Los gobiernos usan las criptomonedas como una razón para espiarnos

Desde su creación en 2009, Bitcoin fue pionera en el camino de las criptomonedas y se ha expandido a la conciencia dominante en 2017. La tecnología Blockchain promete la liberación de la banca centralizada, pero su naturaleza anónima también la coloca en la mira del gobierno y las agencias de seguridad.

Un buen ejemplo es la ahora difunta Ruta de la Seda, que era un mercado en línea que permitía a los usuarios comprar y vender de todo, desde drogas y armas de fuego, hasta información, para Bitcoin.

Obviamente, comprar y vender productos ilegales te llevará a un mundo de problemas si te atrapan. Este es realmente el lado oscuro del mundo de las criptomonedas, que permite a los traficantes de drogas y al comercio ilegal de armas una forma anónima e imposible de rastrear.

El FBI cerró la Ruta de la Seda y arrestó a su fundador Ross Ulbricht, terminando la carrera del jugador más grande en el historial comercial de la web oscura. Irónicamente, uno de los agentes investigadores fue encontrado culpable de robar Bitcoin de la Ruta de la Seda mientras estaba investigando la plataforma en línea.

La encriptación no es necesariamente igual al anonimato

Si bien es comprensible que las transacciones anónimas permitan a las personas nefastas hacer su negocio sucio, incluso la Unión Europea cree que las criptomonedas no son favorables para el terrorismo. 

En un reporte publicado a comienzos del añouna comisión europea declaró que los grupos terroristas necesitan monedas fiduciarias para operar. La complejidad intrínseca de las transacciones de Blockchain es un factor; también lo es el libro público disponible al público. Cada transacción realizada con Bitcoin se registra en el libro mayor para que todos lo vean, lo que les da a las autoridades una idea de quién está enviando a quién.

Es mucho más fácil enviar dinero en efectivo frío y duro en un sobre que a través de una moneda digital, que inevitablemente se puede rastrear de alguna forma o manera.

Usar el terrorismo para forzar la regulación

El terrorismo ha sido una amenaza para la sociedad civilizada durante décadas y los gobiernos han hecho todo lo posible para acabar con las amenazas más importantes.

No hay duda de que los grupos terroristas representan un peligro para la sociedad, pero la verdad es que la amenaza del terrorismo también se ha utilizado como excusa para espiar a la población en general e invadir países extranjeros.

Luego de los ataques del 11 de septiembre en el World Trade Center en Nueva York en 2001, Estados Unidos rescindió la Ley Marshall y finalmente invadió Afganistán para enfrentar al Talibán de frente.

Desde entonces, los EE. UU. Se han convertido en un estado de seguridad masivo, y era solo cuestión de tiempo hasta que se atrapara a gente como la Agencia de Seguridad Nacional espiando al pueblo estadounidense.

Este ejemplo es una de las instancias más recientes y bien conocidas de un gobierno que espía activamente a sus propios ciudadanos, utilizando la amenaza del terrorismo para infringir la privacidad y los derechos de su gente.

Evasión fiscal y fraude

Esta es probablemente la mayor preocupación para los gobiernos y sus respectivos servicios de ingresos. Se están realizando grandes esfuerzos para dar seguimiento a los usuarios de criptomonedas que no han podido declarar sus ganancias.

El intercambio estadounidense Coinbase fue ordenado de entregar los detalles de sus mayores usuarios intercambiando detalles mientras el asesor fiscal de los Estados Unidos busca tomar medidas drásticas contra la evasión fiscal.

Esta semana, Australia ordenó que todos los intercambios que operan en el país se registren en su agencia contra el lavado de dinero.

Estas son preocupaciones comprensibles, pero es necesario trazar una línea en la arena. Las ganancias obtenidas en inversiones están sujetas a impuestos y la gente necesita entender eso.

Pero hacer afirmaciones descabelladas y sin fundamento sobre los nefastos usos de las criptomonedas como una razón para espiar y exigir información del usuario es incorrecta.

La gente debería usar criptomonedas de manera responsable, pero también debemos ser cautelosos con las autoridades que hacen un uso indebido del poder para forzar regulaciones nuevas e infundadas sobre el desarrollo tecnológico más importante del siglo XXI.

  • Síguenos en: