La tasa hash de Bitcoin impulsa el aumento de precios más alto de todos los tiempos

Los fundamentos de la minería de la red Bitcoin han comenzado a calentarse una vez más en el nuevo año con una nueva tasa de hash y de dificultad de las más altas de todos los tiempos. De seguir este ritmo, la fecha del próximo halving «reducción de las recompensas a la mitad» ocurrirá muchos antes de la fecha de mayo proyectada actualmente.

El pasado 05 de enero de este año, la tasa hash de Bitcoin alcanzó el nuevo récord histórico de 117 exahashes por segundo (EH/s), esto significa en palabras sencillas que los mineros producen 117,000,000,000,000,000,000 hashes por segundo con la esperanza de encontrar el próximo bloque para la red.

Lo anterior es como consecuencia del aumento exponencial de la dificultad minera, que estableció un nuevo máximo histórico de 13.79 T el pasado 02 de enero.

La red BTC está asegurada por el algoritmo de consenso SHA-256. Tanto la tasa de hash de la red como la dificultad de la misma en repetidas ocasiones alcanzaron niveles máximos el año pasado. La razón más lógica bajo la cual coinciden los expertos deba este aumento de las dos métricas más importantes para Bitcoin, además de su precio, es el aumento en la capacidad de minería de las grandes granjas del ecosistema por la incorporación de nuevos equipos con mayor rendimiento, como los nuevos ASIC de Bitmain Antminer S17+, recientemente lanzado por el gigante chino.

En el otro lado, y especialmente en granjas con menos capacidad adquisitiva, encontramos la disponibilidad de energía relativamente barata en China de donde proviene la mayor tasa hash de la red, así como en otras partes del mundo, que les permite a los ASIC más antiguos volver a ser más rentables.

Y precisamente la unión de estos dos factores está generando un impulso importante en el precio de Bitcoin, toda vez que al ser la actividad rentable «inclusive para aquellos con dispositivos ASIC más antiguos», la capitulación de mineros es retrasada, disminuyendo la oferta excesiva que vimos en gran parte del segundo semestre del año pasado.

A medida que los precios spot de BTC comenzaron a disminuir, los aumentos de la tasa de hash disminuyeron ligeramente, lo que condujo a una contracción temporal y volátil que vimos recientemente en los últimos meses del 2019. Ahora con el próximos halving a la vuelta de la esquina y la reciente incorporación de más equipos potentes a las granjas de las principales pools de China como F2Pool y Huobi, por mencionar algunas, el aumento es evidente en todos los sentidos de la red Bitcoin.

Y a medida que el precio de Bitcoin se vaya recuperando aun más, seguiremos observando la incorporación de algunos actores que se habían retirado de la escena por la falta de rendimiento en su actividad minera. 

Para poner en contexto el panorama, sólo F2Pool tuvo una gran semana aumentando su tasa de hash en aproximadamente 1 exahash, esto equivale aproximadamente al 5% de la producción total de Bitcoin, lo que le permite sacar más ventaja a su rival más cercano de la red en esta métrica, Poolin.

Los tiempos de bloqueo promedio con los nuevos aumentos son de aproximadamente poco más de nueve minutos, con un cambio de dificultad de +8.77% en el próximo ajuste en dos días. La dificultad de la red se ajusta por defecto hasta un +/- 25% cada 2,016. A medida que la tasa de hash disminuye antes de un ajuste de dificultad, aumentan los tiempos de bloqueo. Caso contrario, los tiempos de bloqueo disminuyen.

El aumento de la tasa hash tiene una lógica directa sobre la recuperación de precios, toda vez que según el último informe de Coinshares que desglosamos por esta medio el mes pasado, la mayoría de los mineros de Bitcoin tiene un umbral de rentabilidad de USD 6,000. Por lo tanto es lógico que la tasa de hash esté rastreando el precio, porque obviamente los mineros se conectarán cuando sea rentable.

A medida que el precio de Bitcoin comenzó a disminuir y acercarse a ese límite estimado por Coinshares, observamos una disminución del tasa de hash inducida por la poca rentabilidad de equipos ASIC de generaciones anteriores, que son menos eficientes al precio promedio de electricidad global para la minería de BTC de unos cuatro centavos de dólar por Kilovatio hora.

En ese contexto entran los equipos Bitmain Antminer S3, S5, S7 y V9 que dado su poca rentabilidad a un precio de electricidad de 0,04 centavos /Kwh, son desconectados al no ser rentables. El resto de los equipos ASIC, son conectados mientras el precio de Bitcoin repunta, dónde lógicamente los veintitrés nuevos ASIC SHA-256 lanzados en el 2019 , son los más rentables del mercado, según el sitio ASICMINERVALUE.

Sin embargo a pesar de que estamos observando una gran recuperación de precios y con ello un incentivo de los mineros para unirse a la actividad, especialmente aquellos con equipos menos competitivos, una buena parte de los mineros siguen cambiando sus recompensas a USD independientemente de su margen, tal cómo lo ha señalado Ethan Vera del grupo minero Luxor.

En ese mismo contexto el operador de la firma minera norteamericana indica que a medida que el precio fluctúa en cuanto al margen de rentabilidad establecido por Coinshares, se observará una variación significativa de la tasa de hash por los mineros que se desconectan\conectan según el movimiento del precio de Bitcoin.

China controla 90 por ciento de la red BTC

De acuerdo al último informe de diciembre 2019 de Coinshares sobre minería de Bitcoin, el 65 por ciento de la actividad se concentra en China. Además, en el momento del informe, el 70 por ciento de toda la nueva tasa de hash que había entrado en línea desde junio de ése año, provenía de operadores chinos.

Según Vera, los datos de la empresa de Reino Unido examina la tasa de hash que se origina en China, pero no la tasa de hash de otros países que contribuyen a los grupos minero chinos. Al tener en cuenta la tasa de hash que se importa desde el extranjero la cifra es alarmantemente más alta, llegando al 90 por ciento de la red Bitcoin.

Para el operador minero norteamericano, la cifra es preocupante desde el punto de vista geopolítico más allá del argumento de descentralización. Con las recientes acciones militares entre Irán y Estados Unidos, para Vera es evidente que los operadores institucionales no querrán asumir riesgos de participar en el ecosistema de Bitcoin en países sancionados donde el dinero pueda ser un problema para luego movilizarlo. En este escenario el experto sugiere que podría haber un cambio en los próximos años de la minería desde una zona gris de regulaciones como Irán o China, hacia lugares más seguros a nivel de inversiones como Estados Unidos.

"Creemos (y esperamos) que comenzará a ver un cambio de los grupos mineros no estadounidenses a los mineros norteamericanos", dijo Vera.

Sigue leyendo: