Cinco naciones forman alianza para aplicación de impuestos para enfrentar "amenazas" de cibercrimen y criptos

El Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos (IRS) ha presentado un grupo de trabajo internacional junto con autoridades fiscales de otros cuatro países para encargarse de crímenes habilitados con criptomonedas, según un comunicado de prensa publicado el lunes 2 de julio.

La nueva coalición, denominada 'Jefes Conjuntos de la Aplicación de Impuestos Globales' o 'J5', comprende agencias de imposición fiscal de cinco países en total –Australia, Canadá, los Países Bajos y el Reino Unido, junto con los EE. UU.

Como parte de J5, las agencias cooperarán en inteligencia e investigaciones criminales "para reducir la creciente amenaza a las administraciones tributarias que representan las criptomonedas y el cibercrimen", así como para atacar los delitos fiscales transnacionales y el lavado de dinero.

Según el IRS, la decisión de formar un grupo de trabajo transnacional a través de J5 fue en respuesta a la llamada a la acción intergubernamental de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) para que los países intensifiquen sus esfuerzos contra los habilitadores de delitos fiscales.

Don Fort, jefe de Investigación de Crímenes del Servicio de Impuestos Internos (IRS-CI) –que actuará junto con el IRS como parte del J5 recientemente lanzado– dijo a Forbes que un esfuerzo multilateral "puede presionar a la comunidad criminal global de maneras que no podríamos lograrlo por nuestra cuenta".

En febrero de este año, el IRS-CI reunió un equipo de 10 nuevos investigadores para reforzar su búsqueda de quienes utilizan criptomonedas para evadir impuestos.

Además de someter las criptomonedas a los impuestos federales a la propiedad, el IRS también participó en acciones conjuntas junto con el Departamento de Justicia de los EE. UU. y el FBI en casos criminales relacionados con criptomonedas, incluida una importante acusación contra el sitio web de listados Backpage.com esta primavera –el sitio fue acusado de lavado de medio billón de dólares en ingresos ilegales, en parte a través de criptomonedas.

Para superar las dificultades en el seguimiento de las transacciones criptográficas anónimas, el IRS lleva mucho tiempo persiguiendo crímenes habilitados por criptos mediante el aprovechamiento de herramientas de inteligencia de blockchain de terceros como Chainalysis, como informó Cointelegraph en el 2017.