La firma blockchain BitFury se asocia con la ONU para desarrollar un proyecto forestal en Kazajstán

La firma de desarrollo blockchain Bitfury se asociará con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un proyecto para conservar y aumentar las tierras forestales de Kazajstán.

Tal como informó el Astana Times el 14 de enero, el proyecto tiene como objetivo ayudar al país a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 15% durante la próxima década para cumplir con sus compromisos en el Acuerdo de París 2016.

Compensación de la huella de carbono de Bifury

Bitfury y el PNUD están listos para firmar un acuerdo a fines de este mes con el Ministerio de Ecología, Geología y Recursos Naturales de Kazajstán para crear un bosque en la región Pavlodar de la nación.

El proyecto comenzará con el objetivo de crear 20 hectáreas que consumirán el dióxido de carbono generado por los proveedores locales de electricidad alimentados con carbón para alimentar las operaciones de Bitfury. Se espera que esto compense la huella de carbono de Bitfury en un 100-110%.

Como señala el Astana Times, mientras que Kazajstán posee actualmente 29 millones de hectáreas de bosque, la mayor parte enfrenta la amenaza de incendios forestales ilícitos, la tala y los cambios en el uso de la tierra.

Meruyert Sarsembayeva, experta en mecanismos financieros de la Iniciativa de Financiación de la Biodiversidad (BIOFIN), dijo a los reporteros que solo una parte de los 29 millones de hectáreas está protegida, mientras que otras tierras permanecen excluidas del fondo forestal estatal. Sarsembayeva explicó:

“Trabajaremos con bosques que no están siendo considerados y manejados. Son exactamente estos bosques los que están amenazados por los incendios forestales y las enfermedades. Si no son legitimados y transferidos al fondo forestal estatal, puede conducir a eso, producirán aún más emisiones”.

Bitfury y la iniciativa de reducción de carbono del PNUD se encuentran bajo el paraguas de la BIOFIN, como parte del trabajo de esta última para mejorar las prácticas de manejo forestal a través de cambios en la legislación y aumentar la conciencia pública sobre la reducción de emisiones.

El trabajo de la BIOFIN a nivel mundial ayuda a varios países a evaluar sus gastos en biodiversidad y a elaborar estrategias de sus enfoques de financiación para lograr objetivos ecológicos.

Con el apoyo de la ONU, Kazajstán ya ha reducido su consumo anual de energía en un 25–45% en los últimos cinco años a través de un piloto centrado en la calefacción de edificios residenciales. El país apunta a obtener el 50% de su energía de fuentes sostenibles para 2050.

Yakup Beris, Representante Residente del PNUD en Kazajstán, dijo al servicio de prensa del PNUD que el proyecto Bitfury-PNUD-BIOFIN representaría:

"La primera iniciativa de reducción de carbono para Kazajstán [...] esperamos que acelere los esfuerzos del país para reducir el dióxido de carbono en asociación con el sector privado. Estas soluciones prácticas requerirán institucionalización y expansión”.

Criptomonedas y la revolución verde

Como informó Cointelegraph en el otoño de 2019, la investigación publicada por The New Scientist ha desafiado la percepción de que la minería de Bitcoin (BTC) es irreconciliable con la lucha contra el cambio climático, señalando los supuestos engañosos que subyacen a algunos de los informes y estudios más alarmistas sobre el asunto.

Antes de esto, varios especialistas en energía habían criticado la percepción de que el alto consumo de energía es el "talón de Aquiles" de Bitcoin, argumentando a favor de alejar el debate del consumo de energía y guiarlo hacia dónde se produce esa energía y cómo se genera.

En junio pasado, un estudio descubrió que el 74.1% de la minería de Bitcoin funciona con energías renovables.

Sigue leyendo: