Dentro de unos años, una generación más joven de clientes de servicios financieros podrá ingresar a un banco y obtener acceso a productos de crédito, cuentas de ahorro e inversiones que pueden albergar activos tanto criptográficos como fiduciarios. De hecho, los avances que permitirán que todo esto suceda ya están abriendo el camino.

Probablemente ya sepas que Kraken, un exchange de criptomonedas con sede en San Francisco, es ahora la primera empresa de criptomonedas en los Estados Unidos en convertirse en banco. Por ahora, ser un banco autorizado significa que Kraken podrá ofrecer más opciones bancarias y de financiación a sus clientes existentes. También significa que Kraken Financial podrá operar en múltiples jurisdicciones sin tener que lidiar con planes de cumplimiento de estado por estado.

Kraken está trabajando actualmente con Silvergate Bank para ofrecer opciones de financiación SWIFT y FedWire a clientes estadounidenses. Cada vez más de este tipo de asociaciones se convertirán en el statu quo en un futuro no muy lejano. Es por eso que ahora es el momento de que los bancos tradicionales que están rezagados comiencen a prestar atención.

Silvergate Bank está un paso por delante del resto en este momento. La compañía cuenta con 880 empresas de activos digitales como clientes. Esos clientes han depositado más de USD 1.5 mil millones en el banco. Esa sigue siendo una pequeña cantidad de dinero en relación con las capitalizaciones de mercado de la mayoría de los principales bancos o incluso de la mayoría de las principales criptomonedas. Dicho esto, ten en cuenta que los principales exchanges de criptomonedas, Coinbase y Gemini, ahora son clientes de JPMorgan, a pesar de que el CEO del gigante bancario, Jamie Dimon, denunció de forma rutinaria el valor de Bitcoin (BTC) y las criptomonedas hace solo unos pocos años.

Los consumidores pronto definirán un banco de "servicio completo" como uno que ofrece servicios financieros tanto en cripto como en moneda fiduciaria. El momento de comenzar a adquirir las herramientas necesarias del comercio de criptobanca es ahora. Los bancos deben empezar a adaptarse o quedarse atrás. No te equivoques al respecto.

Pero, ¿qué herramientas necesitan realmente?

Herramientas forenses de blockchain

Un investigador de escena del crimen puede usar una luz negra o polvo de huellas dactilares para descubrir todo tipo de evidencia. La idea de que Bitcoin o las blockchains son completamente privadas se ha disipado una y otra vez. De hecho, las monedas basadas en blockchain están mucho más abiertas a métodos de investigación que las monedas fiduciarias. Ciertamente, es posible descubrir el origen de las transacciones. Para que los bancos puedan hacer eso con las criptomonedas, necesitarán exploradores de blockchain y herramientas de puntuación de riesgo que puedan ir un paso más allá que los servicios públicos actuales.

Esas herramientas forenses ya existen y permiten a los investigadores seguir los rastros de papel digital a través de direcciones, billeteras, transacciones, cadenas de bloques y otras entidades digitales, utilizando técnicas como agrupamiento y heurística. Las empresas de este espacio están desarrollando sus propios algoritmos de búsqueda patentados diseñados para detectar el origen de fondos ocultos y desenmascarar a los delincuentes.

Recuerda, el dinero fiduciario tradicional sigue siendo la moneda elegida por lavadores de dinero profesionales. La criptomoneda está en sus inicios y emergerá como una poderosa fuerza para reducir el riesgo de lavado de dinero en todo el mundo.

DeFi no será la respuesta para el consumidor promedio

El sector de las finanzas descentralizadas de las criptomonedas tiene una promesa prácticamente infinita. El "yield farming" puede estar de moda, pero el sector DeFi es mucho más que eso.

Los proyectos de DeFi pueden permitirte recibir consejos comerciales técnicos y fundamentales de otros traders y solo pagar una tarifa si obtienes ganancias. Puedes invertir tu capital en carteras de inversión digitales sin tener que pagar comisiones de fondos mutualistas que pueden consumir cientos de miles de dólares de tu cartera de jubilación. Los inversores también pueden tener derivados de sus criptos sin tener que cambiar constantemente entre cadenas de bloques. Estas innovaciones son solo la punta del iceberg. A medida que el mercado sigue madurando, cada vez más proyectos de DeFi nos permitirán hacer cosas en el futuro en las que ni siquiera estamos pensando en este momento.

Sin embargo, existe un problema fundamental con todo esto. El cliente bancario promedio no se comprometerá con los protocolos de finanzas descentralizadas durante décadas. Sí, el entusiasta de criptomonedas más ávido sabe lo suficiente como para desenterrar la dirección del contrato de un token ERC-20, intercambiarlo en exchanges descentralizados e invertir ese token a través de plataformas de préstamos y grupos de liquidez.

Sin embargo, es probable que la persona promedio todavía quiera hablar con un banquero de vez en cuando, incluso si tienen la mayor parte de su riqueza en forma de criptomonedas. Además, los gobiernos de todo el mundo están trabajando en sus propias criptomonedas respaldadas por el gobierno, a las que el consumidor promedio definitivamente querrá acceder en el banco de su elección.

Más temprano que tarde

¿Qué pasará si los bancos no se unen a la fiesta?

Cualquier banco que todavía se acerque a la criptomoneda con temor durante los próximos 18 meses corre el riesgo de encontrarse muerto en el agua a manos de Kraken y otros bancos que se suban a bordo y den el salto.

Ahora es el momento de que los bancos fiduciarios tradicionales se comprometan a empoderar al individuo con un mayor acceso a las criptomonedas. Si no lo hacen, serán arrastrados por la marea creciente de criptomonedas maduras que buscan reinventar el sistema financiero mundial de una forma u otra.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son exclusivamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Mark Binns es el director ejecutivo de BIGG Digital Assets Inc. Cree que el futuro de las criptomonedas es un entorno seguro, conforme y regulado. Descubrió las criptomonedas por primera vez en 2013 y se enganchó. Como CEO de BIGG Digital Assets, Mark supervisa el Blockchain Intelligence Group, el fabricante de Qlue, BitRank y Netcoins.

 Sigue leyendo: