Firma de Bahamas impulsará la economía local con un proyecto de tesoro hundido basado en blockchain

La compañía bahameña de tecnología PO8 ha desarrollado un proyecto que apunta a registrar datos de artefactos hundidos excavados en blockchain, según un comunicado de prensa publicado el 29 de enero.

El proyecto de PO8 aborda blockchain como un método único para impulsar la economía local mediante el aprovechamiento de tesoros hundidos en las aguas que rodean el país insular, que se estima que tiene un valor de alrededor de USD 100 mil millones.

Según lo estimado por PO8, el proyecto aportará USD 60 millones al año a la economía de las Bahamas, además de crear más de 100 empleos en las temporadas altas.

Puede interesarte: El Ministerio de Educación de Rusia introduce un sistema de seguimiento de diamantes a través de blockchain

El proyecto marino basado en blockchain escribe que cada artefacto excavado recibirá un token criptográfico conocido como Token No Fungible (NFT) que convierte los derechos de los objetos recuperados en un contrato inteligente.

Mientras que los NFT se configuran para digitalizar el valor económico de los objetos para que puedan venderse y comercializarse en todo el mundo, los artefactos físicos se ubican bajo la custodia de la Fundación del Museo PO8, donde se exhibirán.

El comunicado de prensa señala que, dado que los naufragios generalmente contienen metales, recuperarlos ayudará al ecosistema marino y apoyará la restauración de los arrecifes. PO8 planea reemplazar los sitios de excavación con arrecifes artificiales para este fin.

No dejes de leer: Miembro del consorcio R3 cierra una ronda de financiamiento de USD 10 millones para la plataforma blockchain de identificación

El equipo de arqueología marina reunido por PO8 incluye al expedicionario David Gallo y al miembro del equipo de recuperación del motor Amazon Apollo F-1, Troy Launay, según el comunicado de prensa.

En julio del 2018, la firma surcoreana Shinil Group anunció que encontró el crucero blindado ruso Dmitrii Donskoi que se hundió hace 113 años, alegando que el barco estaba cargado de oro por un valor de USD 131 mil millones. La compañía también introdujo su propia criptomoneda, afirmando que reembolsará el oro del barco hundido, y se dice que el token atrajo alrededor de USD 54 millones en inversiones de alrededor de 100.000 inversionistas.

Posteriormente, el Grupo Shinil fue acusado de estafar a los inversores, y el CEO de la compañía, Choi Yong-seok, había admitido que no había pruebas claras de que el barco tuviera algún valor en absoluto.

Más noticias sobre este tema: Autoridades surcoreanas investigan cripto fraude que promete a inversionistas oro de un naufragio