Reglamentos del GAFI: ¿Es el fin del criptoanonimato?

La Cumbre del G-20 en Japón reunió a 20 ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales para que se comprometieran oficialmente a aplicar las directrices del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). La falta de regulación en los criptomercados puede ser un terreno fértil para el blanqueo de dinero, la financiación del terrorismo, la evasión fiscal, etc. Por lo tanto, no es sorprendente por qué las directrices del GAFI piden el fin del anonimato en el criptomercado.

De hecho, tras la determinación del G-20 de cumplir con los estándares del GAFI, pronto veremos su implementación en todo el mundo, y los usuarios de criptos tendrán que dejar de lado su privacidad —y para algunos, incluso su ideología— para poder utilizar los servicios bajo el control del regulador.

Relacionado: "No todos están contentos, pero tenemos que seguir adelante", algunos desafíos a la nueva orientación del GAFI

Criptomercados legales Vs. negros 

Muy pronto lo que vamos a conseguir son dos grupos diferenciados de direcciones de criptos: cripto legal y cripto del mercado negro. Para entrar en el grupo legal, debes declarar tus direcciones de criptos, números de cuenta, información de ubicación, nombre del beneficiario, etc. Si decides no revelar esta información, se te asignará automáticamente al grupo del mercado negro.     

Los estándares requieren que los exchanges de criptos realicen extensos procedimientos de Conozca a su Cliente (KYC) y Anti-Lavado de Dinero (AML). Cada dirección será identificada y vinculada a una persona específica, y no habrá ninguna dirección anónima entrando y saliendo de los exchanges. Este podría ser el fin del criptomundo tal como lo conocemos.

Si bien muchos usuarios lamentarán la pérdida de su privacidad, el lado positivo de estos estándares es la capacidad de integrar al criptomercado en los mercados financieros tradicionales, lo que puede conducir a un aumento significativo en el uso y la capacidad de intercambiar criptos y fiat dentro del sistema bancario.  

Sin embargo, debido a la naturaleza anarquista de algunos hodlers, habrá algunos que elijan mantener su privacidad y ser parte del grupo del mercado negro. Como dijo Jeff Horowitz, jefe de cumplimiento de Coinbase:  

"Entiendo por qué el GAFI quiere hacer esto. Pero la aplicación de las regulaciones bancarias a esta industria podría llevar a más gente a realizar transacciones de persona a persona, lo que resultaría en menos transparencia para los entes de seguridad".

Por lo tanto, es necesario considerar cuidadosamente a qué lado pertenecer, porque una vez que optas por el lado oscuro, nunca puedes volver atrás. Si decides tener tus direcciones en el mercado negro, será difícil "confesar" y usarlas sin el riesgo de enfrentar cargos criminales. 

¿Y qué hay de los impuestos?

Todas las miradas se están dirigiando ahora al Servicio de Rentas Internas de los Estados Unidos (IRS), que, tras la presión del Congreso de los EE.UU. para proporcionar claridad en la presentación de informes sobre los impuestos por criptos, va a publicar una aclaración sobre la presentación de informes fiscales en breve, tal como se indica en la carta de respuesta al Congreso del 16 de mayo. Esta aclaración determinará los métodos ejecutables para el cálculo del impuesto por criptos, tales como determinar si los contribuyentes necesitan utilizar un método de identificación específico para informar o si existen otros métodos aceptables.

Mientras que el método de identificación específico da a conocer la cantidad exacta de Bitcoin (BTC) que el usuario vendió, y calcula su responsabilidad fiscal sobre la venta del Bitcoin real basándose en la evidencia de la blockchain, el método "lo primero que entra es lo primero que sale" (FIFO) no tiene en cuenta la actividad del usuario en tiempo real. Básicamente, para calcular en el método FIFO, hay que hacer una lista de todas las compras y otra lista de todas las ventas. Luego, para hacer la comparación: Toma el primero de la lista de compras y calcula los resultados de los impuestos como si lo hubieras vendido al precio y en la fecha de la primera venta en la lista de ventas. Esto resulta en un exceso de impuestos, especialmente si compraste tu primer Bitcoin en los primeros años.

Para calcular utilizando el método de identificación específico, hay que identificar —mediante pruebas de la blockchain— las fechas de compra y venta de todo el Bitcoin que entró y salió de tu monedero durante el mismo ejercicio fiscal. A continuación, debes igualar las fechas de compra y venta y los precios del mismo Bitcoin utilizando los datos de la blockchain, y finalmente calcular la cuota de impuestos.

El método específico de identificación, al igual que el nuevo reglamento del GAFI, requerirá que el criptocontribuyente revele todas sus direcciones de criptos. ¿Lo hará cumplir el IRS? Mantente en sintonía, y pronto lo sabremos.

El anonimato afirma ser uno de los aspectos fundamentales de las criptos, pero ¿destruirá esta regulación a la criptomoneda? Probablemente no. Mientras tanto, el marco normativo de la Unión Europea establece como objetivo "revelar el anonimato", calificándolo de "el mayor problema para combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo". La regulación es un paso inevitable en el proceso de maduración del mercado, y es un paso importante y significativo hacia una adopción mucho más amplia.  

¿Los exchanges de criptosa se adaptarán con éxito al nuevo reglamento o es un reto técnico que no son capaces de implementar? ¿El IRS también pedirá una declaración de criptodirecciones? Haznos saber lo que piensas en la sección de comentarios a continuación.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones aquí expresados pertenecen a los autores y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Or Lokay Cohen es vicepresidente de Bittax, una plataforma de cálculo de impuestos de criptos. Or tiene 10 años de experiencia en el campo de la regulación, dirigiendo una de las principales firmas de consultoría fiscal. Es licenciada en Derecho, licenciada en Comunicación y en Administración y Dirección de Empresas y Políticas Públicas. En su trabajo en Bittax, Or promueve el objetivo de tender un puente entre la criptomoneda y la realidad fiscal para permitir la presentación de informes fiscales bajo un marco normativo claro y métodos de identificación específicos.

No dejes de leer: