica de esa persona y del control que esta tiene sobre su dinero.

Muchas personas ven esta propiedad de Bitcoin (el pseudo anonimato) como algo insuficiente para proteger la privacidad. En especial, de gobiernos o empresas que cuentan con grandes recursos para romper con la privacidad y pseudo anonimato que Bitcoin brinda. Algo posible de hacer, pero no sencillo de realizar. Especialmente si somos cuidadosos a la hora de manejar nuestra identidad, los datos que generamos en la red y la forma en como manejamos Bitcoin.

En este punto es válido preguntarse: ¿Por qué los gobiernos y las empresas quieren romper nuestra privacidad? ¿Es posible ser anónimos usando Bitcoin?

Relacionado: ¿Qué es Bitcoin? Historia, características, pros y contras

3.

¡La privacidad ha muerto, salve la privacidad!

Desde antes de los inicios de la era digital y el comienzo de Internet como muchos la conocemos ahora, una de las mayores preocupaciones de los especialistas era la privacidad y la seguridad de los datos digitales. Después de todo, cuando envías información por una red de redes, donde cualquiera puede poner un "escucha" para sniffear o vigilar toda la información que produces es prudente tomarse en serio la privacidad y la seguridad de nuestras comunicaciones. Lleva esta preocupación personal a ámbitos empresariales, industriales o militares, y verás como la paranoia explota.

Ese comportamiento es entendible, después de todo queremos mantener el control de nuestros datos y evitar que personas ajenas tengan acceso a la misma.  ¿Te imaginas por ejemplo que una empresa pueda vigilar todo lo que dices, escribes o haces en tu smartphone? La verdad es que esto pasa, pasa ahora y todo el tiempo. Herramientas como Google Assistant, Amazon Echo o Google Home, son la demostración clara que esto pasa más a menudo de lo que se piensa. Dispositivos que graban lo que dices y haces y luego almacenan esta información en un servidor lejos de ti.

Claro, detrás de todo un contracto lleno de tecnicismos que no leemos, y al final simplemente aceptamos, porque sin eso no podemos usar el dispositivo. Estas empresas se protegen bajo el supuesto de que usan esa información sólo con fines de mejorar sus productos y la información nunca es revelada públicamente, además de que puedes destruirla cuando desees. Si claro, tienes la opción de borrar esas grabaciones incluso de limitar ese accionar. Pero las opciones están ocultas de tal forma que tendrás que volverte un experto en la plataforma para encontrarla. ¿Por qué hacer tan difícil una opción como esa?

Un problema mucho más profundo

El problema de la privacidad sin embargo no acaba allí. De hecho, es solo la punta del iceberg. Las empresas de comunicaciones por ejemplo, pueden crear perfiles de uso de tu actividad en Internet, vender esa información a terceras empresas y que estas luego vendan o usen esa información para bombardearte de publicidad, ajustada a tus gustos y perfil. Esto incluso no es un problema nuevo ¿Recuerdas las veces que te llamaban al teléfono de casa para ofrecerte productos y servicios? Bien es el abuelo de la práctica que ahora hacen muchas operadoras y empresas de Internet en la actualidad. Solo que la era digital actual te brinda nuevas herramientas y mayores cantidades de información que antes.

El problema se hace más grave con casos que incluso escalan y afectan al mundo, después de todo, el mundo está interconectado. Y el problema se hace más grave cuando los mismos gobiernos crean estructuras para vigilar a sus ciudadanos, transformando en quimera derechos fundamentales como la privacidad en pro de "la seguridad y el bienestar de la sociedad".

Dicho esto, parece una historia de terror el hecho de que la privacidad haya muerto, o al menos, este mal herida. En ese sentido, ¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra privacidad? Pues bien, Bitcoin y las criptomonedas buscan precisamente eso. Estas ofrecen regresarte el control de tu dinero, la privacidad de usarlo como desees y proteger los datos que generas por su uso. El fin último es que vuelvas a recuperar la privacidad que has perdido, y todo un bloque a la vez.

Bitcoin debe ser anónimo o no sirve de nada

Pese a la anterior muchas personas piensan que si Bitcoin realmente no es anónimo, entonces simplemente el proyecto no sirve de nada. Esta visión suele crear acalorados debates sobre si el anonimato debe ser realmente una propiedad intrínseca de Bitcoin, o si por el contrario, solo debe ser una propiedad opcional. En la actualidad, la aproximación de Bitcoin ha transformado el anonimato en una propiedad alcanzable de forma opcional, dependiente de factores externos.

¿Pero esto está mal? La verdad no. Y la defensa simple de esta posición es que el anonimato completo en un mundo digital es utópico e inalcanzable. Por ejemplo, un usuario de Monero puede jactarse de la alta confidencialidad de Monero. Es cierto, Monero es altamente confidencial y anónimo. Pero si dicho usuario usa un monedero ligero de Monero conectándose a un servidor de dicho monedero, dejará un indudablemente rastro que dejará en evidencia que es un usuario de esa moneda. Una situación que le hará perder su anonimato, mientras mantiene su privacidad (porque no pueden saber cuales son sus transacciones). 

Significa esto que Monero no sirve para proteger el anonimato, por supuesto que no. Monero hace su trabajo, la debilidad del anonimato en este ejemplo está en otro elemento ajeno a este proyecto.

La misma situación se repite en Bitcoin, Bitcoin puede no ser altamente confidencial y anónimo, pero eso no quita que el proyecto es útil y protege de gran manera nuestra privacidad y nuestra identidad. Si deseamos mayor protección, podemos alcanzarla sin mayores dificultades y sin sacrificar ni nuestra seguridad ni la de la red. Después de todo una red completamente ofuscada, no es necesariamente una red más segura, sino todo lo contrario es una receta al desastre.

https://lh4.googleusercontent.com/TNGw65WcciWs-f3ynC5hD6Nw_YW37V4d4rjaxNPCZSodGEPu3kLOUNMLwYJw14l2iSxahetBwPMtzrZ1X-VkWXjwrM09NNBqQioOSgcLjBrGiiFThwzWGo-4c9Xg1FndebJqP33R

4.

Recuperando tu privacidad económica y financiera

En este punto entonces podemos ver claramente que Bitcoin es una herramienta para recuperar tu privacidad económica y financiera. Es una herramienta que le quita el poder a las empresas y a los bancos, el rastrear libremente tus actividades económicas y financieras. Pero no solo eso, es una herramienta que te devuelve a ti el control de tu dinero.

Satoshi Nakamoto creó Bitcoin con esa visión, y hasta el momento, dicha visión se ha cumplido a cabalidad. Y para ello ha creado un sistema que te permite realizar transacciones financieras entre personas distantes y desconocidas entre ellas, de forma rápida, segura, económica y privada. Lo único es que el anonimato completo no está garantizado, y todo por un problema de diseño que hace complejo alcanzar dicho objetivo.

Para entender un poco esto veamos cómo funciona a grandes rasgos una transacción en Bitcoin.

  1. Generas una transacción con el saldo de Bitcoin que tienes en tu poder. Estos bitcoin pueden ser gastados por ti, porque anteriormente, llegaron a tu control bajo unas determinadas condiciones de gasto. Así la única manera de gastarlos es cumplir dichas condiciones. Generalmente estas condiciones son tener la clave pública completa de dónde has recibido dicha transacción y tener la clave privada asociada a dicha clave pública.
  2. Envías una transacción desbloqueando el gasto, pero al mismo tiempo generando unas nuevas condiciones de gasto, para el receptor.
  3. La información de la transacción es validada y es grabada en la blockchain, donde podrá ser consultada públicamente.
  4. El ciclo se repite para cada operación de pago que se realice.

La repetición de este sencillo ciclo ya muestra la falla de Bitcoin que no le permite ofrecer anonimato. En primer lugar, las monedas pueden vincularse por medio de un historial de uso. Es decir, si recibes unos BTC hoy y tienes las herramientas adecuadas, puedes saber con cierta exactitud cuáles son las direcciones que han tenido bajo control dichas monedas en algún momento.  En segundo lugar, la información de estas transacciones está disponible públicamente. Así que si unes ambas situaciones puedes efectivamente rastrear los bitcoin y sus movimientos hasta su origen.

Pese a esto, Bitcoin aún protege tu privacidad. Nunca revela directamente quién eres o qué haces con tu dinero.   Entonces ¿Cómo es posible que sepan quién soy, cómo son capaces de romper el pseudo anonimato de Bitcoin?  La respuesta es muy sencilla: te vigilan por otros medios, generan perfiles de ti y gracias a ellos son capaces de asociar tu identidad real con lo que haces en Bitcoin. Y todo esto es posible gracias a avances en análisis de datos, inteligencia artificial y la Big Data.

Entonces el problema de la pérdida de privacidad y anonimato de Bitcoin, no está realmente en Bitcoin, lo está en el resto de servicios que puedas usar y que generan información que puede revelar que eres un usuario de Bitcoin, y que determinadas direcciones te pertenecen.

Relacionado: ¿Qué tan anónimo es la compra de Cripto? Normativa, Práctica, Riesgos

5.

Usa Bitcoin con sabiduría y protégete

Pese a lo anterior, existen formas de proteger aún más tu privacidad e incluso llegar al anonimato usando Bitcoin. Para ello, solo debes seguir unos pequeños consejos que dejaremos a continuación:

Aprende a usar las direcciones de Bitcoin 

Una de las cosas más sencillas de hacer para cuidar de tu privacidad y anonimato en Bitcoin es usar de forma correcta las direcciones de Bitcoin. Cuando creas un monedero de Bitcoin, tienes la capacidad de generar prácticamente infinitas direcciones de Bitcoin. Así que una buena forma de cuidar de tu privacidad es nunca reutilizar una dirección de Bitcoin. De esta forma, cada pago que recibas puedes recibirlo en una dirección propia distinta, cuidando de que no puedan crear un perfil de tus actividades en la blockchain.

Usar VPN, TOR o I2P para tus actividades con Bitcoin

Una VPN o red privada virtual te permite conectar dos o más ordenadores entre ellos de forma segura. Esta conexión te permite conducir todas las comunicaciones de un ordenador a través de otro, haciendo creer que tu dirección IP es distinta a la real. Una forma sencilla de proteger la privacidad y el anonimato usando Bitcoin.

Lo mismo puedes encontrar usando TOR o I2P que son redes descentralizadas que permiten anonimizar las conexiones de nuestros equipos.

Usar protocolos de mezcla como CoinJoin

CoinJoin y protocolos derivados son una opción perfecta para alcanzar anonimato cuando se usa de forma correcta. Básicamente lo que hacen estos protocolos de mezcla es tomar tus bitcoins unirlos con los de un grupo de personas, mezclarlos todos de forma aleatoria y devolverte la cantidad que has mezclado menos las comisiones del servicio.

Como resultado, las monedas que recibes no son las tuyas y no pueden asociarse directamente a tu persona. Si unes esto a un correcto control de monedas, puedes alcanzar un nivel de anonimato cercano al 100%, y decimos cercano, porque el anonimato absoluto no existe en el mundo digital.

Usa exchanges y hazlo con monederos dedicados para ello

Los exchanges de criptomonedas piden en su mayoría un KYC, donde te piden todos tus datos. Esto lleva a que reveles que eres usuario de Bitcoin. Pero pese a esto, los exchanges pueden ser usados a nuestro favor. Los exchanges generalmente usan una misma dirección para recibir los fondos.

Así puedes usar la gran cantidad de entradas de los mismos para enviar tus fondos, para luego retirar a un monedero dedicado para ese exchange. En ese punto, si usas un CoinJoin para enviar tu dinero a otro monedero, puedes recuperar nuevamente tu privacidad. Una práctica muy a lo "Si no puedes con el enemigo, únete a él".

Ejecuta tu propio nodo de Bitcoin

Una de las medidas que más ayudan a proteger tu privacidad y anonimato es ejecutar tu propio nodo de Bitcoin. Al hacerlo, tendrás el control del mismo. Recuerda que cada vez que usas un monedero, este deja un trazo asociado a tu dirección IP. Así que si manejas un nodo simplemente puedes controlar que el mismo nunca almacene esta información. Esto evitará por ejemplo, que un gobierno o empresa pueda rastrear fácilmente tu actividad dentro de ese nodo, y creará una capa de seguridad adicional con la que es bueno contar.