El banquero que llamó a Bitcoin "engendro del mal" lidera el Centro de Monedas Digitales del BIS

Un ex miembro de la junta del Banco Central Europeo presidirá un nuevo brazo del Banco de Pagos Internacionales (BIS) centrado en las monedas digitales y la innovación financiera.

En un comunicado de prensa el 11 de noviembre, el BPI confirmó que Benoît Cœuré comenzaría a presidir el Centro de Innovación a partir del 15 de enero del 2020.

BIS observa impacto de "tendencias críticas"

“El mandato del Centro es identificar y desarrollar conocimientos profundos sobre las tendencias críticas en tecnología que afectan a la banca central; desarrollar bienes públicos en el espacio tecnológico orientado a mejorar el funcionamiento del sistema financiero mundial; y servir como punto focal para una red de expertos del banco central en innovación”, explica el comunicado.

Cœuré ya ha presidido un grupo de trabajo dedicado al estudio de las stablecoins.

Tanto el BIS como su presidente Agustín Carstens, aunque son públicamente críticos con las criptomonedas como Bitcoin (BTC), enfrentan un entorno financiero en rápida evolución. El banco central de China, el Banco Popular de China (PBoC), uno de sus miembros, pronto podría convertirse en la primera gran economía del mundo en emitir su propia moneda digital.

Cœuré comentó:

“Espero llevar mi experiencia a la comunidad global de banca central en este momento de rápido cambio tecnológico. Debemos aprovechar al máximo la innovación para apoyar la estabilidad financiera y promover la inclusión financiera".

No se menciona al "engendro del mal" Bitcoin 

El Centro operará en Hong Kong y Singapur, además de la casa del BIS, Suiza.

Como informó Cointelegraph, el BPI acordó asociarse con el Banco Nacional Suizo (SNB) en el Centro a principios de octubre.

"El SNB ha estado siguiendo de cerca la digitalización del sector financiero y las innovaciones tecnológicas en las áreas cubiertas por su mandato", dijo en ese momento Thomas J. Jordan, presidente de la Junta de Gobierno del BNS.

El año pasado, el mismo Cœuré describió a Bitcoin como el "engendro del mal de la crisis financiera".

Sigue leyendo: